Sánchez mira a Barcelona frente a la hostilidad de Madrid y recupera con Colau el convenio capitalidad cultural

Pedro Sánchez y Ada Colau reunidos en el Ayuntamiento de Barcelona.
Pedro Sánchez y Ada Colau reunidos en el Ayuntamiento de Barcelona.
ACN

Frente a la hostilidad del Ayuntamiento del Madrid, gobernado por el PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox, el presidente del Gobierno mira a Barcelona. Pedro Sánchez y la alcaldesa de la ciudad. Ada Colau, han firmado este viernes un acuerdo de capitalidad cultural y científica que recupera el convenio que puso en marcha en 2010 el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y que después fue olvidado por el Gobierno del PP.

"Vamos a recuperar la comisión interadministrativa con un compromiso muy concreto, recuperar el convenio de capitalidad cultural y científica de Barcelona, recuperando este acuerdo que existió en la época de Zapatero", ha anunciado Colau en una comparencencia junto a Sánchez en el Ayuntamiento de Barcleona, en la uqe también ha aprovechado para pedirle celeridad en el cumplimiento del pacto de Gobierno con Unidas Podemos por lo que respecta a medidas para regular los alquileres.

"España necesita muchos más entornos de crecimiento, desarrollo y polos de atracción de progreso", ha afirmado Sánchez, que ha alabado a "una gran ciudad como Barcelona" y ha considerado "esencial" recuperar el convenio de capitalidad "porque teneos desafíos que abordar, como la emergencia climática, la digitalización, el turismo, la política de vivienda, la inclusión social o la movilidad sostenible".

"Todo eso vamos a tener en ese espacio que se creó con una Administración progresista y fue desactivada por una concepción de país muy distinta", ha dicho Sánchez en alusión a los gobiernos de Mariano Rajoy.

El compromiso de recuperar el "convenio de capitalidad cultural y científica de Barcelona" contempla la financiación por parte del Estado de "grandes infraestructuras y proyectos culturales y científicos" porque se reconocía la "singularidad de Barcelona y sus instituciones culturales como instituciones claramente con vocación de serlo para el conjunto del Estado" y se detallaba la participación del Gobierno central en sus grandes proyectos. Sin embargo, tanto Sánchez como Colau han lamentado este viernes que esta colaboración quedó "rota" con los Gobiernos del PP y han acordado retomarla.

Según han firmado, quieren "recuperar e intensificar la relación sociocultural del Estado con la ciudad de Barcelona", mediante un convenio que estará dotado con una cifra económica en torno al último que se firmó, en 2010.

Además, Sánchez ha comprometido el apoyo del Gobierno para que se celebre en Barcelona la III Conferencia Internacional de Educación Superior de la UNESCO y estrecharán sus lazos con la convocatoria de la Comisión de Colaboración Interadministrativa.

Regular el alquiler

Además de colaboración entre Gobierno y Ayuntamiento, Colau ha aprovechado su reunión con Sánchez y la comparecencia posterior de ambos ante la prensa para recordarle sus compromisos en materia de alquiler, plasmado en un documento con Unidas Podemos en el que se comprometen en regular los precios.

"Como alcaldesa, de las cosas que más me preocupan es la vivienda, la regulación de los alquileres", ha dicho Colau, exactivista de la PAH, que ha pedido al presidente que trabaje para "cuanto antes poder plasmar en un borrador" estas medidas. "Barcelona está dispuesta a colaborar para que este compromiso lo podamos llevar a la práctica cuanto antes", ha asegurado.

A su lado y sin dar demasiados detalles, Sánchez ha afirmado que "nosotros estamos dispuestos a actuar en el mercado de la vivienda, a que la política de vivienda, de alquiler, no sea una barrera insorteable para muchos colectivos en muchas ciudades".

"El Gobierno de España va a cumplir efectivamente con lo que hemos pactado", ha aseverado Sánchez.

Reunión con Torra y agenda en Barcelona 

La reunión entre Sánchez y Colau se circunscribe en la agenda de dos días en Barcelona que el presidente inició este jueves con un encuentro en la sede de la Generalitat con el presidente catalán, Quim Torra, con quien acordó constituir este mes de febrero la Mesa de diálogo entre gobiernos para dar salida a la "crisis política" en Cataluña.

Si el encuentro con Torra era la cita principal, a su término Sánchez aún tenía programadas otras seis reuniones, con actores económicos catalanes y también, a final de la tarde de este jueves, con la ejecutiva del PSC, en formato extendido, con alcaldes y alcaldesas de las principales ciudades catalanas gobernadas por socialistas.

Antes, después de ver a Torra, Sánchez se reunió con los representantes en Cataluña de UGT y CCOO, con los que abordó la situación del sector automovilístico, en especial de las factorías de Nissan, Renault y Seat, con cuyos directivos Sánchez se reunió el mes pasado en el Foro Económico de Davos. El presidente también se vio con representantes de Barcelona Global, una entidad privada que agrupa emprendedores, centros de investigación o universidades de la ciudad, a los que trasladó "todo el apoyo del Ejecutivo" y el compromiso con la ciencia, la digitalización y la transición ecológica.

También este jueves, Sánchez se reunió con PYMEC, la organización catalana de pequeñas y medianas empresas, donde se habló de reforzar la Formación Profesional, de fiscalidad, lucha contra la morosidad y cooperativas agrarias.

Después de su encuentro con Colau, Sánchez se reunirá con la patronal catalana, Foment del Treball, y después con la presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín, con la que cerrará su visita a la ciudad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento