Atentados del 11-S
Momento del segundo impacto contra las Torres Gemelas, en Nueva York, en los atentados del 11 de septiembre de 2001. Robert / Flickr / Wikimedia Commons

El portal de vídeos online YouTube vinculó este lunes por error la cobertura que grandes cadenas de televisión estaban dando del incendio que consumía la catedral de Notre Dame de París con información sobre los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

La propia compañía admitió el error —puesto que se trata de dos eventos sin vínculo aparente alguno, ya que por el momento se desconoce la causa del incendio—, actuó para que las menciones al 11-S dejasen de vincularse a la cobertura de París, y achacó lo ocurrido a "una mala decisión" de los algoritmos.

"Estos paneles [en referencia a la información sobre los ataques terroristas del 11-S] son decididos mediante algoritmos y nuestros sistemas a veces pueden tomar la decisión errónea. Hemos desactivado los paneles para las narraciones en vivo vinculadas al incendio", indicó YouTube en un comunicado.

"Contra la desinformación"

Los "paneles" que aparecieron en YouTube durante los primeros minutos de la cobertura del incendio por parte de cadenas televisivas como CBS News, NBC News y France 24 enlazaban la narración con la entrada en la Enciclopedia Británica de los ataques terroristas de Al-Qaeda en Nueva York y Washington.

Estos paneles son una herramienta que el portal de vídeos usa con el propósito de "combatir la desinformación" online, ya que se activan automáticamente durante las narraciones en vivo y, si funcionan correctamente, ofrecen al internauta contexto para poder comprender mejor lo que está viendo.

Sin embargo, en el caso de este lunes, el error del algoritmo podría haber llevado a la conclusión de que el fuego de Notre Dame es intencionado o fue causado por un atentado, una posibilidad que por el momento ninguna autoridad ha puesto tan siquiera sobre la mesa.

El incendio de Notre Dame se declaró este lunes poco antes de las 19.00 hora local (17.00 GMT), después del cierre del monumento al público, y en las tareas de extinción participaron más de 400 bomberos, 18 cañones de agua y medios aéreos y acuáticos desde el cercano río Sena.