Las personas no somos las únicas que sufrimos golpes de calor con el aumento de las temperaturas, también perjudica a las vacas.
Un hombre circula con la ventanilla bajada, lo que propicia el efecto submarino
Esta situación es muy común cuando le damos al botón que acciona la bajada de los cristales de nuestro automóvil, sobre todo en verano por la llegada del calor, al circular por la red de carreteras de España, ya que genera una sensación desagradable.

Página 5 de 5