Cómo ahorrar en la factura de la luz con unos sencillos trucos para que la nevera no consuma en exceso

Frigorífico
Evitar la pérdida de energía en el frigorífico con estos trucos
Pexels

Aunque los precios de la energía se han moderado en los últimos meses, las facturas de la luz y gas continúan en máximos históricos y lo cierto es que el precio de la electricidad en los hogares españoles se ha incrementado un 32,2% en el primer semestre de este año, según los datos de Eurostat. 

Los consumidores se preparan para el invierno ante el alza de consumo energético que supone encender la calefacción u otro sistema de climatización. En este sentido, conviene tener en cuenta una serie de trucos para ahorrar en energía controlando el consumo de determinados electrodomésticos, como el frigorífico, que es uno de los que más gastan.

Controla la temperatura

Como detalla la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), solo el frigorífico gasta un 31% del total del consumo, principalmente porque siempre está encendido. El primer paso, sobre todo si estás pensando en adquirir uno nuevo, es elegir un frigorífico de clase energética A+ o superior. Según los especialistas de Selectra, estos electrodomésticos consumen hasta un 55% menos que los convencionales.

Uno de los trucos consiste en instalar bien la nevera para ahorrar energía. Por ello, se aconseja no colocarla cerca de una fuente de calor, como el radiador, un horno o similar. "Gastaría una cantidad mayor de energía para mantener la temperatura adecuada en el interior", indica la OCU. Asimismo, comprueba que hay aire suficiente para que el aparato pueda funcionar, no lo coloques pegado a la pared.

En cuanto a la temperatura, conviene tener en cuenta las siguientes pautas para no consumir de más:

  • Una temperatura interior de 5º C en el frigorífico y de -18 °C en el congelador es "más que suficiente para conservar la mayoría de los alimentos".
  • Limpia y quita el polvo de detrás del frigorífico.
  • Optimiza el almacenamiento "para que el frío se distribuya correctamente", añaden en Selectra.
  • Descongela el congelador, al menos una vez cada tres meses.
  • Limpia la parte trasera de la nevera una vez cada año.
  • Vacíalo y desenchúfalo si te vas por un periodo largo de tiempo.

Ahorra colocando bien los alimentos

Colocar correctamente los alimentos puede contribuir a gastar menos energía, por lo que, en primer lugar, aprovecha el volumen del frigorífico sin llegar a llenarla o comprimirla para evitar un sobreesfuerzo a la hora de enfriar. En segundo lugar, distribuye los alimentos según los compartimentos. "Recuerda reservar los cajones especiales de 0 grados para aquellos que más frío necesitan, como el pescado o la carne fresca".

Comprueba que el frigorífico sea 'no frost'. Este tipo de tecnología evita la formación de escarcha o hielo en la nevera, que "actúa como aislante y no deja que cumpla correctamente su función", lo que puede provocar que "se pierda hasta un 30% de energía", señalan en Factor Energía. Evita introducir comida caliente en el frigorífico o en el congelador. "Deja primero que se ponga a temperatura ambiente y ahorrarás electricidad", subrayan. 

Por último, lleva a cabo una limpieza completa del electrodoméstico, al menos, una o dos veces al año. Los elementos externos, como el polvo o el hielo, dificultan el funcionamiento del frigorífico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento