El PSOE guarda silencio por el caso Podemos mientras la oposición pide la dimisión de Pablo Iglesias

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (d), durante el pleno del Congreso.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (d), durante el pleno del Congreso.
Mariscal / EFE

"En política no se pide perdón, en política se dimite. Háganos un favor y cumpla. Dimita". Todas las miradas se centran en Pablo Iglesias ante la presunta caja b de Podemos. La oposición ya se ha lanzado contra el líder morado mientras el núcleo duro del PSOE guarda silencio. Las primeras palabras fueron del secretario general del PP, Teodoro García Egea, que le recordó al vicepresidente del Gobierno lo que dijo en un debate electoral en 2016. Entonces aseguró que dejaría su cargo si se abría "juicio oral" contra su partido por financiación irregular. Esas palabras ahora le pesan y el cerco sobre él se estrecha.

El titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, imputó a Juan Manuel del Olmo, secretario de Comunicación de Podemos y responsable de las campañas, así como un estrecho colaborador de Pablo Iglesias, además de al tesorero y la gerente del partido, Daniel de Frutos y Rocío Esther Val, respectivamente.

También desde Ciudadanos reaccionaron ante este caso. "Se acumulan las irregularidades sobre Podemos y Pablo Iglesias no da explicaciones. En vez de atacar tanto a la Jefatura del Estado, el vicepresidente segundo debería comparecer en el Congreso como ha pedido Cs", expresó el portavoz naranja, Edmundo Bal, quien añadió que Podemos "no están por encima del bien y del mal".

"Hoy son todo lo que criticaban", comentó por su parte el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, que recordó que el partido morado decía que "eran la gente" y que "luchaban contra la casta y la corrupción". En este sentido, fue muy rotundo: "Quien les crea, que les vote".

De momento, desde donde se guarda silencio es desde Ferraz. Con Sánchez de vacaciones, el PSOE se mantiene al margen de los movimientos judiciales que implican al socio menor de la coalición, aunque son conscientes de que estos pueden desgastarles también a ellos y por ende al Gobierno. Eso sí, prefieren esperar acontecimientos.

La mayor dureza, con todo, llegó desde Génova. "Cuando la incoherencia, el populismo barato y la hemeroteca destrozan al incompetente Pablo Iglesias. Se ponen morados sí, pero de tragarse sus propias palabras", sostuvo el PP, recordando lo que dijo Iglesias sobre Rajoy y la trama Gürtel.

Es más, el PP han difundido en redes sociales el vídeo con las propias palabras que desde la tribuna del Congreso Iglesias espetó a Mariano Rajoy, tras leer las declaraciones del entonces jefe del Ejecutivo asegurando que él "no sabía nada" y "jamás" conoció financiación ilegal ni se ocupó de los asuntos económicos del PP. A su entender, Rajoy no negaba los hechos sino que negaba conocerlos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento