Otegi y Zapatero
Otegi y Zapatero. ARCHIVO

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno entre 2004 y 2011, y el líder de Bildu, Arnaldo Otegi, se reunieron el pasado 8 de septiembre, por petición de este último, según ha informado el diario El Correo.

La reunión se produjo en un lugar muy especial: el caserón de Txillarre de Elgoibar, donde se firmó la tregua con ETA en 2006, durante la presidencia de Zapatero. Y sucedió, además, unos días antes de que el expresidente acudiera a Venezuela como mediador en la crisis.

A pesar de que los equipos de prensa de ambos políticos se niegan a comentar nada al respecto, las informaciones del diario vasco afirman que la reunión tenía el único objetivo de ''conocerse en persona''.

Reacción de la oposición

La reacción del PP ante esta noticia no se ha hecho esperar, y la vicepresidenta de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, ha exigido a Pedro Sánchez que desautorice dicha reunión, y se ha atrevido a cuestionar al presidente sobre si conocía la reunión. Ha aprovechado también para tachar a Otegi de "líder proetarra que no ha condenado la violencia de la banda terrorista" y afirmar que este encuentro supone una "humillación a las víctimas" de ETA y una "ruptura" del pacto antiterrorista suscrito por el PP y el PSOE.

Además, Levy ha atacado a Sánchez vinculando el encuentro de Zapatero y Otegi con la necesidad de conseguir apoyos para poder aprobar los Presupuestos Generales de 2019, y se ha preguntado "cuánto cuesta el chantaje de independentistas y proetarras" y "cuál es el coste que vamos a pagar todos los españoles para que Pedro Sánchez siga atornillado a a La Moncloa" tras insistir en que el Gobierno aclare si Zapatero ha actuado de mediador con Bildu.

Levy se ha mostrado durante toda la sesión muy crítica, hasta afirmar en que esto desembocará en el referéndum por la autodeterminación de Cataluña exigido por Quim Torra como "agradecidimiento" por el apoyo de los independentistas para aprobar los presupuestos.

Ataque al acuerdo presupuestario

La dirigente del Partido Popular ha recordado que el acuerdo presupuestario alcanzado por Unidos Podemos y PSOE es para su partido  una "irresponsabilidad política y económica" ya que condena a España a la desaceleración, poniendo el foco en debilitar el consumo y el empleo y que supone un "impuestazo" para las clases medias, por el nuevo impuesto al diésel, a los planes de pensiones y a la cuota de los autónomos.

Desde el punto de vista económico, ha argumentado que pone en riesgo la solvencia de España ante las instituciones de la UE, porque "pone en duda que vayamos a cumplir los objetivos de déficit" y "no dicen de dónde van a salir 10.000 millones de ingresos supuestos que van a tener".

Por otro lado, la vicesecretaria ha pedido al presidente del Gobierno que "actúe de forma contundente" con los socios de Podemos en Cataluña, que estaban reprobando al Rey durante la firma del acuerdo con Iglesias, al que se ha referido para argumentar que su vicepresidencia puede suponer el planteamiento de un referéndum sobre monarquía o república.

Por último, refiriéndose a los actos de celebración del 12 de octubre y criticar a Sánchez por su error de protocolo en la recepción de los Reyes, ha destacado que éste pudo comprobar en la calle, con los abucheos que recibió, que hay un "clamor de descontento hacia su gestión y un sentir de la mayoría de los españoles, que exigimos que se convoquen elecciones generales"