España no logra repescar a los no vacunados: 126.000 pinchazos en 15 días frente a 1,8 millones de terceras dosis

  • El Gobierno fía la contención de la sexta ola en buena medida a la inmunización de población que no ha ido a vacunarse.
  • La cobertura de vacunación alcanza ya al 79% de la población, pero aún hay 3,9 millones de mayores de 12 años sin protección .
  • El CIS muestra que el 3% de la población no está dispuesto a inmunizarse, la mayoría por desconfianza a los sueros.
Colas para la vacunación contra la covid-19 en Valladolid
Colas para la vacunación contra la Covid-19 este verano en Valladolid
EFE

Aunque desde enfoques distintos, el Gobierno y las comunidades fían que sea posible contener en España la nueva ola de coronavirus que asola buena parte de Europa a la vacunación de la población. Este es el motivo de que, por ejemplo, Sanidad propusiera esta semana elevar los niveles de contagio antes de hablar de restricciones o de que cada vez más autonomías tengan claro que la manera de frenar la pandemia es cerrar el paso a ciertos lugares públicos a los no vacunados mediante el 'pasaporte Covid', para que de paso se animen a inmunizarse. Sin embargo, las cifras muestran que los llamamientos a esta población y las advertencias de que son ellos quienes en mayor medida ocupan hospitales y UCIS no está funcionado. El proceso de vacunación avanza principalmente entre quienes deben ponerse una dosis de recuerdo o adicional pero en mucha menor medida entre quienes no tienen ninguna puesta.

Progresión de la vacunación de primeras dosis y dosis de recuerdo en los últimos 15 días.
Progresión de la vacunación de primeras dosis y dosis de recuerdo en los últimos 15 días.
Carlos Gámez

En los últimos quince días, solo 126.000 personas mayores de 12 años han acudido por primera vez a vacunarse. Una media de 8.400 diarios, que contrasta con el entusiasmo con el que los interesados se han tomado ponerse la tercera dosis, adicional o de recuerdo. En las dos últimas se han contabilizado 1,8 millones de pinchazos.

El recuento empezó el pasado 4 de noviembre, cuando había en España 38.071.080 personas con al menos una dosis y cuatro millones de mayores de 12 años que no habían acudido a recibir ni un solo pinchazo. Son estos a los que autoridades y expertos consideran los reticentes, puesto que se da por hecho que quien se pone una primera dosis se pondrá la segunda.

La quincena terminó este jueves 18 de noviembre, cuando el número de personas con al menos una dosis era de 38.197.655 y con un número de no vacunados ligeramente inferior al de 15 días antes, 3.922.172. Es decir, en 15 días solo 126.575 que aún no se habían vacunado se acercaron a recibir la primera dosis.

En todo este tiempo, en el que ha habido dos fines de semana y un festivo -en Madrid, el 9 de noviembre- en los que el Ministerio de Sanidad no publicó datos, las variaciones diarias entre los primerizos en la vacunación han ido desde el mínimo de 6.782 y 6.662 pinchazos que se registraron a principios de esta semana hasta superar los 17.000 o 19.000, como ocurrió el jueves pasado, en pleno debate sobre la imposición del pasaporte Covid para acceder a determinados lugares públicos.

Tal y como vienen advirtiendo las autoridades desde hace semanas, la población más reacia a vacunarse tiene entre 20 y 39 años. La cobertura es del 100% entre los mayores de 70 años y supera con creces el 90% a partir de los 50. También tienen pauta completa el 87,4% de las personas entre 40 y 49 años y el 83,7% de los adolescentes, entre 12 y 19 años, a pesar de que fueron los últimos que empezaron a vacunarse.

El hueco se produce entre 20 y 29 años, donde sólo está vacunado el 78,4% y entre 30 y 39, con el 77% con pauta completa. Comparados con otros países europeos, siguen siendo coberturas altas de vacunación, pero hacia ellos se apunta ya como un factor del repunte de contagios de las últimas semanas. Tal y como cuantificó El País hace unos días. el 60% de las UCIS estén ocupados por no vacunados. En este sentido, Murcia quiere poder pedir el 'pasaporte Covid' al menos para el acceso a lugares de ocio a los que suele acudir la población en estas edades y la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha 'comprado' la propuesta, aunque sin acceder de momento el "soporte nacional" como ya le pide una mayoría de autonomías.

Buen ritmo en la revacunación

Por el contrario,  la última quincena ha dejado una progresión mucho más rápida en la administración de dosis de refuerzo o adicionales. 

El 4 de noviembre ya la habían recibido 1,3 millones de los 7,8 que entonces estaban llamados a inocularse una dosis adicional -personas trasplantadas, en tratamiento oncológico o con otra enfermedad de las referidas en el grupo 7 de la Estrategia de Vacunación- o de recuerdo -mayores de 70 años-. El 15 de noviembre se les sumaron los más de 1,9 millones que se vacunaron con Janssen y que tienen que ponerse una segunda dosis. No entran todavía en este cómputo las personas entre 60 y 69 años y los profesionales sanitarios y sociosanitarios, que previsiblemente también serán revacunados.

Quince días después, el número de dosis adicionales que se habían administrado es de 1.839.322 inyecciones, una cantidad muy superior a la de las 126.000 personas que se animaron a acercarse a un punto de vacunación por primera vez. Aunque proporcionalmente la población llamada a ponerse la tercera dosis es el doble que la que todavía no se ha vacunado, la diferencia sigue siendo evidente a favor del primer grupos.

En este escenario, Gobierno y comunidades siguen haciendo llamamientos a la población no vacunada para que se inmunice y las comunidades esperan que la imposición del 'pasaporte Covid' que estudian en sus territorios sirva para animar a protegerse frente al virus a quien todavía no lo haya hecho. "La hospitalización y el número de pacientes no vacunados en las UCI está creciendo en casi cada Estado miembro. Por favor, vacunáos", rogaba esta jueves la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que también animaba a la población diana a ponerse la tercera dosis.

Desconfianza en la vacuna

Por otra parte, el Gobierno se esfuerza por saber qué lleva a estos cuatro millones de habitantes a rechazar recibir una vacuna contra la Covid.

El Instituto de Salud Carlos III empezó hace una semanas a hacer un sondeo para determinar si el motivo tiene más que ver con una actitud "negacionista" o se trata de aprensión frente a un medicamento desarrollado en menos de un año. Fuentes de este organismo esperan poder arrojar algún dato la semana que viene sobre el sondeo que se ha hecho entre no vacunados para que "cuenten sus razones".

Esta misma semana, el CIS preguntaba también por los motivos por los que el 3% de los consultados que dijo no estar dispuesto a vacunarse cuando le tocara su turno. La razón más frecuente (del 28,3%) fue que "no se fía de las vacunas", seguida por "el miedo a que tengan riesgos para la salud o efectos secundarios colaterales(17,1,%) y porque "no cree que sean eficaces" (10%).

El 9% del 3% de los encuestados que dijeron que no se vacunará lo decidió así "por falta de garantías" de las vacunas;  4,6% argumentó que "por tener alergias, otras enfermedades, embarazo o lactancia"; el 4,2%, porque  "no lo considera necesario".

Otras respuestas espontáneas más minoritarias que dieron los encuestados que rechazan vacunarse son "tener pocas probabilidades de contagio", "por haber pasado la Covid", "prefiere esperar a ver cómo funcionan", "no se vacuna nunca" y "negación de la Covid".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento