El Gobierno enfada a los funcionarios al abrir la puerta a congelar su sueldo: "Ya hemos perdido mucho poder adquisitivo"

Manifestantes en la concentración de funcionarios en protesta por los recortes del Gobierno.
Manifestantes en una concentración de funcionarios
Emilio Naranjo / EFE

Con las crisis se pone sobre la lupa el sueldo de los funcionarios, y el asunto ha servido para encontrar versiones distintas en el seno del Gobierno. La congelación salarial de los empleados públicos "es algo que hay que estudiar", según la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que desmintió este jueves así a la vicepresidenta primera. 

De hecho, Carmen Calvo había apuntado que no irá a la negociación de los Presupuestos. "No. No está eso en la mesa. En la mesa está ya una fase interna de avance de una propuesta de Presupuestos Generales del Estado para la que estamos pidiendo a todo el arco parlamentario que ayude, cada cual con lo que puede", dijo.

Pero se ha encontrado con la teoría contraria. "Son muchas las necesidades; y los recursos, limitados", añadió Montero para abrir la posibilidad de la congelación. Ese camino también es el defendido por la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. "Es una opción que se está valorando, pero respecto de la cual no hay una resolución tomada todavía", sostuvo.

La ministra ha recordado que este cuerpo de trabajadores públicos ha experimentado una mejora de poder adquisitivo durante los últimos años, algo que desmienten los sindicatos. Dada la situación económica que se avecina como consecuencia de los efectos de la pandemia, el Gobierno está preparando diversos encuentros interministeriales para analizar cualquier escenario.

De momento, la noticia no ha sentado bien precisamente en los sindicatos. "Rechazamos la congelación salarial a los empleados públicos", explicó el presidente de CSIF, Miguel Borra. "Nos parece lamentable la filtración del Gobierno. No podemos olvidar que arrastramos una pérdida de poder adquisitivo desde 2010 que ronda el 20% y somos los que luchamos en primera línea contra la pandemia. No hay derecho a que nos enteremos por los medios de comunicación", sentenció.

Borra fue muy claro en este sentido. "Uno de los mitos que nos envuelve a los empleados públicos es la fijeza del puesto. Tenemos médicos mal pagados y que llevan de interinos 16 años", esgrimió durante una entrevista radiofónica en Cope. "En los últimos años hemos perdido entre el 13 y el 19% de ingresos en el sector público. Luego nos extrañamos de que no haya enfermeros".

Con todo, María Jesús Montero trató de calmar los ánimos. El Ministerio de Política Territorial y Función Pública, que es el competente al respecto, "aún no ha tomado ninguna decisión", dijo la también portavoz del Gobierno. "Tendremos que estudiar todas las posibilidades. El país se enfrenta a una situación económica muy complicada", derivada de una "caída de la recaudación", argumentó, consciente de lo impopular de la medida.

El sueldo de los funcionarios ha sido siempre un tema manido a la hora de hacer reformas. En el año 2010 el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero redujo el sueldo de los funcionarios un 5%, y los años sucesivos el salario quedó congelado bajo el mandato de Mariano Rajoy, que en 2012 retiró la paga extraordinaria de diciembre, que fue devuelta posteriormente. Más tarde, en 2018 y ya con la crisis superada, el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, alcanzó un acuerdo con los sindicatos para fijar subidas salariales hasta 2020 de entre el 6,1% y el 8,8% vinculadas al crecimiento y al cumplimiento del déficit.

Para 2020 quedó fijado un aumento del 2% más una variable de hasta el 1% en función del PIB y otro 0,3% de fondos adicionales

Mostrar comentarios

Códigos Descuento