Rescatistas trabajan en el viaducto derrumbado en Génova.