Vigilantes de seguridad privada velarán por la separación entre viajeros en transportes públicos

La estación de Atocha ve reducida su afluencia de viajeros por el confinamiento
Imagen de la estación de Atocha de Cercanías en Madrid durante el confinamiento.
EUROPA PRESS

Vigilantes de seguridad privada serán los encargados, a partir del próximo lunes, de velar por el mantenimiento de las distancias mínimas entre los viajeros el transporte público, en coordinación con la Policía Nacional.

Así consta en las directrices que la Dirección General de la Policía ha enviado a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana y a las Jefaturas Superiores de Policía ante la reanudación, la próxima semana, de la actividad económica no esencial.

"Los vigilantes de seguridad velarán por la distribución y separación conveniente entre los viajeros en los accesos, andenes e interior de los medios de transporte referidos", señalan las directrices.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado este sábado un refuerzo de los efectivos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado (CFSE) en estaciones de Cercanías, Metro y nodos de transporte, para repartir mascarillas a los usuarios pero también "para seguir protegiendo la salud".

Según las directrices concretas, lo que requerirá la nueva situación es "evitar aglomeraciones en las estaciones de trenes y terminales de autobuses, esencialmente en las de cercanías de trayectos interurbanos", "asegurar el adecuado flujo de viajeros tanto en los andenes como en los vagones y autobuses", "cumplir con las medidas de salud pública, con el necesario distanciamiento de seguridad interpersonal" y "cumplir con la limitación de la circulación de las personas".

Para ello, la Dirección Adjunta Operativa señala que serán necesarias instrucciones para intensificar "los cometidos desarrollados por las Unidades de Seguridad Ciudadana" y articular "canales de comunicación y coordinación con las empresas de seguridad privada por parte de la Unidad Central de Seguridad Privada y sus servicios periféricos".

Cooperación entre la Policía y la seguridad privada

Ahí incluye expresamente el Programa Red Azul de colaboración entre la Policía y la seguridad privada y añade que se establecerán, "en su caso, el refuerzo de los servicios, procedimientos y medidas de colaboración necesarias". En este punto, precisa que la tarea de los vigilantes privados será velar por que se mantienen las distancias.

Las medidas, concluye el texto, se harán extensivas al resto de servicios de transporte público colectivo de competencia autonómica y municipal, es decir, Metro y autobuses urbanos e interurbanos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento