El alcalde de València, Joan Ribó, y el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, este miércoles, en la presentación del balance económico municipal.
  • El Ayuntamiento incrementa los ingresos por los impuestos de plusvalías, Actividades Económicas y Obras.
  • La deuda municipal ha caído en 338 millones en los tres últimos ejercicios y se sitúa en 446 millones de euros.
  • Ribó afirma que, hasta 2015, la ciudad era "un semiparaíso fiscal" en el que "pagaba quien quería".
Representación de la moneda virtual Ethereum.
  • Se prohibirán también los llamados 'softwares de doble uso', que permiten manipular la contabilidad de empresas.
  • Además, se ampliará el concepto de paraíso fiscal a aquellos Estados que se caractericen por su falta de transparencia.

Página 1 de 10