Juan Luis de Castellví: "Hacen falta protocolos para accidentes con animales, uno de tráfico en el que llevabas a tu perro por ejemplo"

  • Juan Luis participó en la redacción del primer protocolo de emergencias que incluye a los animales.
Juan Luis impartiendo una charla en Fuerteventura.
Juan Luis impartiendo una charla en Fuerteventura.
CEDIDA
Juan Luis impartiendo una charla en Fuerteventura.

Juan Luis de Castellví es técnico en emergencias sanitarias, gestor de recursos de seguridad y emergencias por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y en la actualidad es empleado de la Dirección General de Seguridad y Prevención en el Parlamento Europeo en Bruselas, aunque nos recalca la necesidad de aclarar que sus opiniones son personales y no representan a la Institución. Es autor del libro "Cuida tu perro", que saldrá a la venta en septiembre de este año 2022, y posee una lista tan extensa de títulos relacionados con los animales que merecen un apartado exclusivo, entre ellos Instructor de guías caninos para seguridad privada, impartido por la Dirección General de la Policía, o certificado oficial en Maltrato animal en el ámbito penal, por el Instituto Social y Formativo de las Emergencias y la Seguridad (ISFES), entre muchos otros. 

Juan Luis de Castellví y Loba

Juan Luis de Castellví

  • Experto en emergencias, escritor, educador canino
Juan Luis de Castellví lleva más de dos décadas dedicado a la seguridad y más de diez años intentando integrar la presencia de todos los animales en los planes de emergencias. En constante formación personal, también ha sido invitado para impartir cursos de Técnicas de Emergencias con animales en diferentes jornadas, ha escrito un libro de primeros auxilios y bienestar canino y es perito judicial en Adiestramiento y Conducta Canina. 

Empecemos por lo básico: ¿Qué es un protocolo de emergencias para animales?Los Planes de Emergencias son las herramientas legales que regulan quién hace cada cosa en determinadas situaciones (catástrofes, por ejemplo, que vienen definidas por la Ley de Protección Civil). Hay Planes Territoriales de Emergencias, que son la norma básica de cada zona territorial (puede ser el municipio, la provincia/isla, la comunidad autónoma o la nación, dependiendo del nivel), y Planes Especiales de Emergencias, que se activan para emergencias y catástrofes determinadas, por ejemplo: incendios forestales, tsunamis, erupciones volcánicas, accidentes de mercancías peligrosas, etcétera.
Los protocolos serían las instrucciones concretas dentro de esos planes para cada paso. Hay protocolos para evacuar personas, para organizar la logística (alimentación de los que intervienen así como de los rescatados, dónde van a dormir, dónde montar los servicios sanitarios...) Pues un protocolo de emergencias para animales sería la organización, dentro de los Planes de Emergencias, de cómo proteger a los animales que se hayan visto afectados por la emergencia o catástrofe de que se trate. Ya sea por medio de confinamiento o evacuación. Y una vez confinados o evacuados, cómo cubrir sus necesidades para que se mantengan a salvo hasta que vuelva la normalidad.

Eres el redactor del documento que ha usado Canarias, pionera en España, para elaborar una normativa de protección animal en casos de emergencias, ¿cómo fue el proceso?Casi eterno, ja ja ja. Empecé a pedir un protocolo de animales en Canarias allá por 2011, cuando fui con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) a estudiar el fenómeno sismo volcánico de la isla de El Hierro, supongo que todos recordarán el volcán que salió frente a la costa de esta isla canaria. Allí vimos lo fantásticamente que se había organizado todo, pero solo para los humanos. Nadie había pensado en los animales, así que me puse manos a la obra y contacté con el Colegio de Veterinarios de la provincia de Las Palmas, ya que yo vivía en Gran Canaria por aquel entonces.
​Lamentablemente, aquello no prosperó, así que publiqué un artículo al respecto en la extinta web “Emergencias112”, que hoy es un blog, pero tampoco obtuvo gran eco. Pese a todo, diseñé las líneas maestras de cómo integrar a los animales en los Planes Territoriales de Emergencias, presentándolas en diversas conferencias a las que se me ha invitado a lo largo de los años, desde 2014, si no recuerdo mal, en La Rioja, Comunidad Valenciana, Canarias… A raíz de eso, en 2017, asesoré al Partido Animalista, PACMA, que creó un protocolo que fue presentado al Ministerio de Interior, de quien depende la Dirección General de Protección Civil, así como a todas las Comunidades Autónomas. Más o menos en la misma época se me llamó de distintas administraciones para asesorarles en el mejor modo de crear estos protocolos en sus Planes Territoriales y Especiales de Emergencias. Pero sin duda, la mayor alegría me la he llevado con Canarias, donde gracias a una de sus responsables de Protección Civil, Montserrat Román, se tomó muy en serio la iniciativa y ahora mismo la norma ya está creada y en proceso de consulta pública, así que muy pronto estará aprobada. Lo mejor es que ya se aplica desde la erupción del volcán de La Palma. Por esa parte estoy muy contento. Y si bien es cierto que está basada en gran parte en mi trabajo, no se puede dejar de mencionar a la cantidad de profesionales de distintos sectores que han colaborado en su redacción, desde los técnicos del Gobierno de Canarias hasta los compañeros de diferentes servicios de emergencias, pasando por los veterinarios, representados por el que hasta hace poco fue presidente del Colegio de Veterinarios de Las Palmas, mi querido Dr. Enrique Rodríguez Grau-Bassas.

Juan Luis de Castellví reunido con los veterinarios de Las Palmas
Juan Luis de Castellví reunido con los veterinarios de Las Palmas
CEDIDA

¿Qué medios, actuaciones y medidas ha supuesto, por ejemplo, en el caso de la erupción del volcán Cumbre Vieja, en La Palma, del 2021?Por lo pronto la integración de los veterinarios, que se prestaron voluntarios, en la atención y rescate de animales. La Cruz Roja montó distintas “tiendas”, que fueron usadas como hospitales veterinarios por estos profesionales de la salud. La designación de espacios para el albergue de animales, tanto ganado como especies de compañía, manutención, cuidado de los mismos. Todo esto con la participación y coordinación de las diferentes administraciones implicadas, Cabildo Insular de La Palma, Gobierno de Canarias, Guardia Civil, Protección Civil, Cruz Roja, policía, etcétera. Salió alguna noticia de que se habían quedado animales atrás, pero esto fue responsabilidad de sus dueños, que no se preocuparon por ellos o, si acaso, no sabían que se podían evacuar con las autoridades. Pero la administración canaria no abandonó a los animales.
De hecho, durante este mes de julio pasado hubo un terrible incendio forestal en la isla de Tenerife y el Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife es el que se ha encargado, en coordinación con el centro coordinador de emergencias, de la evacuación y atención de animales, tanto domésticos como de producción. Es un claro ejemplo de lo bien que está funcionando este asunto allí. Además, en mi opinión, es muy positivo que los veterinarios tengan esta responsabilidad y visibilidad, son los profesionales más adecuados para ello, pero socialmente la gente no los tiene muy presentes, ya era hora de que ocuparan su lugar.

La Dirección General de Derechos de los Animales ha incluido en su anteproyecto de Ley un mecanismo de protocolos de emergencias para todo el territorio, ¿recoge lo imprescindible y cubre todos los supuestos?El borrador que he leído hace todo lo que puede hacer. Básicamente crea una ley marco que obliga a las comunidades autónomas a incluir a los animales en los Planes de Emergencias. A fin de cuentas, las competencias son autonómicas, así que poco más podían hacer. Cuando haya un texto definitivo publicado en el BOE, podré hablar con propiedad sobre el asunto.

¿Algo que añadir al borrador de la Ley?En su capítulo VII se refiere a las obligaciones de las Comunidades Autónomas en las emergencias con animales, pero no recuerdo ahora mismo si establece lo mismo para el Gobierno de España en caso de activar el nivel 3. Por otro lado, también hacen falta protocolos para accidentes del “día a día”. Un accidente de tráfico en el que llevabas a tu perro en el coche, por ejemplo.

Hacen falta protocolos para accidentes del “día a día”. Un accidente de tráfico en el que llevabas a tu perro en el coche, por ejemplo

Acaba de comenzar agosto pero ya se ha convertido en el peor año de lo que llevamos de siglo en materia de incendios forestales en España. ¿Qué sucede con los animales domésticos?Por desgracia, esa respuesta tiene 19 versiones posibles. Depende de en qué comunidad autónoma se encuentren (además de Ceuta y Melilla). Pero en casi todas tendrán una situación complicada, salvo en Canarias, que es donde más posibilidades tienen.

¿Qué herramientas tienen los propietarios ante una situación así? Esta es una gran pregunta, porque en general casi todo recae sobre ellos, especialmente en cuanto a animales de compañía. Siempre explico que la mayoría de las emergencias, salvo terremotos y algunas erupciones volcánicas, suelen avisar con tiempo. Es decir, ya sabemos si vivimos en una zona de inundaciones frecuentes, y si se anuncian lluvias torrenciales, lo que podemos esperar. Si hay un incendio forestal en los alrededores y el viento lo empuja hacia nosotros, no sucede en diez minutos, las autoridades avisan con antelación para evacuar. Siempre habrá excepciones, pero en general las cosas son así. De modo que si tenemos animales, debemos estar preparados. Podemos tener avisados a familiares o amigos que vivan en otras zonas, no demasiado lejos pero que no se estén viendo afectados por la emergencia, para que se queden con nuestros animales por unos días. Podemos tener un listado de veterinarios y refugios de los alrededores por si necesitamos ayuda. Es fundamental tener una mochila de emergencias con algunas cosas; como comida y agua para varios días, la documentación del animal, un minibotiquín, su medicación si tiene algún tratamiento, bolsas para las heces, un bozal (aunque no lo use generalmente), etc. Así, ya sea que entregamos el perro a alguien de confianza, o que nos tenemos que ir con él, siempre tendremos sus necesidades básicas cubiertas.
En el caso de los ganaderos, pueden intentar negociar con las compañías aseguradoras la evacuación de los animales, seguro que es mucho más barato que las consecuencias de dejarlos morir (desde el punto de vista meramente económico, desde el animalista hay que evacuarlos como sea). Pueden tener procedimientos previstos porque evacuar gran cantidad de animales como vacas, caballos, cerdos u ovejas, no es lo mismo que evacuar gallinas, perros o gatos.

¿Están las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado formados y capacitados para añadir a sus funciones el salvamento de animales de compañía?Diría que no. Ni las del Estado, ni las locales o autonómicas. Habrá policías que se han formado por su cuenta, pero la administración no les está dando formación ni materiales adecuados, en general. Es algo relativamente fácil de llevar a cabo, algunas asociaciones imparten formación a pequeña escala, pero es algo que debería estar en los temarios de las oposiciones y/o en la formación que reciben en las academias que los transforman en policías, porque tras las recientes reformas legales, especialmente la del Código Penal (en sus artículos 337 y 337 bis), hace que muchos casos relacionados con animales puedan ser delitos, los policías deben tener formación específica en estos asuntos. La Asociación de Policías por la Defensa de los Animales, APDA, es una de esas entidades que marcará una diferencia en este asunto en España.

Juan Luis realizando una RCP de muestra en un perro.
Juan Luis realizando una RCP de muestra en un perro.
CEDIDA

¿Hay algún tipo de curso de formación en las academias para que aprendan a cómo interactuar con animales domésticos correctamente y gestionar catástrofes o emergencias que los incluyan?Esto es complicado, porque para formar en cómo gestionar las catástrofes, primero los animales deben estar incluidos en los Planes, así se podrá enseñar y practicar el protocolo concreto. Imagino que habrá gente dando cursos sobre estos temas, pero no conozco los temarios ni sé si son realmente adecuados. En este asunto, espero que la formación y los simulacros vengan de las administraciones públicas, que es la mejor manera. Pero para eso puede que falte un tiempo todavía, claro. Cualquier entidad privada puede dar cursos genéricos, primeros auxilios para animales, cómo actuar si hay un accidente de tráfico y hay un animal implicado, pero para “lo grande”, necesitamos que previamente esté regulado para que todo el mundo sepa exactamente cómo debe actuar.

El voluntariado caótico es muy peligroso para todos, tanto para ese voluntario como para el personal de emergencias

¿Sería apropiado añadir un refuerzo de equipos de voluntariado y Organizaciones No Gubernamentales que aportaran recursos e infraestructuras en los planes de evacuación de animales domésticos?Los Planes de Emergencias ya tienen en cuenta este tipo de cosas. Mi propuesta habitual es que los voluntarios animalistas se integren en las agrupaciones de protección civil, aunque en caso de activación solo se vayan a ocupar de temas relacionados con animales, o bien que se coordinen con los Colegios de Veterinarios para ir de su mano cuando acudan a una emergencia. Sea como sea, deben estar formados, organizados, conocer su lugar en el Plan de Emergencias y tener un seguro que les cubra. El voluntariado caótico es muy peligroso para todos, tanto para ese voluntario como para el personal de emergencias.

La propuesta de formar un Comisario europeo de Bienestar Animal ha sido la más apoyada en la historia del Parlamento Europeo, ¿esto ayudaría a consolidar los avances legislativos en los protocolos de emergencias de animales?Los trámites normativos en las instituciones europeas son largos y arduos. Un Comisario podría ayudar al control de normativa, sin duda sería una figura de mucha relevancia, pero la iniciativa para crear normas ya está bien definida, así como la manera de aplicarlas. Pero, por supuesto, la figura de un Comisario Europeo de la materia sería una herramienta de control muy efectivo sobre la normativa ya existente. De modo que sí, ayudaría a consolidar los avances logrados.

¿Qué te impulsó a tratar de cubrir ese hueco legislativo?El amor por Chui, mi perro en aquel entonces. Pensé “¿qué hubiera pasado si esto sucede en casa? Yo no me voy sin Chuíto”. Y a partir de ahí vino todo. Si bien empecé pensando solo en animales domésticos de compañía, pronto entendí que no podría hacer nada sin contar con los animales silvestres, el ganado y los que se encuentran en instalaciones zoológicas o de otros tipos.

¿Crees que vamos por el buen camino?Claro que sí. Lo que sucede es que son cambios lentos y es frustrante. Estos días veo la noticia de que RENFE va a hacer una prueba piloto para ver si aceptan llevar perros de hasta 40 kilos (el que tenga uno de 50 seguirá condenado al ostracismo), porque ahora sólo puedes llevarlos de hasta diez. La gente aplaude pero a mí me parece ridículo porque no hace falta ninguna prueba, solo hay que coger un tren en Francia o Bélgica, por ejemplo, para ver que todos podemos ir en tren con el perro sin mayor dificultad, así como en autobús, metro y tranvía. No hay incidencias, no hay crisis de asmáticos, no hay ningún drama. Son cosas tan obvias que merecen una política de hechos consumados, mañana se puede por ley. Y punto. Lo demás son excusas para seguir alargando el asunto. A ver en qué acaba todo. Es que no estamos inventando la pólvora, son cosas que ya funcionan estupendamente en medio mundo, así que menos proyectos pilotos y más abrir los ojos y casarse con la realidad. Muchísima gente tiene perro, esa gente tiene que moverse y al final te obligan a comprar coche sí o sí.
Aunque me disguste, puedo entender que una empresa privada ponga sus límites dentro de la ley. Yo decido si me compensa y si quiero ir o me busco otro lugar. Pero con los servicios públicos, aunque el capital de la empresa no sea totalmente público, no puede ser así. Si tengo que llevar a mi perro al veterinario, o al parque de perros más cercano, tengo que poder usar el transporte público. Sea un taxi, un autobús o el tren de cercanías. De nuevo, no estamos inventando nada, ya sucede así en muchos países de Europa, solo hay que copiar al bueno.
Pero, volviendo a si vamos por el buen camino. El Estatuto de Autonomía de Canarias reconoce a los animales como seres sintientes, el Código Penal les otorga protección especial (mejorable, pero ya está ahí), la reforma de la Ley Hipotecaria, el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil ha cambiado el reconocimiento jurídico de los animales, de meras cosas a seres sintientes, lo que irá teniendo efectos en muchas normas y, sobre todo, en sentencias judiciales. El que haya una Dirección General del Gobierno de España dedicada al bienestar animal ya es un avance espectacular, logren mucho o poco al final de la legislatura, es algo muy significativo. En fin, que se avanza, no cabe duda.

España es un país con muchas normas, pero la aplicación de las mismas a veces es harina de otro costal

¿Veremos en los próximos años un cambio significativo, bien a nivel nacional o impuesto por la Unión Europea, en el uso de recursos y consideración hacia los animales de compañía?El Tratado Fundacional de la Unión Europea ya protege a los animales, los pasos que se van dando en distintos países, incluido el nuestro, son claros. En Bélgica hace poco se reformó la normativa de alquiler y no es posible dejar de alquilar un piso o una casa porque el inquilino tenga un animal doméstico, aquí ya he comentado algunos de los avances más significativos.
Por supuesto, conviene estar vigilantes al respecto, España es un país con muchas normas, pero la aplicación de las mismas a veces es harina de otro costal. En Extremadura se aprobó una ley autonómica que obliga a que los Planes de Emergencias incluyan a los animales, pero ya se han aprobado Planes de Emergencias en dicha Comunidad que no los tienen en cuenta. Así que lo que parecía un avance espectacular, la primera CCAA en regular esto, ha sido una decepción porque no lo están cumpliendo. En cambio, Canarias que no lo tiene aprobado todavía, ya lo pone en práctica. Esperemos que el resto de España siga el ejemplo canario antes que cualquier otro. En general, me sorprende que Cataluña no haya sido pionera en esto, que suele ser una comunidad autónoma muy avanzada en este tipo de materias, pero aquí no ha sido el caso. Pero bueno, resumiendo, todo apunta a que se seguirán viendo avances, salvo que ganen las elecciones partidos que no están a favor de los derechos de los animales, claro, pero no es algo que pueda aseverar categóricamente.

Juan Luis junto a varios perros.
Juan Luis junto a varios perros.
CEDIDA
Divulgadora

Empecé Antropología Social y Cultural, tengo el certificado profesional del curso de técnica en gestión medioambiental, el curso “The Truth about Dogs and Cats” de la universidad de Edimburgo y el curso “Capacitación social en educación canina, tenencia responsable y gestión del bienestar animal” de la UNED. Colaboro escribiendo sobre animales en '20minutos', 'Etología Canina' y para la Cátedra de Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos. He criado con responsabilidad gatos y perros, he sido asistente de tiendas de animales y auxiliar de peluquería canina y felina y me he dedicado a la gestión, atención y mantenimiento de especies animales e instalaciones en núcleos zoológicos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento