El desfile del Día de Hispanidad estuvo marcado este viernes por varias novedades y 'estrenos', como el de la princesa de Asturias, Leonor, o el de Pedro Sánchez presidiendo el gobierno o Pablo Casado liderando al PP. Ha sido un desfile sobrio, marcado por la lluvia que ha obligado a suspender el despliegue aéreo y la ausencia de grandes anécdotas.

Después, todos los invitados han marchado al Palacio Real, en el que se ha celebrado el tradicional y larguísimo besamanos, donde la flor y nata de la sociedad civil saludan a los monarcas. Allí se ha producido la anécdota de la jornada.

Tras el preceptivo saludo de Pedro Sánchez y su esposa Begoña a los reyes, el presidente y su mujer se han quedado junto a ellos en la línea de saludo. La escena apenas ha durado unos segundos pues el servicio de protocolo ha estado rápido para subsanar el descuido y dejar a Felipe VI y Letizia nuevamente solos para la recepción.