La boina de contaminación sobre Madrid, a vista de pájaro
La boina de contaminación sobre Madrid, a vista de pájaro JORGE PARIS

La Comunidad de Madrid revisará el Plan Azul+, su estrategia para reducir la contaminación atmosférica. Según un informe de la Consejería de Medio Ambiente al que ha tenido acceso 20MINUTOS.ES, el Ejecutivo pretende incorporar 12 medidas a este compendio de medio centenar de iniciativas aprobado en 2014. De las ya existentes, además, se ampliarán 26.

En total, una de cada tres propuestas nuevas o modificadas incidirá en un solo sector: el tráfico rodado, la principal fuente tóxica que alimenta día tras día la boina que tiñe el cielo metropolitano. Así, se renovará el presupuesto para incentivar o financiar la modernización eco de taxis, autobuses, coches oficiales o las furgonetas y camiones que usan determinados profesionales autónomos.

Plan para Guadarrama

En paralelo, el equipo del saliente Ángel Garrido fía la descarbonización del vehículo privado -uno de los retos ambientales más acuciantes- a la puesta en marcha de otra remesa de ayudas para la compra de turismos eléctricos y la instalación de puntos de recarga, dos líneas de crédito con escasa dotación hasta ahora. En este sentido, se incluye un "proyecto piloto" para edificar una electrolinera.

Por otra parte, la Comunidad apuesta por la "promoción de herramientas de flexibilidad temporal y espacial en empresas" que escalen las emisiones, por ampliar la red de aparcamientos disuasorios (algo sucesivamente comprometido) y por negociar con las empresas del ramo y los ayuntamientos la expansión de las plataformas de carpooling y carsharing (vehículos compartidos y multiusuario, respectivamente) a nuevos municipios. En cuanto a grandes obras, se insiste en la habilitación de carriles bus vao "en las principales vías de acceso a la capital", algunos, largamente reivindicados ante el Gobierno central. 

A falta de concreción, entre las etrictas novedades que se agregan a la estrategia, el documento esboza un proyecto de movilidad para el parque nacional de Guadarrama, "modificaciones legales en la normativa urbanística", planes de reforestación, aumentar los suelos agrícolas capaces de depurar gases o "promover" el uso de fuentes alternativas en los polígonos.

A contrarreloj

De momento, el listado es solo un borrador y el calendario juega en contra. La tardía actualización estaba prevista en la propia estrategia y aparecía, también, en el acuerdo de legislatura con Ciudadanos de 2015. Pero, para que entren en vigor, el borrador de Medio Ambiente deberá ser aprobado por el Consejo de Gobierno de los martes y, si se desea sortear los venideros vaivenes políticos, eso tendrá que ocurrir antes de las elecciones de mayo. "El final de la legislatura no debe marcar la agenda en calidad del aire", aseguran desde el departamento del consejero Carlos Izquierdo.

Si se cumplen esos tiempos, las nuevas medidas (algunas de ellas se han modelizado en la Universidad Politécnica) apenas tendrán un año para traducirse en órdenes, decretos o leyes con financiación suficiente, pues el mandato de la estrategia caduca en 2020. Luego, un nuevo gabinete deberá plantearse otros objetivos verdes para la siguiente década o replantear los incumplidos, algo que ya apuntó el pasado viernes la candidata del PP para mantener el poder, Isabel Díaz Ayuso, en la presentación de un nuevo punto de su programa.

Lo cierto es que esta revisión ahonda en un modelo de gestión ecológica que dista de otros de transformación urgente como el que reclama parte de la oposición o exige los últimos viernes el denominado 15M verde en docenas de países. La Comunidad, por ejemplo, descarta alentar con medidas de acompañamiento la estrategia del Ayuntamiento de Madrid en movilidad, cuyo mayor exponente, Madrid Central, recurrió en los tribunales. Tampoco hace mención al anunciado refuerzo del protocolo anticontaminación regional que, a diferencia del del Consistorio, no se ha llegado a aplicar nunca pese a haberse notificado episodios nocivos para la salud más allá de las fronteras capitalinas. Aunque su endurecimiento es "un avance necesario", aún debe pasar por la mesa de la Sección de Calidad del Aire, que reúne a los organismos implicados. Para eso, no hay fecha.

Consulta aquí más noticias de Madrid.