La pandemia del coronavirus eleva la brecha salarial entre hombres y mujeres a niveles de hace casi una década

Mujer trabajadora
Una mujer en una reunión de trabajo.
ODILON/GTRES

Con motivo este lunes del Día Europeo por la Igualdad Salarial se han publicado diversos estudios sobre las diferencias laborales entre hombres y mujeres y todos coinciden en lo mismo: la pandemia por el coronavirus ha empeorado la situación hasta situar la brecha en niveles que no se veían desde al menos 2013. La crisis económica derivada de la crisis sanitaria ha golpeado con especial dureza a las trabajadoras y ha venido a agravar aún más la desigualdad ya existente.  

Así lo recoge por ejemplo un estudio de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), que apunta que durante el último año las mujeres han sido quienes más han sufrido el desempleo y quienes en mayor medida han tenido que hacer frente a las responsabilidades familiares. El sindicato recuerda que la brecha salarial de género en España era del 22% en 2019, según los últimos datos de la Agencia Tributaria, y estima que a día de hoy está por encima del 23%. "Hemos retrocedido ocho años como consecuencia de la precariedad laboral originada por la Covid-19", alerta.

Basándose en la última encuesta de población activa (EPA), el informe del CSIF recoge también que la ocupación femenina es un 15,2% inferior a la masculina. Entre otros datos señala igualmente que el 94% de las personas que trabajan a tiempo parcial por cuidado de menores, dependientes u obligaciones familiares son mujeres y que la brecha en la contratación temporal se ha multiplicado por seis en 2020. Asimismo en la Administración General del Estado, las empleadas cobran por hora de trabajo entre 1 y 1,5 euros menos que los empleados y casi el doble de mujeres se acogen al teletrabajo para ocuparse de menores o mayores.

El mismo panorama dibujan los datos que maneja el comparador Acierto.com, que insiste en que los expertos hablan de un retroceso en la brecha salarial de hasta ocho años. En base a sus estadísticas, ellas ganan unos 4.900 euros al año menos que ellos, "cifra que se dispara por encima de los 6.000 euros en algunas comunidades como Andalucía y Madrid". En línea con lo que remarca el CSIF, la compañía destaca que las mujeres dedican casi un 38% más de horas al cuidado y a la educación de familiares y que supusieron cerca del 92% de quienes solicitaron una excedencia para atender a los hijos en el tercer trimestre del año pasado.

Las diferencias aumentan con la edad

El comparador especifica que la brecha salarial crece a medida que se incrementa la edad, dándose las diferencias más notables a partir de los 50 años, cuando se va situando por encima del 20%. Y lo mismo ocurre con la maternidad, que dispara las diferencias.  "Asimismo, se da en todos los niveles educativos, algo que llama poderosamente la atención teniendo en cuenta que el 52% de los trabajadores con educación superior son mujeres. Paradójicamente, el 67% de los puestos directivos y gerentes están ocupados por hombres. Ellas tardan hasta cinco años más que ellos en conseguirlo", añade.

Desde la Fundación Mujeres su subdirectora, Cristina García, ahonda en que las diferencias en los sueldos se hacen mayores según se va subiendo en el tramo de edad: "De los 55 a los 64 la brecha salarial es del 18,02% y llega a su punto más elevado a partir de los 65 años, cuando llegan a ser del 34,3%". Con el objetivo de contribuir a solventar estas circunstancias y para mejorar la calidad de vida de las mayores de 40 años y su desarrollo en el mercado laboral y personal, la organización cuenta con el proyecto DANA+. A esta acción se acaba de sumar la empresa Tena Discreet a través de la campaña Dale una oportunidad a todas, con la que pretenden ayudar a más de 3.000 mujeres mayores de 40 años a encontrar un empleo.

El Observatorio de Igualdad y Empleo de la fundación manifiesta que la tasa de paro femenino fue del 18,33% en el último trimestre de 2020, mientras que la tasa de desempleo masculino fue de 14,17% y que hay que remontarse hasta el tercer trimestre de 2007 para ver una diferencia superior

El Ejecutivo se ha propuesto revertir todas estas circunstancias y para ello, el Consejo de Ministros aprobó el pasado mes de octubre dos reglamentos que desarrollan el decreto de marzo de 2019, que obligaba a las empresas a publicar las tablas salariales y elaborar planes de igualdad. Con ellos dio seis meses a las compañías para adaptarse a esas obligaciones y puso el foco en una situación que lejos de mejorar ha empeorado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento