Ya hay supermercados en España que toman la temperatura a los clientes para controlar el coronavirus

Un empleado de un supermercado de Torrevieja controla la temperatura a los clientes antes de entrar.
Un empleado de un supermercado de Torrevieja controla la temperatura a los clientes.
EFE
Un empleado de un supermercado de Torrevieja controla la temperatura a los clientes.
EFE

Un supermercado de Torrevieja (Alicante) toma la temperatura corporal antes de entrar a todos los clientes, la mayoría británicos, alemanes, noruegos y españoles de avanzada edad a los que se intenta dar confianza y proteger de la pandemia del coronavirus

Un empleado del establecimiento, de la cadena Unide y situado en la calle Mayor de la pedanía torrevejense de La Mata, lleva puesto un equipo de protección individual (EPI) blanco con mascarilla y aguarda en la puerta a cada comprador un termómetro infrarrojo para tomar la temperatura. 

El dueño del supermercado, Joaquín Manuel Sánchez Leal, ha explicado a EFE Televisión que los clientes están "agradecidos" por esta medida que protege tanto a la plantilla de diez trabajadores como, sobre todo, a los usuarios de esta zona muy habitada por mayores europeos que buscan buen clima y vivir muy cerca del mar. 

"Los clientes lo ven estupendamente, incluso hay gente que viene a diario a que le tomemos la temperatura sin comprar", ha relatado el propietario entre risas antes de insistir, más serio, que los usuarios "se lo están tomando muy bien". 

"La clientela es mayoritariamente pensionista. Ingleses, alemanes, noruegos... gente mayor que vive sola y que tiene o no hijos, pero sin que éstos puedan tener contacto" a causa del coronavirus, por lo que este control les da "confianza" a la hora de adquirir sus productos diarios para casa. 

Tres clientes rechazados

Durante las últimas tres semanas, únicamente se ha denegado la entrada a tres compradores porque presentaban unos 38 grados de fiebre. Este supermercado aplica esta medida de protección desde el lunes 16 de marzo, el primer día hábil después de la declaración del estado de alarma del Gobierno, porque Sánchez Leal ya se había provisto de los equipos y del material adecuado. 

Lo había hecho tras escuchar por televisión las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que le hacían ver que era de "sentido común" lo que iba a ocurrir: "Actué de esta forma porque vi lo que pasaba con mis 'vecinos' chinos e italianos, y sabía que iba a llegar aquí". 

El establecimiento ha colocado una bandera española con un crespón negro por los "caídos de todo el país" por la pandemia, una situación "que no nos merecemos".

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento