Juan Luis Saldaña  Periodista y escritor

Superioridad moral vegana

Traéme la comida vegana a la cama, amor.
Traéme la comida vegana a la cama, amor.
Pexels

Ha venido para quedarse. Dentro del infinito catálogo de superioridades morales que cualquier sistema de ideas tiene en una sociedad, la que se manifiesta con respecto a lo que uno come empieza a ser dominante. Hemos dicho alguna vez que la comida es la nueva moral, que las cinco piezas de fruta al día son ley y que el azúcar es un veneno que debe desaparecer del mundo. Eso empieza a estar asumido. El siguiente paso es el siguiente: el camino vegano es el camino.

La dieta vegetariana suena ya a viejo, a tipo raro y flaco repatriado -como decía Sabina- de Ibiza, uno de esos que te dice la palabra “consciente” catorce veces en una conversación. El vegetariano comía alguna proteína animal. El vegano ya no. El vegano practica una coherencia vital admirable y hay que mirarlo como se mira a un misionero, a un miembro de la UME o a la cajera del Lidl, con respeto y admiración.

El tatuaje y el manifiesto vegano son el nuevo vídeo del viaje de novios.

El vegano te explica su motivación alimenticia en cuanto te descuidas. Te suelta un rollo insoportable, como los que te cuentan el significado de sus tatuajes. El tatuaje y el manifiesto vegano son el nuevo vídeo del viaje de novios. Hay que huir de ellos, evitar las encerronas. De lo contrario, caerá sobre ti una catarata de vulgaridades e intrascendencias que te dejarán tostado para un semestre.

El vegano comparte sus hábitos en las redes sociales. El vegano suele ser vegano digital, expansivo, apóstol, constante y eminentemente palizas. Es habitual que hagan fotografías de sus menús o que te enseñen el restaurante al que han ido a hacer la buena obra del día que es comer.

Me maravilla la irrupción en escena y la codificación sin ningún tipo de vergüenza de un tipo de veganos que, a veces, comen carne. Se llaman “flexiveganos”. Ídolos. Es como si un político se llamara “flexihonrado” porque solo roba dos veces por legislatura. Este tipo de veganos andan aún peleando por la superioridad moral que ya tienen los otros. Todo se andará. Vegano digital, yo te saludo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento