Sánchez rehuye opinar sobre la imputación de Podemos: "Máximo respeto a la justicia"

Felipe VI y Sánchez, en Mallorca.
Felipe VI y Sánchez, en Mallorca.
EFE
Felipe VI y Sánchez, en Mallorca.
EFE

La actualidad no descansa y con España en plena crisis del coronavirus son muchos los asuntos a abordar. Todos ellos, o al menos la mayoría, los trataron este miércoles el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su tradicional despacho de verano, marcado este año por la distancia social y las mascarillas. Sánchez atendió a la prensa al término del encuentro y no entró a responder cuestiones sobre la imputación de Podemos -y su presunta caja b-, a pesar de la insistencia de la prensa. "Máximo respeto a la independencia del poder judicial", se limitó a decir.

Pedro Sánchez usó solo veinte segundos en responder las cuestiones sobre su socio de coalición, y mantuvo la distancia marcada en las últimas horas ante las noticias sobre la formación morada.

También se refirió el presidente del Gobierno al acuerdo con la FEMP. La remanente viene "a partir de una ley del PP", comentó, al tiempo que sostuvo hasta ahora "se impedía el uso de los remanentes y ahora se pasa al uso de las mismas para impulsar la recuperación".

"El cambio es abismal", expresó Sánchez ante los medio. "La voluntad de diálogo es con todas las administraciones", mantuvo, recordando que "ningún Gobierno se ha reunido más veces" por ejemplo con las comunidades autónomas. Ese sigue siendo el plan de Moncloa.

El presidente sigue con esa postura. "Mano tendida a los ayuntamientos, vamos a seguir negociando con ellos", añadió y celebró además que "se habilita por primera vez en años el uso de remanentes" y se crea "un fondo de 5.000 de euros" también novedoso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento