¿Cuándo hay que estirar? ¿Al calentar o después del entrenamiento?

Los estiramientos previos y posteriores a la práctica deportiva son imprescindibles.
Los estiramientos han de contemplarse como parte del ejercicio.
Alora Friffiths, Unsplash

El calentamiento es una parte de la práctica deportiva que no debe obviarse bajo ningún concepto si se quieren evitar lesiones o daños musculares o articulares. Sin embargo, los estiramientos no modificarán el riesgo de lesión o daño articular pese a lo que las creencias más generales puedan pensar. 

Los estiramientos han de verse, por tanto, como un ejercicio más o una parte más de los entrenamientos que nada tiene que ver con el calentamiento. "Se debe interpretar estirar como hacer ejercicio", sentencia el fisioterapeuta Eduardo Alastrué (nº colegiado 1611).

Este planteamiento se debe al impacto que esta práctica tiene sobre el músculo. "El estiramiento no deja de ser una puesta en tensión de la musculatura implicada que manda una información al sistema nervioso central y que este interpretará y ejecutará en función del estímulo que le estamos dando", explica. 

Por esta razón, los estiramientos no han de verse como una parte del calentamiento sino como una forma de ejercitar la musculatura y mejorar ciertas capacidades físicas como la flexibilidad. Esta habilidad, por ejemplo, permitirá tener un mayor rango y amplitud de movimiento a la hora de practicar determinados deportes. 

El calentamiento

En este sentido, el calentamiento sí ha de ser un primer paso primordial a la hora de hacer deporte, ya que evitará las lesiones y ayudará a preparar el cuerpo y las articulaciones para el ejercicio. Pero no sirve cualquier tipo de activación.

"Los calentamientos generales en los que se mueven las articulaciones de forma totalmente inespecífica y sin sentido no son calentar", apunta este fisioterapeuta. Para ejecutar esta parte correctamente, Alastrué explica que el calentamiento se debe basar en "una serie de ejercicios específicos que preparen la estructura, las articulaciones, el sistema nervioso y la musculatura implicada para poder realizar luego el entrenamiento de una forma mucho más eficaz".

Entonces, ¿cuándo se deben incluir los estiramientos y cómo? "El estiramiento debería de ir como un ejercicio pautado y progresivo, que tuviera el objetivo de trabajar en el máximo rango de movimiento articular posible, al final del entrenamiento", resuelve Eduardo Alastrué. 

Al contrario de lo que se haga al principio del entrenamiento, que ha de entenderse como un conjunto de ejercicios específicos destinados a mejorar el rendimiento en los ejercicios propios del entrenamiento posterior.

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma?Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento