El árbol

Cuando yo llegué a vivir aquí, delante de mi ventana habían cortado el árbol que había estado allí durante décadas. Nos encontramos que faltaba algo,  así que pedimos al Ayuntamiento que nos pusiera otro. Lo pusieron al año, pero ahora ya tiene cinco y está empezando a crecer,  pero por culpa de unas obras que se están haciendo en todos los locales del barrio, está prisionero de todas los sacos de cemento. Pero, para más inri, lo tapan todo con plásticos, por lo que cuando viene el camión a regar, pasa de largo.