Perfil | Irene Lozano: del final de la Marca España al adiós al CSD antes de los Juegos Olímpicos

La presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano
La presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano
CSD - Archivo

En tan solo seis años, Irene Lozano ha cambiado de puesto cuatro veces, motivada por las circunstancias políticas de las que, de alguna forma u otra, siempre ha formado parte. Lozano se reincorporará a la lista de los socialistas, encabezada por Ángel Gabilondo, en las próximas elecciones de la Comunidad de Madrid el próximo 4 de mayo. Vuelve así al partido liderado por Pedro Sánchez, que ya apostó por la escritora y periodista en 2015 desde las filas de UPyD. "Necesitamos a personas como Irene Lozano", ha aseverado este jueves el candidato socialista. 

"Me siento muy honrada de acompañar a Ángel en una candidatura ganadora", ha declarado por su parte Irene Lozano en su perfil de Twitter. Y es que, precisamente, los últimos seis años no han sido de éxito para Lozano, que desde que dejó el partido magenta durante los inicios de su fin, ha ido encadenando puestos y trabajos que, por distintas razones, no han podido concluirse. Es quizás debido a esa previsión de una "candidatura ganadora" por lo que el nuevo fichaje del PSOE ha decidido abandonar la presidencia del Consejo Superior de Deportes (CSD) y volver a las filas socialistas.

Para entender la trayectoria de los últimos años hay que remontarse a los tiempos en los que UPyD todavía estaba en el escenario político. Estaba, de hecho, formado por políticos que posteriormente derivaron a otros partidos (como es el caso de Toni Cantó que, tras pasar por Cs, se enfrentará a su excompañera, desde el PP, en las elecciones madrileñas). Tras ejercer como periodista y escritora, Lozano -licenciada en lingüística en la Universidad Complutense de Madrid (UCM)- pasó a la política en 2011 como militante de UPyD, formación que abandonaría tras perder unas primarias y cuando el partido entraba en declive.

Marchaba tras ser reclutada por Pedro Sánchez como independiente para el Congreso en las elecciones generales de 2015, fichaje que suscitó cierta polémica y malestar entre varios socialistas, que se sentían insultados por las continuas críticas al bipartidismo que Lozano venía haciendo en los años anteriores. "Lo que importa no soy yo, no es un partido u otro, sino la gente que podemos trabajar por sacar nuestro país adelante", aseguró entonces, rechazando el calificativo de "tránsfuga". 

Pasó entonces también a formar parte del comité de expertos que asesoraban a Sánchez en la elaboración del programa electoral, concretamente en materia de regeneración económica. 

No obstante, al tener que repetirse los comicios pocos meses después, ya en 2016, Irene Lozano comunicó que no repetiría en las listas del PSOE en las elecciones del 26-J, aseverando que quería dedicarse, "por un tiempo", a "proyectos profesionales" que, según aseguró, requerían una "dedicación plena". 

Al llegar a la Moncloa, Sánchez le otorgó un cargó ajeno a la militancia partidista, situándola al frente de la secretaría de Estado de España Global en 2018 —borrando así la antigua denominación de Marca España— mientras colaboraba con él en la redacción de su libro 'Manual de Resistencia'.

Ya en el segundo mandato de los socialistas, Lozano volvía a marchar de su puesto promocionando la imagen de España a nivel internacional y era nombrada presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD) en enero de 2020. Un cargo al que tendrá que dimitir antes del 31 de marzo para poder incorporarse a las listas socialistas en Madrid y que ha estado profundamente marcado por la pandemia, que irrumpió al poco de estrenar el puesto. 

Lo deja así a tan solo cuatro meses de la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio y dejando pendientes algunas de las promesas que hizo y que no pudo llevar a cabo, como la profesionalización de la categoría femenina para 2021, y provocando el tercer cambio del CSD en menos de tres años. 

De esta forma, Lozano vuelve a la militancia del PSOE como número cinco y pasa a formar parte del equipo de Ángel Gabilondo en "uno de los primeros puestos" y como responsable de "regeneración, libertades y auditoría democrática" en su candidatura. 

La decisión ha vuelto a despertar las discrepancias que surgieron entonces respecto a Lozano, concretamente en el secretario general del PSM, José Manuel Franco, quien ha asegurado que "Madrid está intervenido" por el gabinete del presidente.

La todavía presidenta del CSD ha estrenado este jueves su candidatura cargando contra la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, quien asegura que lo único que ofrece es un "pasado de corrupción y un futuro de borrachera".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento