Ignacio Aguado y Ángel Garrido pactan las últimas cuentas de la legislatura
Ignacio Aguado y Ángel Garrido pactan las últimas cuentas de la legislatura. CIUDADANOS

Cuatro de cuatro. PP y Cs han firmado esta mañana en la Real Casa de Correos de Sol el último pacto de presupuestos de la legislatura. Ignacio Aguado y Ángel Garrido han querido escenificar la eficacia del bloque de centroderecha en los momentos clave de estos cuatro años de política regional. Y, aunque ninguno de los dos líderes está confirmado por su partido para las próximas autonómicas de mayo, ambos han orientado su mensaje en clave electoral.

Ante la prensa, el dirigente naranja ha celebrado el proyecto como propio: "Estos van a ser los primeros presupuestos que gestionaremos desde el gobierno", ha lanzado, generando cierto estupor entre los consejeros presentes en el acto. El portavoz de Cs ha reivindicado que se hayan incorporado "las tres condiciones" de su partido a las cuentas, que ascenderán, por primera vez, a los 20.070 millones de euros cuando se aprueben en diciembre en la Asamblea. "Esas propuestas eran buenas para los ciudadanos", ha reconocido Garrido.

El presidente, más allá de los números, ha reaccionado a las palabras de su interlocutor con un anuncio sorpresa: "Lo podrán hacer desde el gobierno porque, si yo soy presidente, contaré con Ignacio Aguado como consejero", ha avanzado. El jefe del ejecutivo ha añadido que, si su partido confía finalmente en él para llevar las siglas del PP a las urnas y la aritmética se parece a la de esta legislatura, propondrá a Cs un acuerdo de gobierno "de centroderecha" para los próximos cuatro años.

Este posible escenario ha eclipsado los otros titulares de la ley de cuentas. "Cs y PP estamos condenados a entendernos. Ojalá el PP tenga una mayoría absoluta, pero no parece que la vaya a haber", ha asumido. "A mí siempre me ha gustado la fórmula del gobierno en coalición, la ofrecimos al inicio de la negociación en 2015", ha defendido. El líder de Cs ha preferido ser menos elocuente, aunque sí ha apostado por impedir, tras los comicios, un ejecutivo "de un PSOE podemizado". "En política, hablar de lo que va a ocurrir en seis meses es ciencia-ficción", ha templado Aguado.

El consenso entre ambas formaciones también se dejará ver en la cara b de los presupuestos: la ley de rebajas fiscales que en su día impulsó Cristina Cifuentes y que llegará ahora a la cámara regional. Aguado ha confirmado el voto favorable de sus 17 decisivos diputados a esta norma, que bonificará los impuestos de sucesiones a hermanos, tíos y sobrinos, y reservará para la Comunidad el tramo autonómico del IRPF más bajo del país, entre otras medidas.

Entre las reacciones, la portavoz de Podemos en la Asamblea, Clara Serra, ha considerado que las cuentas son "menos creíbles que el máster de Cifuentes" y ha reprochado a Aguado ser "el chico de los recados" del presidente popular.

Consulta aquí más noticias de Madrid.