Paula Calvo, antrozoóloga: "El maltrato a las personas está íntimamente relacionado con el maltrato animal"

Paula Calvo, finalista del Premio Avanzadoras 2022.
Paula Calvo, finalista del Premio Avanzadoras 2022.
Elena Buenavista
Paula Calvo, finalista del Premio Avanzadoras 2022.

Vivimos en una sociedad "multiespecie" en la que el 49% de las familias tienen al menos un animal de compañía. Por ello, Paula Calvo considera que hay que retomar el vínculo que siempre ha existido entre humanos y animales, y aprovecharse de los beneficios que se pueden extraer de esa conexión. Esa inquietud la llevó a especializarse en Antrozoología, siendo la primera doctorada de España en esta materia.

Nacida en el seno de una familia con problemas, a esta etóloga vivir rodeada de animales la ayudó a seguir adelante. El haber dedicado su carrera a extrapolar esa ayuda a otras personas la ha hecho merecedora de ser una de las finalistas del Premio Avanzadoras, galardón que desde hace ocho años entregan 20minutos y Oxfam Intermón.

¿Qué ha supuesto para usted el Premio Avanzadoras? El reconocimiento, no a todos mis años de carrera, que también, sino sobre todo a que los otros animales importan y que la sociedad empieza a reconocer el trabajo que se hace por ayudar a que la convivencia sea la correcta por el bien de todos.

¿Qué estudia la Antrozoología? Cómo interactúa el ser humano con otros animales, ya sea para convertirlos en miembros de la familia, como animales de producción, cómo interfiere su actividad en la fauna silvestre... Se trata de entender por qué el ser humano interactúa de determinada manera con unos y otros y qué implica para él: beneficios, problemáticas…

¿Es una ciencia nueva? Sí, surgió hace unos 30 años, pero el ser humano siempre se ha interesado por la relación con los otros animales porque de eso dependía su supervivencia.

¿Cómo llega a ser pionera en esta materia? Es un recorrido largo. Desde pequeña conviví con perros, gatos, pájaros, peces, tortugas… Crecí en una familia con un padre y una madre con trastorno mental y los animales eran mi refugio. Aunque estudié Bioquímica me seguía llamando ese mundo y decidí estudiar Etología y continuar por ese camino, con perros de asistencia, terapias asistidas con animales… Podía hacer que ayudasen a otras personas igual que me habían ayudado a mí.

¿Hay estudios en Antrozoología? Estudios como tales no, al menos en España. Tienes que especializarte con un doctorado. Colaborando con entidades de protección animal vi mucho maltrato y abandono y eso te remueve. También haciendo visitas a domicilio vi que había familias que no eran capaces de lograr que la convivencia fuese buena. Sabía gran parte de lo que tenía que saber sobre comportamiento animal pero no podía ayudar porque lo que fallaba era el vínculo con el humano. Me faltaba estudiar el otro lado de la ecuación. Ahí es cuando acabé en un departamento de Psiquiatría haciendo el doctorado de Antrozoología.

paula calvo

  • Licenciada en Bioquímica, Calvo es etóloga y la primera doctorada en Antrozoología de España, por el Departamento de Psiquiatría de la Autónoma de Barcelona. Es también investigadora de la Cátedra Animales y Sociedad de la Rey Juan Carlos y presidenta de la Asociación Profesional Multidisciplinar de Etología Aplicada.

¿Qué fue lo que más le sorprendió al estudiar al humano? Lo primero es que cómo nos relacionamos con los otros animales es el reflejo de cómo nos relacionamos con otras personas. De hecho, el maltrato hacia las personas está íntimamente relacionado con el maltrato animal. Cuando un veterinario recibe un animal maltratado debería saltar la alarma de que algo puede ocurrir en esa casa, por ejemplo a nivel de violencia de género. La mayoría de psicópatas y sociópatas han empezado maltratando animales.

¿La sociedad está sensibilizada con el maltrato animal? En España estamos en proceso de crear una ley histórica. Nunca ha habido una ley de protección animal estatal. Hay tres o cuatro comunidades con su propia normativa y el resto no tienen nada. Queda mucho recorrido pero esta ley es un gran paso que nos dice que está mejorando la sensibilidad hacia los animales. Hoy es ilegal matar a un perro por ejemplo y como mínimo es algo que se juzga. Pero esta ley va a endurecer también las acciones penales.

¿Qué líneas de investigación aborda la Cátedra Animales y Sociedad de la URJC? Muchas pero la principal son las intervenciones asistidas con animales. Analizamos qué efectos tiene en determinados colectivos –víctimas de violencia de género, niños con trastorno autista, discapacidad...– la interacción dirigida y cómo aprovechar ese vínculo humano-animal al máximo, trabajando con profesionales de la salud, la educación…

"Es una necesidad social que las personas puedan tener contacto con su animal de compañía en situaciones límite"

¿Qué beneficios tiene? Son tantos que hay que estudiar colectivo a colectivo pero en general aumenta la autoestima, la estabilidad emocional, reduce la percepción del dolor y de los síntomas de la depresión...

¿Qué es lo más puntero en este área? Lo último son investigaciones sobre lo que supone educar a los niños en contacto con los animales y se ve que ayuda a fomentar la empatía y a que desarrollen habilidades sociales muy pronto, fundamentales para la convivencia respetuosa en sociedad. Tanto es así que es algo que la nueva ley de Educación ha incluido.

¿Hay algún punto al que se podría llegar y no se está llegando? Es una necesidad social que las personas puedan tener contacto con su animal de compañía en situaciones límite. Habría que permitir por ejemplo que los mayores puedan llevarse a sus mascotas cuando tienen que ir a una residencia. Al trauma de dejar de ser autónomo se suma el de tener que abandonar a un ser que para ellos es un soporte emocional básico. O habilitar salas en los hospitales para que el paciente pueda recibir la visita de su perro o de su gato. Se ha visto que el contacto con los animales nos ayuda a recuperarnos antes. En otros países cada vez se tiene más en cuenta.

¿Ve viable que llegue a España pronto? Hay algún hospital que ya lo hace. La gran pega que se pone es la higiene pero en estos proyectos no se reportan casos de zoonosis porque se mira con mucho más detalle que ese perro o gato que entra esté al día de las desparasitaciones y vacunaciones, haya pasado recientemente por el veterinario… Está mucho más controlado que cualquier persona.

¿Se puede poner en riesgo el bienestar de los animales con estas prácticas? De hecho ocurre. En España el sector de las terapias asistidas con animales no está regulado. La ley de protección animal habla de prácticas que no se van a poder llevar a cabo tampoco en esos casos pero no contempla expresamente el tema. Debería existir una ley dedicada a los animales de intervenciones asistidas porque hay un factor, que es el estrés, que muchas veces no se tiene en cuenta.

También ayuda a familias a convivir con sus animales. ¿Cuáles son los problemas más frecuentes? El primero es la falta de compresión del comportamiento natural de un animal. Muchas veces la gente ve como problema de conducta un comportamiento natural. Que les resulte molesto no significa que sea una patología. A partir de ahí, en el caso de los perros lo más habitual son los trastornos relacionados con la separación.

"En España pasamos de diez millones de animales de compañía censados en 2020 a dieciséis millones en 2021"

¿Todos los casos son reconducibles? Hay perros que vienen con alteraciones de base, neurológicas, hormonales... que les pasan factura y afectan a su comportamiento. Pero son el porcentaje más bajo. La mayoría de problemas de conducta se pueden reconducir.

¿El coronavirus ha cambiado nuestra relación con los animales? Al principio de la pandemia temíamos que, ante el desconocimiento, mucha gente se deshiciese de sus animales de compañía por si podían ser fuente de contagio. En China pasó. Después se comprobó que, como mucho, pueden ser vectores pero como puede serlo cualquier objeto. Si salen a la calle con limpiarlos bien es suficiente, no pueden desarrollar la enfermedad ni son transmisores activos. Cuando se fue viendo que esto era así, a nivel mundial la gente ha tendido a incorporar más animales de compañía en casa. En España pasamos de diez millones censados en 2020 a dieciséis millones en 2021. Es espectacular.

¿Ha influido el pasar más tiempo en casa? Totalmente. Aquella gente que siempre había querido probar a tener perro o gato ha tenido el momento. En Estados Unidos se llegaron a vaciar muchos refugios. Otro miedo que teníamos era que cuando acabara el confinamiento muchos fuesen abandonados, pero no. El abandono se ha mantenido en el ratio habitual a nivel general. Si se abandona niños, personas mayores… cómo no se van a abandonar perros y gatos.

REPORTAJES QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Si quieres contactar con 20minutos o realizar alguna denuncia o alguna corrección sobre algún tema, puedes enviarnos un mail a zona20@20minutos.es. También puedes suscribirte a las newsletters de 20minutos para recibir cada día las noticias más destacadas o la edición impresa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento