Las acusaciones piden prisión para Lanza por asesinato en el segundo juicio del crimen de "los tirantes"

Rodrigo Lanza (d), procesado por la muerte de Víctor Laínez en el conocido como "caso de los tirantes", y su abogado Endika Zulueta (i) durante la repetición de su juicio que se celebra en la Audiencia de Zaragoza.
Rodrigo Lanza (d), procesado por la muerte de Víctor Laínez en el conocido como "caso de los tirantes", y su abogado Endika Zulueta (i) durante la repetición de su juicio que se celebra en la Audiencia de Zaragoza.
CEBOLLADA / EFE

El segundo juicio contra Rodrigo Lanza por la muerte violenta del zaragozano Víctor Laínez, ocurrida el 12 de diciembre de 2017, ha comenzado en la Audiencia Provincial de Zaragoza este lunes con una primera sesión en la que las acusaciones particular y popular han vuelto a pedir 25 años de prisión por asesinato, mientras que el abogado de la defensa, Endika Zulueta, ha considerado a Lanza "no culpable" de este cargo. El acusado declarará este martes.

El suceso tuvo lugar el 8 de diciembre de 2017 en un bar del casco histórico de la capital aragonesa y el juicio en la Audiencia Provincial se celebró en noviembre de 2019, pero el veredicto y la sentencia, que condenaba a Lanza a cinco años de prisión por homicidio imprudente, fueron recurridos por las partes y en marzo de este año el Tribunal Superior de Justicia los anuló y ordenó la repetición del juicio.

El Ministerio Fiscal y las acusaciones, tanto la particular como la popular -que ejerce Vox a través del diputado David Arranz-, han coincidido en pedir 25 años de prisión para el acusado, a quien consideran responsable de asesinato agravado por motivos ideológicos, mientras que la defensa, ejercida por el abogado Endika Zulueta, estima que no hubo delito en la actuación de Lanza y que en ningún momento tuvo intención de matar.

Zulueta ha explicado que Lanza reconoció que agredió a Laínez, pero que actuó porque la víctima llevaba una navaja con la que iba a atacarle y, por tanto, por un profundo temor a perder la vida, sin que tuviera influencia alguna la supuesta ideología política de la víctima. 

El relato de los hechos que defienden la acusación y el Minsterio Público es que Lanza entró en el bar y fue advertido por un amigo de la presencia de Laínez, de quien dijo que solía vestir unos tirantes con la bandera española, como los que, según la fiscal Ana Cabezas, la víctima llevaba ese día, y que tras intercambiar algunos insultos lo atacó de espaldas y le propinó un fuerte golpe en la cabeza, que le derribó, para seguir propinándole patadas y puñetazos en el suelo.

De "ejecución" ha calificado incluso los hechos el coacusador particular, José Luis Melguizo, que ha advertido al jurado de que Lanza "se propuso quitarle la vida" a Laínez, mientras que su abogado ha defendido que actuó motivado por el miedo, porque percibió que la víctima, de quien ha recordado que medía 1,90 y pesaba 120 kilos, tenía una navaja con la que pretendía atacarle.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento