El robot-camarero que evita la Covid en un restaurante chino de Madrid

El robot, que tiene un coste de 10.000 euros, se llama Cacahuete.
El robot, que tiene un coste de 10.000 euros, se llama Cacahuete.
Jorge Paris
El robot, que tiene un coste de 10.000 euros, se llama Cacahuete.
Jorge París

Nada más entrar al restaurante Buen Gusto, situado en el número 60 del Paseo de Santa María de la Cabeza (Arganzuela, Madrid), lo primero que ven los clientes es una foto a gran escala de los dueños del local de comida china con el rey emérito, Juan Carlos I.

Sin embargo, esa imagen no es lo más llamativo del lugar, del que destacan unos acabados similares a la decoración de cualquier sala en la que se celebran banquetes de bodas. Lo que más llama la atención es un robot camarero que fue pionero en la ciudad hace un año y que ahora gana importancia porque permite al local tener "cero contacto" con los clientes, algo que da mucha confianza al consumidor, bombardeado desde hace semanas con la necesidad de mantener una distancia social suficiente para no contagiarse de coronavirus.

Fabricado en China, país donde comenzó la pandemia, tiene un coste de 10.000 euros, pero sus funcionalidades y su peculiaridad "bien merecen ese precio", según dicen los responsables del restaurante. "La idea que teníamos era la de modernizar el local, lo trajimos de China y llamó mucho la atención hace un año, pero ahora con el coronavirus su valor es doble", explica a 20Minutos Susi, encargada del local.

En una larga conversación, incide en la importancia de que los trabajadores tengan cada vez menos contacto con los clientes, para lo que Cacahuete, como le llaman, es esencial. Además, es capaz de mantener una pequeña conversación cuando lleva los platos. Lo único que pide a cambio es que le toquen la cabeza como símbolo de agradecimiento. También se atreve a decir "cariño" y a pedir permiso si algún transeúnte se cruza con él. Además, lleva una banda sonora incorporada a elegir.

"Nosotros hacemos la comida en la cocina, dejamos los platos en las tres bandejas que tiene el robot y que pueden soportar 10 kilos y le decimos a qué mesa tiene que ir", continúa la encargada, que también recalca el "buen tándem" que hacen los camareros con él y lo que gusta a los clientes nuevos y a los de toda la vida.

Lucio, por ejemplo, dice que lleva viniendo al restaurante desde que se inauguró "hace unos 30 años" y que prefiere que esté Cacahuete. "Yo pondría un par de ellos", asegura riendo. Su hijo Juan recuerda que la gente "tiene un poco de miedo al contacto físico por el tema de la Covid-19 y que, si desinfectan el robot con cada uso, es una inversión perfecta".

Con todo, parece que los robots jugarán un papel clave en un futuro poscovid en el que la vacuna tardará en llegar algunos meses más. En México, por ejemplo, ya utilizan uno en supermercados y centros de ocio que es capaz de detectar el virus.

Mediante una conversación con el paciente, puede llegar a saber si tiene la Covid gracias a determinadas preguntas, además de que tiene la suficiente tecnología como para medir la temperatura y el oxígeno en sangre.

"No hay duda de que es una herramienta súper útil", continua asegurando Susi, que cuenta que en China robots como Cacahuete son de lo más habitual en todo tipo de establecimientos.

Es más, uno similar fue el encargado de alimentar durante semanas a más de 200 de pacientes que se aislaron en un hotel de la ciudad de Hangzhou cuando en el país asiático más azotaba la pandemia, que dieron por controlada pero que, sin embargo, no termina de ser vencida por determinados rebrotes que han obligado a volver a acometer ciertos confinamientos.

Otras máquinas que luchan contra el coronavirus

- RoomieBot. Es un robot mexicano que es capaz de medir la temperatura y el oxígeno en la sangre, además de interactuar verbalmente con pacientes para identificar los síntomas de la Covid-19.

- SúperRobot 10. De él disfrutan en los laboratorios de cuatro de los hospitales más importantes de España después de importarlo desde China. Su función es analizar masivamente pruebas PCR.

- Una nueva roomba. Este tipo de robot es invento de una empresa danesa que desarrolló un paquete de algoritmos para que esta máquina sea capaz de desinfectar salas de forma autónoma gracias a su luz ultravioleta.

Casos reales

Susi: "Podemos asegurarle al cliente que haya cero contacto"

Susi, encargada del restaurante Buen Gusto.
Susi, encargada del restaurante Buen Gusto.
Jorge Paris

Susi es la encargada del restaurante Buen Gusto, primer local madrileño que tuvo un robot. Lo compraron hace un año, dice, para "modernizar" el negocio, pero ahora sirve para extremar las medidas de sanitarias, pues el "tándem" que forma con los cocineros provoca que no haya ningún tipo de contacto con los clientes, que suelen sorprenderse.

Juan y Lucio: "Si por mi fuera, compraría dos, es súper práctico"

Lucio, cliente histórico del restaurante Buen Gusto.
Lucio, cliente histórico del restaurante Buen Gusto.
Jorge Paris

Lucio lleva viniendo al restaurante "desde que lo inauguraron" hace 30 años y es un asiduo del local. También lo hace su hijo Juan. Cacahuete, como se llama el robot, ya es casi como un amigo, dicen bromeando. En su opinión, además de "llamativo", la máquina sirve para atraer comensales que tengan miedo al contacto físico y al contagio. Por ello, ambos incrementarían la flota.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento