Garzón achaca el batacazo de Unidas Podemos a la falta de implantación y alerta: "Venimos mermando desde 2016"

  • IU pide no fiar todo a la acción del Gobierno central: "Necesitamos mucho más que una buena gestión gubernamental".
  • La federación considera prioritario "construir organización" en el territorio y admite que la "división" y el "enfrentamiento interno" han perjudicado a Unidas Podemos.
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, durante el acto de la coalición de Elkarrekin Podemos-IU en Bilbao a 6 de marzo de 2020.
El líder de IU, Alberto Garzón, el pasado marzo en un acto de Elkarrekin Podemos.
H.Bilbao - Europa Press

Unidas Podemos comienza a hacer la "autocrítica" anunciada el domingo por Pablo Iglesias, y ha sido su pata más pequeña, IU, la que ha empezado a exponer las razones que, a su juicio, explican el "grave retroceso" sufrido en las elecciones autonómicas de Galicia y País Vasco. Para la federación liderada por Alberto Garzón, el desplome se explica por la falta de "implantación territorial" y "las imágenes de división y enfrentamiento interno" de los últimos años.

IU es consciente de que el batacazo, es serio, y a través de un comunicado la federación llama la atención sobre el hecho de que "el espacio de Unidas Podemos viene mermando desde 2016". "Más allá de las importantes particularidades de esta doble jornada electoral, necesitamos acometer los cambios que estimemos oportunos desde la reflexión colectiva para avanzar hacia un espacio más útil para la mayoría social", apunta Garzón.

La crisis del coronavirus "ha supuesto un incremento de la incertidumbre y de la crispación, alimentada por una derecha que aprovechó la pandemia mundial para desplegar toda su artillería de manera irresponsable y hasta límites inimaginables", y es "en este contexto de cansancio respecto a la política estatal" cuando "se ha producido un repliegue en torno a opciones nacionalistas/regionalistas que han sido capaces de ofrecer certezas y garantías desde el apego territorial". 

Pero eso, sostiene Garzón, obliga a Unidas Podemos a analizar sus propias "debilidades", y no puede fiarse la acción de la coalición a su papel en el Gobierno central, alerta. "Debemos ser capaces de ganarnos la confianza de la ciudadanía y, para ello, necesitamos mucho más que una buena gestión gubernamental. Nuestro proyecto político necesita fortaleza organizativa, implantación territorial y vínculos sociales para que sea un proyecto realmente útil", avisa IU, que califica de "imprescindible la inversión de recursos y esfuerzos para construir organización".

Esta tarea, fundamentalmente, corresponde a Podemos, que tiene unas estructuras mucho más frágiles que IU especialmente en las zonas rurales y menos pobladas, donde está ausente en gran cantidad de municipios. La federación justifica esta carencia señalando que "la agenda electoral frenética, propia de una crisis política sin precedentes, ha dificultado la tarea de apertura social y profundización democrática de Unidas Podemos", pero pide "al conjunto de organizaciones compañeras" que solucionen el problema.

La apuesta por la coalición se mantiene

Eso sí: para IU, la alianza con Podemos es innegociable y no debe ponerse en cuestión. "Sería errónea cualquier propuesta que consistiera en un repliegue identitario con tentación partidista. Como comprobamos en el ciclo electoral de 2019 con varios intentos a nivel estatal, las divisiones son penalizadas por la ciudadanía progresista y no representan una alternativa", considera Garzón, que señala que "la unidad es necesaria especialmente en momentos difíciles".

También debe mantenerse, sostiene IU, el Gobierno de coalición. "Es necesaria una profundización de su agenda transformadora para agilizar los cambios necesarios que demuestren que es posible gobernar de otra manera", sostiene Garzón.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento