Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid.
Aguado aspira a multiplicar la bancada naranja en la Asamblea. JORGE PARIS

Ignacio Aguado (Madrid, 1983) aspira a liderar la papeleta naranja en las próximas elecciones autonómicas del 26 de mayo. Tras cuatro años como puntal del PP en sus momentos críticos, confía ahora en que las urnas le otorguen algo más que el papel de bisagra. Primero, eso sí, deberá enfrentarse a unas primarias que el partido ha ido postergando y que, pese a la inminencia de las generales, siguen sin fecha. "Me siento respaldado por Rivera", despeja sobre los rumores sobre su candidatura. Tanto, que ya prepara su programa: plan a diez años de movilidad, "revolucionar" las oficinas de empleo, crear la figura del denunciante de la corrupción y obligar a Renfe a indemnizar cada la impuntualidad de Cercanías. Defiende como "síntoma de libertad" llevar la bandera LGTBI a la manifestación de Colón con Vox y Falange, una decisión muy cuestionada por los colectivos, que tampoco terminan de fiarse de su propuesta para convertir el Orgullo en fiesta de interés turístico. "Cuando le das un premio a alguien, lo lógico es que lo quiera", lanza.

Ya hay convocatoria electoral. ¿Satisfechos?
Llega tarde. Pedro Sánchez tenía que haberlo hecho después de la moción de censura, como prometió. Llegó a la Moncloa mintiendo y se va igual, diciendo es por el interés general cuando es estrategia.

Hará campaña para las autonómicas en plena resaca de las generales. ¿Cs hablará de Cataluña o de los asuntos madrileños?
Si hay una cosa buena de cómo encajan las dos elecciones es que, a partir del 28 de abril, vamos a tener un mes para hablar exclusivamente de autonómicas y municipales. Los partidos tendrán que retratarse y decir qué proyecto tienen.

¿Y cuál es el suyo?
Hay tres propuestas prioritarias. Primero, revolucionar las oficinas de empleo, que absorben millones de euros cada año sin resultados. Queremos convertirlas en lugares en los que entras con un currículo y sales con un trabajo. El segundo objetivo es poner en marcha un plan de movilidad a diez años donde hablemos de contaminación o intermodalidad. El tercer pilar será la figura del defensor del denunciante de corrupción en la administración que han rechazado PP y PSOE, algo esencial para erradicarla.

"Es tarde: Sánchez tenía que haber convocado las elecciones tras la moción"

¿Y el compromiso de puntualidad en Cercanías que habían anunciado?
También. Queremos que Renfe se haga cargo de pagar a los usuarios indemnizaciones por impuntualidad de más de 15 minutos.

Todas las encuestas les dan más escaños pero ninguna mayoría absoluta. ¿A quién descarta de los pactos?
Es complicado que haya mayoría absoluta en cualquier parte de España porque el bipartidismo se ha roto y surgen más alternativas. A partir del 26 de mayo, yo voy a hablar con todas la fuerzas políticas que obtengan representación. Pero una cosa es hablar y otra, formar gobiernos. Yo creo que Madrid no necesita extremos para llegar ser la región más próspera de Europa. Solamente desde el centro se puede poner en marcha un paquete de reformas. No formaré gobiernos con los extremos.

¿Quiénes son esos extremos? ¿Vox?
Los que se sitúan más a la derecha de todos los demás o más a la izquierda. Los que tienen planteamientos más radicales. No sabemos si va a entrar Vox o no. Lo que sabemos es que a la izquierda del PSOE está Podemos y que, si surge una fuerza a la derecha del PP, ocupará uno de los extremos.

El PP cree que ustedes pactarán con el PSOE y con la ‘izquierda amable’ de Íñigo Errejón, como la calificó Pablo Iglesias.
No hay nada de amable en esa izquierda de principios del siglo XX que hace cuatro días defendía el régimen chavista. No quiero su modelo, antagónico, con sociedades cerradas y no abiertas como la que defendemos. Voy hacer todo lo que esté en mi mano para que los madrileños no apuesten por los extremos. Y, desde luego, si a partir del 26 de mayo tengo la posibilidad de evitar que Errejón sea presidente de la Comunidad de Madrid, lo voy a hacer.

¿Pactando con Vox?
H
aré todo lo que esté en mi mano para evitar que Errejón sea presidente. Respecto al PSOE, con el que pacta históricamente es con el PP: en contra de eliminar aforamientos, de impedir que seas alcalde y diputado al mismo tiempo...

¿Qué opina de Isabel Díaz Ayuso, del PP, la última candidata en confirmarse?
Hemos tenido el trato de ser compañeros en la Asamblea pero no he podido conocerla personalmente demasiado. Todavía no hemos tenido tiempo de intercambiar opiniones políticas. He participado en tres debates a los que ella ha decidido no asistir. Imagino que en algún momento veremos lo que puede aportar, pero la veo muy desaparecida, la verdad.

"Haré todo lo que esté en mi mano para evitar que Errejón sea presidente"

¿Va a tirar del ticket con Begoña Villacís?
Llevamos toda la legislatura trabajando juntos. Es un ticket que no desagrada a los madrileños, todo lo contrario. 

Lo pregunto porque no sé si teme que, al final, le conviertan en moneda de cambio en una negociación con el PP que haga que ella se quede con la Alcaldía a cambio de que usted renuncie y haga presidenta a Ayuso, por ejemplo.
Eso se soluciona fácil: ganando en los dos sitios. 

Por cierto, ¿cuándo van a ser sus primarias? 
Están sin convocar. Serán a finales de febrero o principios de marzo. Confío en que antes de la segunda semana de marzo esté todo resuelto en toda España.

Se ha llegado a especular que, si se demoraban tanto, es por no estar segura su candidatura.
Bueno, yo me voy a presentar y con eso es suficiente. Cuento con el apoyo de miles de afiliados y compañeros importantes del partido.

¿Y con el de Albert Rivera?
Todos los días. Tengo buena relación, como compañeros, una amistad. Hablamos todas las semanas y siento su apoyo desde el principio. Apostó por mí cuando yo venía del sector privado y con la crisis de Cifuentes.

Usted dijo que ficharía a independientes para su equipo. ¿Y si el partido ficha a alguno, pero para sustituirle?
No lo temo. Lo que yo quiero es rodearme de gente mejor que yo. Llevamos meses intentando atraer talento. Está complicado, tal y como está la política, pero tenemos ya algunos nombres.

¿Llevarán a la Fiscalía las conclusiones de la comisión de corrupción, que apuntan a Esperanza Aguirre?
Sí, si hay indicios de delito, aunque algunos asuntos ya están en la Justicia. Es una comisión que ha merecido la pena, porque, a pesar del intento del bloqueo del PP, han desfilado docenas de personas. Como consecuencia, Aguirre dimitió a las 24 horas de comparecer, Ignacio González a menos de dos meses... Lo más útil es extraer conclusiones para reformar las leyes y evitar que vuelva a ocurrir, como con el Canal de Isabel II.

¿Y qué hay de las responsabilidades? El dictamen denuncia las de políticos en activo como la consejera de Economía, Engracia Hidalgo. ¿Pedirá su dimisión?
No está previsto.

¿Qué legado deja de cuatro años de apoyo al PP?
Conseguimos acabar con 20 años de mayoría absoluta, y eso ha condicionado todo: ya no es su cortijo, la Asamblea tiene fuerza. Firmamos un acuerdo de investidura que les ha impedido volver por sus fueros. Hemos bajado las tasas universitarias, blindado el Canal, la ley de gratudidad de libros de texto, de las escuelas infantiles... Hemos sido decisivos. Cada letra de los Presupuestos ha tenido que pasar por nuestro ok.

"El sector del taxi va en contra de los tiempos"

¿Cómo hubiera resuelto usted el conflicto del taxi?
Entendemos que tiene que haber convivencia. Lo primero que habría hecho ya en octubre es llamar a todos los agentes y buscar una solución conjunta. Soy partidario de flexibilizar el taxi, con más modelos y tarifas, en lugar de meterle palos en la rueda a las VTC. Pero no hemos tenido eco. El sector va en contra de los tiempos, de cómo evoluciona la tecnología y de lo que quieren los ciudadanos.

¿Y no regularía las VTC?
Debería hacerse a nivel nacional.

Pero las competencias son autonómicas. ¿No haría nada?
Hay que garantizar un marco de juego donde el taxi esté cómodo. Las VTC están dispuestas a hablar de fondos de compensación, de sufragar el coste de las licencias de los taxis o de abordar una reforma de horas de conducción.

"Llevar la bandera LGTB a la manifestación de Colón es un síntoma de libertad"

¿Entiende que el colectivo LGTBI critique que usen su bandera en una manifestación apoyada por la ultraderecha?
Lo respeto. No lo entiendo porque la bandera LGTBI es una bandera de libertades y no pertenece a nadie, sino a todos a los que nos sentimos identificados con ella y con lo que reivindica y celebra. Llevar esa bandera a la manifestación del domingo Colón es un síntoma de libertad.

No solo la llevaron, la pusieron detrás de Rivera para, dicen, blanquear una convocatoria a la que sabían que iban Vox o Falange.
Rivera la convocó para pedir elecciones y a la calle sale gente de todo tipo pero que coincide en eso. En el propio día del Orgullo, yo he estado en un escenario con Manuela Carmena y no me hago cargo ni responsable de lo que dice, que muchas veces son barbaridades, pero no por eso dejo de asistir.

Nosotros hemos propuesto que el Orgullo sea declarado fiesta de interés turístico regional. Le estamos dando la mayor protección posible frente a quienes quieren dar pasos en contra. Esto, a lo mejor, permite que se acerquen más personas para que se puedan informar de la realidad LGTB, como que todavía se ahorcan a personas por su orientación, que hay agresiones en Madrid o qué es un queer. Si no lo abres, no se conoce.

También ahí han recibido críticas: por encajar en la categoría de fiesta un acto reivindicativo y por no preguntar a los organizadores. El Gobierno, del PP, ya ha dicho que prefiere esperar a que lo pidan ellos...
Hemos pensado que era tan positivo que nadie podía oponerse. Es como si decido entregar a alguien las llaves de la ciudad. No vamos a consultarle si quiere ese premio, lo lógico es que lo quiera. Le estamos dando la mayor protección y la mayor visibilidad. No hay ninguna connotación negativa

Además, reconocerlo turísticamente no significa que no sea algo reivindicativo. Cuando el Ayuntamiento de Madrid lo declaró bien de interés general, ahí estaban Marta Higueras, Carmena o los colectivos diciendo que efectivamente era una fiesta, una celebración... La propia evolución del Orgullo ha ido en esa línea: de lo reivindicativo a lo festivo sin perder lo primero. Si los colectivos quieren que la iniciativa que llevamos a la Asamblea el 21 de febrero hable de reivindicación, nosotros encantados. 

"No queremos dividir con la gestación subrogada; apostamos por el empoderamiento"

¿Son conscientes de que provocan división en el colectivo al que defienden, como con la gestación subrogada?
No queremos dividir sino dar pasos, precisamente, en el germen de su lucha: la petición de ser libres. Libres para sentir lo que uno quiera, acostarse con quien quiera o hacer con el cuerpo lo que quiera. Ahí es donde se incardina la gestación subrogada, en que la mujer, dentro de un marco legal garantista, altruista y pactado, haga lo que quiera con su cuerpo. No queremos que se obligue a nadie a involucionar, a pedir permiso a las repartidoras de carnés. Mis abuelas, mi madre, mis hermanas llevan años trabajando por estas medidas. También los hombres. No queramos volver al principio. Apostemos por la libertad real de la mujer, por su empoderamiento.

Consulta aquí más noticias de Madrid.