Imagen de la valla de Ceuta
Imagen de la valla de Ceuta. PEDRO ARMESTRE/SAVE THE CHILDREN

El Ministerio del Interior no ha empezado todavía a retirar las concertinas de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla con Marruecos, según han confirmado fuentes de este departamento, desde el que han precisado que los estudios acerca de cómo se acometerá la sustitución no han finalizado por el momento.

En un principio, Interior tenía previsto iniciar en la última semana de febrero o la primera de marzo su sustitución, teniendo en cuenta que el ministro, Fernando Grande-Marlaska, marcó como prioridad retirar las concertinas por unos medios "menos cruentos" que garanticen "igual o más seguridad" en la frontera. Las concertinas son unos alambres equipados con cuchillas cortantes instalados en las vallas fronterizas desde el año 2005, bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Posteriormente, el ministro concretó que solo se retirarían las concertinas de "las zonas más vulnerables", es decir, las que han sido objeto de mayores intentos de salto. La alternativa será elevar un 30% la altura de la valla precisamente en esos puntos más sensibles a los saltos hasta situarla en los 10 metros, al tiempo que se coronará con elementos que dificultarán el salto pero sin ser "lesivos

Finalización del proyecto

Fuentes de Interior matizan que todavía no se han terminado los estudios preliminares que está realizado la empresa pública Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (ISDEFE). Interior le encargó el análisis con el objetivo de reforzar y modernizar las infraestructuras de seguridad de los perímetros fronterizos entre España y Marruecos.

De hecho, por el momento no está adjudicada la empresa que llevará a cabo los trabajos para la retirada de las cuchillas, ya que será el propio análisis el que determinará qué empresa es la más acorde para realizarlos, tal y como apuntan fuentes de la Delegación del Gobierno en Ceuta. Fuentes de Interior no dan un nuevo plazo ni precisan si la retirada de las concertinas tendrá lugar antes del 28 de abril, día en el que están convocadas las elecciones generales.

En cualquier caso, la previsión es que el proyecto completo quede finalizado dentro del año 2019, por lo que la culminación de esta medida prioritaria del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska dependerá del Ejecutivo conformado tras estos comicios.

Refuerzo y modernización

En declaraciones a los periodistas este lunes, el ministro Grande-Marlaska, ha recalcado que "ya está en el trámite la aprobación de la modificación perimetral, en la redacción final del proyecto, y seguidamente se procederá a la licitación, porque también lleva la colocación de unas cámaras de seguridad o un centro de control". "Queremos tener una frontera del siglo XXI y no del siglo XVII", ha concluido.

El ministro se ha manifestado así tras ser preguntado por las críticas a las concertinas que el Papa Francisco expresó en una entrevista en Salvados. Asimismo, ha hecho hincapié en que el Gobierno "ya ha acordado retirarlas estableciendo un perímetro de valla mucho más seguro pero incruento".

El Papa Francisco reconoció que lloró al ver una concertina como las que hay en las vallas de Ceuta y Melilla para evitar la entrada de migrantes. Durante la entrevista, el Pontífice recibió la concertina de manos del presentador Jordi Évole.

Meses después de anunciar su intención de quitar las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla, en enero de 2019 el Consejo de Ministros aprobó un plan de infraestructuras de seguridad del Estado en el que se contempla el refuerzo y modernización de las fronteras en las ciudades autónomas, proyecto que conlleva la sustitución de las cuchillas.