Calvo arremete contra la ley trans: "Pone en riesgo los criterios de identidad del resto de 47 millones de españoles"

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, en una imagen de archivo.
La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo.
EUROPA PRESS / E. Parra

Lejos de que los ánimos se calmen, las espadas siguen en alto entre los dos socios de Gobierno a cuenta de la ley trans. Tanto desde la Vicepresidencia Primera, a cargo del PSOE, como desde el Ministerio de Igualdad, dirigido por Unidas Podemos, tratan de quitar hierro a los desacuerdos sobre este tema pero la realidad es que la principal diferencia gira en torno a un punto clave: la libre determinación de la identidad de género.

La vicepresidenta Carmen Calvo concedió este jueves una entrevista a Ser Cataluña en la que abordó este asunto y comenzó enmarcando dentro de la "normalidad" los desencuentros en el seno de la coalición. "Unidas Podemos y el PSOE tienen en esto posiciones diferentes pero se trata de que gobernamos juntos teniendo que resolver muchas veces posiciones contrapuestas. Esto es la democracia. No me preocupan las discrepancias, sino que lo resolvamos bien", apuntó.

¿ESTARÁ EL TEXTO EN EL CONSEJO DE MINISTROS DEL MARTES?

  • En Igualdad existe la convicción de que, pese a las diferencias, podrán llevar los borradores de las leyes trans y LGTBI al próximo Consejo de Ministros, el del día 9. Sin referirse en concreto a estos textos, Calvo afirmó que "muchas veces" dice "esto jurídicamente no puede ser" e insta a los equipos de los ministerios a revisar iniciativas bajo la advertencia de que si no no pasarán a la reunión del Gabinete. 

Aunque rechazó que el borrador de Igualdad esté jurídicamente poco o mal fundamentado, Calvo sí puso el foco en la necesidad de regular estas cuestiones con "calidad normativa, al ser leyes que tienen que ser muy escrupulosas porque afectan a elementos nucleares de la vida de todos los ciudadanos". "Lo tenemos que hacer con seguridad jurídica suficiente como para que los nuevos derechos no supongan una merma para los preexistentes. Ningún derecho es absoluto, todos tienen perfiles de colisión con otros", alertó.

Tras esa exposición, fue al ser al ser preguntada por aspectos concretos cuando la número dos del Ejecutivo manifestó cuáles son realmente sus inquietudes. "A mí me preocupan los conceptos con los que vamos a trabajar", reconoció, para después concretar que de este proyecto le intranquiliza "fundamentalmente la idea de pensar que se elige el género sin más que la mera voluntad o el deseo, poniendo en riesgo los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles": "Eso tendrá que tener unas garantías, estabilidad y unos criterios".

"Me preocupa la idea de pensar que se elige el género sin más que la mera voluntad o el deseo"

Con estas palabras, Calvo dejó claro que las fricciones existentes con UP no son solo "matices que se tienen que trabajar", tal y como han afirmado fuentes de la cartera que encabeza Irene Montero. Con sus declaraciones, la vicepresidenta puso de manifiesto que la división se debe a aspectos de fondo, toda vez que Igualdad ha catalogado la autodeterminación, la despatologización y las medidas antidiscriminatorias como "el mínimo común denominador que debe aparecer en el texto".

Desde el ministerio, además de explicar que ya existen una decena de legislaciones autonómicas que contemplan la libre determinación, reiteran el argumento de que su borrador viene a reflejar al respecto lo mismo que la ponencia aprobada por unanimidad en el Congreso hace dos años. 

Más allá del legítimo debate político duele escuchar argumentos enormemente crueles contra el colectivo trans"

"Es sorprendente que este debate se esté dando con tanta virulencia en 2021 cuando en 2019, en esta misma Cámara, hubo un acuerdo entre muchísimas fuerzas políticas respecto de una ley que sobre la determinación de genero decía lo mismo que lo que dice la ley que ha elaborado Igualdad", recordó el portavoz de la formación morada Pablo Echenique, quien se preguntó si "no tendrá que ver con que Unidas Podemos esté en el Gobierno". "Más allá del legítimo debate político duele escuchar algunos argumentos enormemente crueles y agresivos que se están poniendo encima de la mesa contra el colectivo trans", concluyó.

La autodeterminación consiste en el reconocimiento legal de la identidad de género de una persona sin necesidad de tratamientos ni informes médicos o psicológicos, solo con su declaración expresa. Sus partidarios defienden que supone dejar de tratar la transexualidad como una patología. Sus detractores rebaten que es un retroceso en el feminismo al permitir a cualquier hombre que se autoidentifique como mujer acceder a cuotas reservadas y a espacios seguros para ellas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento