Con megáfono en Valencia
Los sindicatos UGT y CCOO reclaman en Valencia pensiones públicas dignas, en una imagen de archivo. Biel Aliño / EFE

Los representantes de los partidos políticos en el Pacto de Toledo han confirmado este viernes que llegarán "pronto" a un acuerdo de recomendaciones para reformar el sistema de pensiones. Y se sellará antes de que se convoquen elecciones en España, según han avanzado en el Congreso de los Diputados durante la segunda edición de la jornada 'Las pensiones de hoy, las pensiones del futuro' organizada en la sala Constitucional del Parlamento por la asociación de exparlamentarios, Funcas e Ibercaja.

"El acuerdo llegará con seguridad, pronto", afirmó Jesús Mª Fernández, diputado navarro del partido socialista que solo contempla que "algún escollo" de última hora pueda impedir que se aprueben las recomendaciones antes de otros comicios generales. "Lo cerraremos antes de que se convoquen elecciones si no hay sorpresas de última hora", ha añadido el diputado popular José María Barrios. "Estamos en la fase final del acuerdo, solo quedan algunos flecos y la recomendación final".

Los partidos ya pactaron a finales de septiembre que las pensiones volvieran a revalorizarse en el futuro teniendo en cuenta el IPC como referencia. Un acuerdo que rompía con la reforma de 2013, aprobada por el PP en plena crisis económica. Aquella norma introdujo el factor de revalorización en el cálculo, un método por el que, si el sistema de Seguridad Social ingresa menos de lo que que gasta, solo permite revalorizar las prestaciones como máximo en un 0,25%... como finalemente pasó en los últimos cuatro ejercicios.

"La reforma de 2013 fue un fracaso"

Este años, sin embargo, el expresidente Mariano Rajoy aceptó subirlas un 1,6% para poder aprobar los Presupuestos con los necesarios votos del PNV. Una cifra coincidente con la inflación esperada para 2018. "Ahora, en una de las recomendaciones en las que ya hay acuerdo, se admite que la reforma de 2013 fue un fracaso y solo a partir de reconocerlo hemos podido avanzar en el Pacto de Toledo", apuntaba esta mañana Fernández ante la sorpresa de Barrios, su compañero de ponencia.

"Gracias a aquella reforma hemos conseguido pagar todas pensiones, no hemos tenido que retrasar ningún pago y crecieron el 0,25% pese a que el IPC era negativo, es decir, ganaron incluso poder adquisitivo", le espetó el diputado popular. Barrios recordó de paso que la reforma de 2013 tuvo más "apoyos" en el Congreso que la socialista de 2011 encabezada entonces por el actual Secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado y que alzó la edad de jubilación en España a 67 años.

Sergio del Campo, representante de Ciudadanos, se ha alineado con el representante socialista en que la reforma de 2013 se realizó "sin consenso y de espaldas al Pacto de Toledo", pero también ha reprochado al PSOE que "no se va a solucionar nada con demagogias y volviendo a planteamientos de los años 70". Del Campo reconoce también que el acuerdo final está cercano pero exigirá, dice, "renuncias a las recetas que defendemos todos los partidos".

Una vez se llegue al acuerdo final, las recomendaciones del Pacto de Toledo para garantizar la sostenibilidad y suficiencia del sistema de pensiones deberán ser votadas en el Congreso. El Gobierno, después, las tendrá en cuenta para modificar la legislación. Eso sí, un escenario de elecciones anticipadas por la dificultad del Gobierno en aprobar los Presupuestos echaría por tierra el acuerdo: "Si fuera así, todo lo realizado hasta ahora no serviría para nada", zanjó el popular Barrios.

"Flexibilidad" para jubilaciones más retrasadas

Uno de esos flecos pendientes tiene que ver con la flexibilidad en la edad de jubilación. El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, clausuró este viernes la jornada en el Congrso y aseguró que el Gobierno está buscando fórmulas "flexibles" para retrasar la jubilación sin tener que alargar la edad legal.  "Estamos  buscando una fórmula más flexible para que la gente se jubile cada vez más tarde. Nunca voy a defender que la gente se jubile cada vez más pronto", ha dicho.

"Nuestro objetivo tiene que ser la jubilación activa", ha puntualizado Granado, que apuesta por una salidad del mercado de trabajo más flexible y con trabajos a media jornada. "Pero no en colectivos que tienen peores edades, que realizan trabajos manuales y de mayor esfuerzo físico y normalmente tienen peor esperanza de vida".