Luigi Di Maio
Luigi di Maio, vicepresidente del Gobierno de Italia. EP

Luigi di Maio, vicepresidente del Gobierno de Italia, ha calificado de "vergonzoso" que Francia y España "den lecciones" a su país tras el rechazo al barco 'Aquarius', que portaba 629 inmigrantes. Además, añadió que "nada será como antes" en materia migratoria.

"Francia y España han cerrado sus puertos desde hace tiempo (...), es vergonzoso que representantes de estos países vengan a darnos lecciones de moral por pedir a nuestros socios europeos repartir a los inmigrantes que llegarán en verano", criticó en Facebook.

Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas, afirmó que "España ha practicado expulsiones de inmigrantes en caliente que han sido condenados por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos".

Sobre Francia, dijo que "expulsa cada día a inmigrantes" que tratan de cruzar desde las ciudades italianas de Ventimiglia (noroeste) y Bardonecchia (norte).

El vicepresidente pidió además "modificar lo antes posible" el Reglamento de Dublín, que establece las normas para la repartición de inmigrantes en la Unión Europea.

El otro vicepresidente, ministro del Interior y líder del partido ultraderechista Liga, Matteo Salvini, tuiteó: "España nos quiere denunciar y Francia dice que soy 'vomitivo'. Quiero trabajar serenamente por todos, pero con un principio: primero los italianos".

La polémica se produce después de que Italia rechazara el atraque del barco que, tras un pulso entre Italia y Malta, trasladará a los inmigrantes a España.

La postura del ejecutivo español y francés

La ministra de Justicia española, Dolores Delgado, ha afirmado este martes que la asistencia a la embarcación supone cumplir con la ley internacional. Tampoco descartó que "acaben existiendo responsabilidades penales internacionales" por la actuación de Italia.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, denunció el "cinismo" y la "irresponsabilidad" del Gobierno de Italia en la gestión del 'Aquarius'. Además, mostró su intención de hablar con las autoridades de España, Italia y Malta acerca de la crisis.