La OCDE cuestiona los cálculos del Gobierno para los Presupuestos y hunde la previsión de crecimiento para España al 1,5% en 2023

Crecimiento previsto de la economía española para 2022 según distintos organismos.
Crecimiento previsto de la economía española para 2022 según distintos organismos.
Carlos Gámez

La OCDE discrepa de las previsiones de crecimiento económico que plantea el Gobierno para el año próximo. En su informe de panorama económico para los países del G-20 (en el que se incluye a España en calidad de invitado) publicado este lunes, estima que la economía española avanzará un 1,5% en 2023, mientras que el Ejecutivo calcula que el PIB nacional crecerá un 2,7% en el próximo ejercicio

La institución ha revisado siete décimas a la baja su previsión de crecimiento para el año próximo respecto a su anterior análisis publicado en junio, pero también ha mejorado los pronósticos para 2022. Así, la OCDE espera que el PIB nacional avance un 4,4% en 2022, tres décimas más de lo que esperaba en junio. Este dato sí va en consonancia con las expectativas del Gobierno, que cifran el crecimiento esperado para este año en el 4,3%.

El Gobierno deberá actualizar su cuadro macroeconómico en las próximas semanas, un paso imprescindible para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para 2023 que los socios de la coalición ya negocian. La estimación de crecimiento que haga el Ejecutivo no es una cuestión baladí. En circunstancias normales, el Gobierno no puede aumentar el gasto público por encima de lo que calcula que crecerá el PIB (lo que se conoce como regla de gasto). Por ello, una estimación de crecimiento más elevada deja más margen de gasto al Ejecutivo. No obstante, la Unión Europea ha dejado en suspenso las reglas fiscales en 2023 por tercer año consecutivo para que los Estados tengan más margen para hacer frente a la crisis derivada de la invasión de Ucrania.

El informe de la OCDE sitúa a España como la economía europea que más crecerá en los dos próximos años. Las proyecciones publicadas hoy apuntan a que Italia crecerá un 3,4% este año, Francia lo hará a un ritmo del 2,6% y Alemania apenas avanzará un 1,2%. El escenario se complica todavía más para el año próximo, en el que la OCDE anticipa una recesión en Alemania, con una caída del 0,7% en su PIB, y crecimientos muy débiles en Francia (0,6%), Italia (0,4%) y el conjunto de los países del euro (0,3%). En todo caso, conviene recordar que España es aún el país más rezagado de Europa en el proceso de recuperación tras la crisis de la Covid. 

En lo tocante a los precios, la OCDE sostiene que la inflación será más alta de lo que había previsto en su análisis publicado en junio. Entonces, la OCDE calculó que 2022 cerraría con un aumento de los precios del 8,1% de media en España. Ahora ha revisado ese pronóstico y lo ha elevado al 9,1%. La inflación media esperada para 2023 se revisa también al alza y se queda en el 5%, dos décimas más que en junio. De esta forma, España sería el país europeo con más inflación en 2022, pero caería por debajo de la media de la eurozona en 2023, que se alzaría al 6,2%. Además, Alemania sufriría una inflación del 7,5% todavía en 2023.

Posibilidad de recesión en Europa

La OCDE insiste en que sus previsiones están condicionadas por una gran incertidumbre. Una incertidumbre que podría acabar traduciéndose en un panorama aún más oscuro si se dan algunos supuestos. Por ejemplo, sostienen que si se producen más interrupciones en el suministro energético, especialmente del gas, Europa podría dejarse 1,25 puntos de PIB más en 2023 y ver cómo su inflación se dispara 1,5 puntos adicionales. En este escenario, muchos países no lograrían evitar una recesión el año próximo y verían mermado su crecimiento también en 2024. 

La institución cuestiona también que las reservas de gas que han alcanzado los países europeos (entre el 80 y el 90% de la capacidad) sean suficientes por sí solas para satisfacer la demanda típica de un invierno. Una situación que podría agravarse si fallan los proveedores con los que Europa está supliendo a Rusia o si el invierno se demuestra extraordinariamente frío.

"El mundo, y Europa en particular, está soportando el coste de la guerra en Ucrania y muchas economías enfrentan un invierno difícil", resumen los analistas de esta institución con sede en París. Sus consecuencias acarrearán declives en el PIB a corto plazo en varios países, entre ellos Alemania, Italia, el Reino Unido y la eurozona en su conjunto. 

Crecimiento previsto de la economía española para 2022 según distintos organismos.
Crecimiento previsto de la economía española para 2022 según distintos organismos.
Carlos Gámez

En este panorama de crecimientos débiles y precios altos, los analistas de la OCDE se han alineado con los principales bancos centrales y apuestan por más subidas de tipos de interés para asegurar que la inflación se reduce de forma duradera. En este sentido, esperan que el Banco Central Europeo (BCE) lleve su tipo de referencia al 4% en 2023 (actualmente está en el 1,25%).

Respecto a la posibilidad de que se esté gestando una espiral inflacionista, advierten que en países como Estados Unidos, Canadá o el Reino Unido los salarios se están acelerando, lo que podría agravar la crisis inflacionaria. Sin embargo, todavía no ven pruebas sólidas de que esto esté ocurriendo en Europa. Aunque sí ven probable que con una inflación alta y un mercado laboral ajustado (en la eurozona el desempleo está en mínimos históricos, no así en España) el crecimiento de los salarios se fortalezca el año que viene.

Finalmente, la OCDE pide a los Estados que eviten que las medidas adoptadas para aligerar la carga que sufren los ciudadanos por culpa de la crisis se conviertan en estímulos permanentes. En este sentido, la institución expresó la semana pasada su oposición a las bajadas de impuestos a la energía y a los descuentos en los combustibles, dos de las medidas estrella del plan de choque contra la inflación de España. Sus analistas piden eliminarlos gradualmente y apostar en su lugar por ayudas directas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento