La importante razón por la que Meghan Markle no acudirá al funeral del Duque de Edimburgo

Meghan Markle y el príncipe Harry en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.
Meghan Markle y el príncipe Harry en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.
GTRES

Aunque ya han salido las noticias sobre quién será el nuevo duque de Edimburgo, lo cierto es que aún está muy presente en el corazón y los pensamientos de su familia el príncipe Felipe, quien fallecía el pasado viernes a los 99 años. De hecho, aún no se ha celebrado el funeral, del que ya se conocen prácticamente todos los detalles, comenzando porque se celebrará aun marcado por la pandemia el próximo sábado 17 de abril y que además tendrá una ausencia importante: la de Meghan Markle.

Puede que en este caso haya interesado hacer amarillismo entre ciertos periódicos británicos con los que los duques de Sussex tienen sus más y sus menos, pero la razón por la que este domingo el príncipe Harry aterrizaba sin compañía en el aeropuerto de Heathrow, a las afueras de Londres, para asistir solo a las exequias, donde tendrá con su abuelo el mismo detalle que este tuvo con él y su hermano Guillermo en el funeral de Lady Di, es más que comprensible. E, incluso, hace verdaderamente imposible su presencia.

No es solo que el número máximo de asistentes al acto sea de 30 personas, sino algo tan simple como que el avanzado estado de gestación de Meghan le impiden hacer un viaje tan largo (que en total serían algo más de diez horas de vuelo si se hace sin escalas).

De hecho, la exactriz no ha recibido el permiso de su médico, tal y como han revelado fuentes cercanas a los duques de Sussex, que aseguran que el doctor no ha visto nada seguro para el bebé estar tanto tiempo a tanta altura pero que ella sí que ha hecho lo posible por viajar con su marido en tan difíciles momentos, dado que, según le comentó a ET uno de los biógrafos no oficiales de la familia real británica, Omid Scobie, "[Harry] estaba muy unido a su abuelo y su fallecimiento ha debido de ser extremadamente difícil para él".

Además, como se estipula que la niña que están esperando llegará a finales de la primavera o principios del verano, eso quiere decir que Meghan está de unos seis o seis meses y medio, id est, en el tercer trimestre, donde los vuelos transoceánicos no están recomendados.

De esta forma, tanto ella como el pequeño Archie se han quedado en Los Ángeles mientras que, después de un año de salir de Reino Unido, el príncipe Harry ha vuelto solo a su país natal, aunque no se espera que haya ningún reproche entre ellos estos días a pesar de las rencillas dado que tienen un asunto mayor y más importante que tratar como es el duelo por el príncipe Felipe.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento