Nadal y Alonso, únicas leyendas de la edad de oro del deporte español que aguantan... y la generación que viene

Rafa Nadal y Fernando Alonso.
Rafa Nadal y Fernando Alonso.
ARCHIVO

Este martes, el mundo asistió a la retirada de uno de los mejores jugadores europeos de baloncesto de la historia y una absoluta leyenda de una generación de deportistas españoles que está llegando a su fin. Pau Gasol dijo adiós y, con él, se va otra parte de esa edad de oro que con la llegada del nuevo milenio le dio a España un lugar privilegiado en la crónica deportiva.

Echando la vista atrás, no hace mucho hemos asistido a retiradas dolorosas como las de Andrés Iniesta, Iker Casillas, Xavi Hernández o Fernando Torres, ídolos durante décadas y miembros de una selección española que conquistó el único Mundial en su palmarés y dos Eurocopas seguidas que supusieron la época de hegemonía del fútbol nacional. 

Alberto Contador, Ruth Beitia, Juan Carlos Navarro, Jorge Lorenzo... nombres que brillaron y perdurarán por siempre en la memoria colectiva por haber contribuido a enriquecer a un país en orgullo y emociones. 

A sus despedidas hay que sumar la de tenistas como Juan Carlos Ferrero o Carlos Moyá quienes, a principios de la década 2000, abrieron la veda de la Copa Davis para España que, desde entonces, la ha levantado en seis ocasiones.

Precisamente de esa enorme generación del tenis español es el rey de este deporte en nuestro país e, indudablemente, uno de los mejores de la historia: Rafa Nadal.

El tenista de Manacor, con 20 Grand Slams en su haber, 13 de ellos logrados en Roland Garros, es uno de los grandes supervivientes de un buen puñado de deportistas entre los 35 y los 45 años que han ido dejando un vacío en sus disciplinas y en la ilusión de los aficionados difícil de llenar.

El otro gran merecedor de entrar en esa lista que aún mantiene viva la edad de oro del deporte español es Fernando Alonso. Con su regreso a la Fórmula 1 este año de la mano de Renault - Alpine ha renovado las esperanzas de quienes vibraron con sus triunfos y que tienen, además, a Carlos Sáinz como la prueba de herencia del talento. 

La nueva generación también pisa fuerte

Antes de que nos veamos obligados a aceptar que también dirán adiós un día no muy lejano Marc Gasol, Saúl Craviotto, Ona Carbonell o Alejandro Valverde, podemos agarrarnos a la esperanza de alargar las inmensas alegrías vividas en estos años si miramos el panorama deportivo actual.

Si a principios del milenio esas citadas Copas Davis, los Mundiales de Alonso, el Mundial de Sudáfrica y otros grandes hitos de España en el mundo eran la constatación de que había llegado una generación histórica; no lo son menos las gestas de gigantes como Mireia Belmonte, Carolina Marín, Lydia Valentín, Marc Márquez, Sandra Sánchez, Orlando Ortega o Ana Peleteiro líderes de la hornada actual; la que comienza a dar paso a los Alberto Ginés, Carlos Alcaraz, Adriana Cerezo, María Vicente, Mohamed KatirNico García o Pedro Acosta, llamados a ser los más grandes y que ya han dejado claro que vienen pisando fuerte.

Un relevo que abre la puerta a que la hegemonía no se hunda y da alas -junto a los grandes pilotos, los grandes ciclistas y los nuevos futbolistas protagonistas del cambio generacional de Luis Enrique- a la ilusión de esperar seguir ganando y disfrutando para no tener que recordar a cuántos genios tuvimos ya que decir adiós. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento