España creció más que las grandes economías del euro en el segundo trimestre, pero sigue a la cola de la recuperación europea

Crecimiento intertrimestral del PIB en las diez economías más grandes de la UE.
Crecimiento intertrimestral del PIB en las diez economías más grandes de la UE.
Henar de Pedro

El PIB español está aguantando mejor las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania que la mayoría de economías europeas. Al menos de momento. Sin embargo, España sigue ocupando la posición más rezagada en la recuperación económica de la Covid en Europa más de dos años después de la llegada de la pandemia.

Así lo atestiguan los datos definitivos de la contabilidad nacional de la UE publicados por Eurostat este miércoles, que reflejan que España creció a un ritmo del 1,1% en el segundo trimestre. Entre las grandes economías del euro (Alemania, Francia, Italia y España por orden de tamaño) solo Italia igualó la tasa de crecimiento de España; el PIB francés repuntó un 0,5% y el alemán apenas lo hizo un 0,1%. El avance del PIB español fue también superior al de la media de los países del euro (0,8%) y al promedio de la UE (0,7%).

Crecimiento intertrimestral del PIB en las diez economías más grandes de la UE.
Crecimiento intertrimestral del PIB en las diez economías más grandes de la UE.
Henar de Pedro

El fuerte tirón del consumo, el mercado inmobiliario y el buen arranque de la temporada turística impulsaron a una economía española menos expuesta a las consecuencias de la guerra que las de muchos de sus vecinos. Los peor parados hasta el momento están siendo los países que hacen frontera con Rusia. Así, Polonia registró una caída del PIB del 2,1% en el segundo trimestre; Estonia del 1,3%; Letonia del 1% y Lituania del 0,5%.

Sin embargo, pese a los efectos cada vez más apreciables de la invasión, la actividad ha resistido generalmente bien en el bloque comunitario. Solo cuatro países han visto caer su PIB, si bien es cierto que en 18 el crecimiento se ha ralentizado en comparación con los primeros tres meses de año. España está en el club de los que aceleraron, tras avanzar del 0,2% registrado en el primer trimestre a un 1,1% en el segundo. Solo Países Bajos, Dinamarca e Italia agilizaron su crecimiento más que España en el trimestre anterior. 

Sin embargo, conviene recordar que España se aproxima a la incertidumbre del otoño y el invierno en el vagón de cola de la recuperación europea. El PIB nacional está todavía un 2,5% por debajo del nivel registrado antes de la pandemia (cuarto trimestre de 2019), un dato que sitúa a España como el país más rezagado de toda la UE. Además de España, solo República Checa (un 0,2% por debajo de 2019) y Eslovaquia (-0,3%) no se han recuperado aún por completo del daño causado por la Covid. En promedio, los países del euro ya habían vuelto a su PIB prepandemia en el último trimestre de 2021.

La mayoría de los analistas posponen la recuperación total de la economía española a la segunda mitad de 2023. Un pronóstico que está marcado por la gran incertidumbre que sobrevuela a la economía europea para los próximos trimestres. Por el momento, las predicciones no son buenas en ninguno de los frentes.

La calculadora de PIB en tiempo real de la Airef reflejaba el 5 de septiembre que la economía podría contraerse un 0,5% en el tercer trimestre. Sin embargo, el pronóstico es todavía muy prematuro y la mayoría de los indicadores de actividad relativos al periodo entre julio y septiembre todavía no se conocen. Las esperanzas están puestas en que los buenos datos que llegan del sector turístico y del mercado laboral empujen algo el crecimiento también en los meses de verano.

Sin embargo, el panorama para los países del euro es menos halagüeño. Analistas institucionales como la Comisión Europea, el FMI o la OCDE vaticinan que el bloque logrará esquivar la recesión este año, pero sus previsiones se realizaron en junio y julio. La banca de inversión, que publica estimaciones con más frecuencia, ya maneja en su escenario central que la eurozona entrará en recesión técnica durante la segunda mitad del año. Un escenario que podría empeorar aún más si el corte del gas procedente de Rusia se prolonga durante el invierno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento