Detectan un isótopo radiactivo en las nubes de polvo que llegan del Sáhara: son restos de test nucleares de los 60

Imágenes tomadas el pasado 6 de febrero de 2021 en el Macizo del Jura, al norte de los Alpes.
Imágenes tomadas el pasado 6 de febrero de 2021 en el Macizo del Jura, al norte de los Alpes.
ACRO

Es habitual que España reciba cada año polvo procedente del Sáhara, conducido por fuertes rachas de viento que arrastran nutrientes y minerales, pero también otros componentes peligrosos para la salud, según vienen advirtiendo los expertos. Ahora, alertan de la presencia de residuos de contaminación radiactiva en esos vientos que han llegado a cubrir de rojo varias regiones europeas.

La Asociación para el Control de la Radiactividad en Occidente (ACRO) lanzó el pasado viernes un comunicado en el que aseguraban haber detectado residuos radiactivos de hace nada más y nada menos que 60 años. La investigación se inició el 6 de febrero, cuando el Macizo del Jura, al norte de los Alpes, se tiñó de un inusual color naranja que llegó a tintar incluso a los campos nevados de la zona por las partículas atmosféricas que se fueron depositando en el suelo.

"Por la tarde, todas las superficies estaban cubiertas con una fina capa de estas partículas", explica la organización, que procedió a examinar una muestra obtenida de la superficie de un coche, llevando a cabo un análisis de radiactividad por espectrometría gamma. "El resultado del análisis es definitivo. El Cesio-137 está claramente identificado", asegura ACRO en el comunicado.

El CESIO-137 es un isótopo radiactivo del cesio que se produce principalmente por una fisión nuclear "implicada en una explosión nuclear". Según la estimación de ACRO, la concentración fue de 80.000 becquerel por kilómetro cuadrado; una cantidad que no tiene por qué tener efectos negativos en la salud de las personas, pero que pueden aportar información sobre las consecuencias que sí debieron sufrir las poblaciones que residen en las zonas de donde provienen esos restos radiactivos: los saharauis.

Y es que, para explicar este fenómeno, hay que remontarse a 1960, cuando Francia realizó pruebas nucleares atmosféricas en el Sáhara argelino (Reggane), "exponiendo a la radiación a sus propios soldados, pero también a la población, tanto sedentaria como nómada, de la región". Así, el país francés llegó a realizar hasta 210 disparos nucleares desde 1960 hasta 1966, según apunta la organización.

Además, no se trató de un hecho aislado. ACRO señala que, entre 1945 y 1980, Estados Unidos, la Unión Soviética, Reino Unido, Francia y China realizaron 520 pruebas nucleares atmosféricas "que alcanzaron niveles estratosféricos y de dispersión de grandes cantidades de residuos radiactivos en la superficie del planeta, principalmente en el hemisferio norte".

"Esta contaminación radiactiva -que aún puede observarse a larga distancia 60 años después de los disparos nucleares- nos recuerda esta situación de contaminación radiactiva permanente en el Sáhara de la que es responsable Francia", denuncia la organización

Mostrar comentarios

Códigos Descuento