Cuánto cuesta calentar la vivienda este año y qué sistema supone un mayor ahorro

Este reconocimiento busca poner en valor el trabajo de las organizaciones sociales españolas en el ámbito energético.
Alternativas para ahorrar en la calefacción este invierno
ARCHIVO

El precio de la luz en los hogares de España se incrementó un 32,2% durante el primer semestre de este año. Un aumento que supone más del doble de puntos de los que se notificaron en el conjunto de países de la Unión Europea en comparación con el año previo, según Eurostat

También ha subido el precio del gas natural 4,3 puntos por encima de la media en Europa. Y es que la escalada de precios durante este año, agudizada tras el estallido de la guerra en Ucrania, ha impactado de lleno en los hogares y se notará especialmente este invierno.

750 euros anuales de media en España

El aumento de los precios de la energía, así como de los bienes y servicios como consecuencia del alza inflacionista, ha provocado un cambio de comportamiento en las familias, sobre todo en aquellas con mayor vulnerabilidad. 

Según un informe reciente de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), un hogar gastará de media unos 750 euros anuales en calefacción, aunque este coste puede variar dependiendo del tipo de vivienda, del tamaño, de la ubicación del aislamiento y, sobre todo, del sistema de climatización. 

Para ello, la OCU ha calculado el coste anual que supone calentar una vivienda de 90 metros cuadrados en una región situada en la zona climática D (Madrid, Aragón y parte de Castilla y León). Una de las conclusiones principales que desprende el informe es que los sistemas más caros son los radiadores eléctricos (suponen una media de 1.255 euros al año) y los acumuladores eléctricos (1.046 euros). 

No obstante, estos sistemas, junto con los convectores eléctricos, son utilizados en uno de cada cinco hogares en España, siendo muy habituales en la zona climática del Mediterráneo.

En el lado opuesto, los sistemas más eficientes son aquellos que funcionan con bomba de calor (suponen un gasto de 455 euros al año) o con una estufa de pellets (545 euros al año). 

Asimismo, el gas natural sigue siendo una alternativa económica, "siempre y cuando se tenga contratada la tarifa regulada, la TUR", indican. Y es que el Gobierno central estableció un límite en la TUR, revisada trimestralmente, con el objetivo de frenar el impacto de las cotizaciones internacionales de gas natural en los recibos de los consumidores.

Ventajas y desventajas de cada sistema

Calentar una vivienda con una estufa o caldera de biomasa es la opción más sostenible y barata, según la OCU. "Aprovechan los residuos orgánicos de las podas o los huesos de aceitunas, y distribuyen aire caliente, mientras que las calderas calientan un circuito de agua".

Se recomienda su instalación en viviendas que dispongan de suficiente espacio para almacenar sacos de pellets o huesos. Las calderas, por su parte, necesitan un depósito en el que almacenar dicha biomasa. El coste anual con este sistema sería de aproximadamente 545 euros anuales, según el análisis de la organización.

Por otro lado, las bombas de calor "intercambian la energía con el exterior para calentar o refrigerar la vivienda". Son muy eficientes y el coste anual supone 455 euros al año, las más económicas. Sin embargo, requieren la instalación de unidades exteriores y, en el caso de sistemas de aerotermia aire-agua, la inversión inicial es elevada. 

Coste por sistema de climatización
Coste por sistema de climatización
OCU

Respecto a la caldera de gas de condensación, la OCU resalta que es una opción "cómoda y eficiente", sobre todo en zonas frías. El coste anual es de 683 euros, y pueden obtener hasta un 110% de rendimiento. No obstante, el coste de la instalación es de aproximadamente 4.000 euros.  Por su parte, la caldera de gasóleo, al igual que las de carbón, irá desapareciendo poco a poco de los hogares para proteger el medioambiente, por lo que no se aconseja su instalación.

En cuanto a los acumuladores y radiadores eléctricos, aunque son fáciles de instalar y la inversión inicial es baja, la OCU subraya que los radiadores convencionales gastan una media de 1.255 euros al ño y los acumuladores de 1.046 euros. Además, son "menos eficientes que la bomba de calor" y "no ofrecen el mismo confort que otras soluciones".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento