Milei y Sánchez, cronología de un historial de ataques: palabras de Puente, acusaciones de corrupción, retirada de la embajadora...

Pedro Sánchez y Javier Milei.
Pedro Sánchez y Javier Milei.
ARCHIVO
Pedro Sánchez y Javier Milei.

España y Argentina enfrentan, desde hace semanas, una de las mayores crisis diplomáticas que han vivido estos dos países, dos naciones "históricamente hermanadas" como han expresado estos días las autoridades de ambos países. La escalada de conflicto ha tenido su mayor agravante con la retirada de la embajadora española en Buenos Aires por parte del ministro de Exteriores. Así lo anunció José Manuel Albares este domingo y ha confirmado "de forma definitiva" este martes, tras las palabras que pronunció el presidente de la Casa Rosada, Javier Milei, sobre Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, en su visita a nuestro país de este fin de semana. 

Pero los desencuentros y los ataques entre las autoridades españolas y argentinas, y especialmente entre los presidentes de ambos países, no son algo nuevo. La relación entre los dos mandatarios no empezó, de hecho, con buen pie. Cuando Milei ganó las elecciones presidenciales de Argentina el pasado 19 de noviembre, Sánchez guardó silencio. Al contrario que otros líderes de izquierdas, como el presidente brasileño o el chileno, el presidente de España no hizo ninguna felicitación pública a su homólogo de la Casa Rosada. 

Tiempo antes, de hecho, el líder español se había posicionado a favor de Sergio Massa, el principal contrincante de Milei. Pasados los comicios, la única respuesta oficial a su victoria fue un comunicado del Ministerio de Exteriores en el que se deseaba "éxito a Argentina" en esta nueva etapa: "Tras las elecciones presidenciales, en las que los argentinos se pronunciaron democráticamente, España continuará impulsando la relación con Argentina en favor del bienestar y la prosperidad de nuestros pueblos, tanto en el plano bilateral como en los ámbitos iberoamericano y multilateral". 

Un mes después de aquello, Sánchez tampoco asistió a la toma de posesión de Milei, un acto al que sí acudió el rey Felipe VI en representación de España y al que también asistió Santiago Abascal, líder de Vox, invitado directamente por el presidente argentino, con quien mantiene una estrecha relación.

Un encuentro en Davos, con ideas enfrentadas

Con la legislatura argentina recién comenzada, los dos líderes coincidieron por primera vez en el mismo espacio el pasado mes de enero en el Foro de Davos, en Suiza. En ese momento no hubo, al menos no públicamente, ninguna aparición conjunta entre los dos. Y en esa ocasión, sus discursos ante los miles de asistentes defendieron ideas contrarias. 

Mientras Milei aseguró que Occidente está en peligro "al abrirle las puertas al socialismo", Sánchez contrapuso sus ideas a las del presidente argentino, afirmando que las políticas neoliberales "no funcionan" e instando a que las empresas "no se dejasen llevar por la ola reaccionaria de la ultraderecha". 

Desde aquel momento, la relación entre ambos líderes continuó siendo inexistente. En marzo, el mandatario argentino anunció que haría su primera visita a España este mes de mayo. Confirmó, así, su asistencia al acto 'Europa Viva 24', organizado por Vox junto a otros líderes de su  mismo espacio político, pero el anuncio de este viaje sorprendió ya a las autoridades españolas porque el mandatario argentino no había pedido reunirse ni con el rey ni con el Gobierno. 

Las palabras de Puente

Ante este escenario, las palabras del ministro de Transportes, Óscar Puente, en una mesa redonda de comunicación en Salamanca, sirvieron para avivar aún más las malas relaciones entre ambos. Puente aseguró que el líder argentino "consumía sustancias" y la respuesta de la Casa Rosada no tardó en llegar a través de una carta en la que rechazaban las "calumnias e injurias" que se habían vertido: "El gobierno de Pedro Sánchez tiene problemas más importantes de los que ocuparse, como las acusaciones de corrupción que caen sobre su esposa, asunto que lo llevó incluso a evaluar su renuncia". 

Ese comunicado arremetía también contra los pactos del Ejecutivo español con formaciones independentistas, contra Sánchez por "poner en riesgo a las mujeres españolas al permitir la inmigración ilegal" y contra las políticas socialistas del presidente, que "solo traen pobreza y muerte". Estas declaraciones volvieron a contar con una respuesta del Ministerio de Exteriores, aseverando que estas palabras no se correspondían "con las relaciones de países y pueblos hermanos". 

Ese momento, en plena campaña electoral catalana, terminó finalmente con el Gobierno argentino dando por "zanjada" la polémica y esperando "que no escale a más". El dirigente de transportes, por su parte, aseguró que no era consciente de que "su error" iba a tener tal repercusión. "Si yo hubiera tenido la mínima noción de que iba a tener la difusión que ha tenido, no hubiera dicho lo que dije", expresó Puente. 

Milei entra en campaña

Con la Generalitat catalana en plena campaña electoral, lo cierto es que los ataques hacia Milei por parte de los socialistas no terminaron. El propio Sánchez llegó a pronunciar en un mitin que la llegada del nuevo presidente argentino había traído "precariedad, confrontación y ruptura de la convivencia" y las críticas hacia la visita española del líder de Libertad Avanza para asistir al acto de Vox tampoco han cesado estos días de precampaña europea. 

"En España se está reuniendo la internacional ultraderechista, porque esta corriente de fondo que estamos viendo, de negación de la ciencia, de negación de los derechos de las mujeres, de equiparar la justicia social con una aberración, según ha dicho el presidente de Argentina aquí en Madrid como uno de los líderes principales de la internacional ultraderechista, es algo que está ocurriendo no lejos de aquí, en nuestras sociedades", declaró Sánchez en otro mitin celebrado en Barcelona el pasado sábado. 

La palabras del presidente español se sumaron a las de otras autoridades españolas, como las de Teresa Ribera o Yolanda Díaz, que también criticaron el encuentro celebrado en el Palacio Vistalegre de Madrid. Con ello, como estaba previsto, Milei acudió al evento y, junto a Abascal, respondió a las palabras de Sánchez: "No saben qué tipo de sociedad y país puede producir el socialismo y qué calaña de gente atornillada en el poder y qué niveles de abuso puede llegar a generar. Aún cuando tenga la mujer corrupta, se ensucia y se tome cinco días para pensarlo". 

Sánchez exige que Milei pida disculpas

Este fue concretamente el detonante de la llamada a consultas de Albares a la embajadora española. Junto a él, numerosos miembros del Gobierno han rechazado las declaraciones del mandatario argentino. El Ejecutivo español insta así a que Milei pida disculpas por sus palabras. Sánchez, de hecho, consideró este lunes que el mandatario argentino no había estado "a la altura" al cargar contra él y su esposa: "En los Gobiernos los afectos son libres, pero el respeto es irrenunciable", declaró al inicio de su intervención en el foro económico CREO. 

El Gobierno argentino, por su parte, rechazó este lunes que Milei vaya a realizar cualquier tipo de disculpa y, aseguran, debe ser España quien pida perdón. "No le voy a pedir disculpas bajo ningún punto de vista. Yo fui el agredido", ha expresado el propio Milei este mismo martes en una entrevista en televisión en la que también ha calificado a Sánchez de "cobarde". En ella, además, ha asegurado que el presidente español "se esconde bajo las faldas de mujeres" para atacarle, una alusión a las afirmaciones que también han hecho contra él otras ministras españolas estos últimos días.

El conflicto sigue así elevando el tono y escalando y los dos mandatarios parecen, por tanto, lejos de acercar posturas. Albares ha confirmado este martes la retirada "de forma definitiva" de la embajadora de Buenos Aires, algo que Milei ha calificado de "disparate" y ha servido para que vuelva a pronunciarse "Sánchez se convertirá en el hazmerreír de todo el mundo por la payasada que está haciendo por un tema de índole personal", ha expresado en declaraciones a la televisión argentina. 

Con este escenario, todas las miradas están puestas ahora en la próxima visita del mandatario argentino a nuestro país. Será el próximo 21 de junio cuando Milei venga de nuevo a España para recoger un premio y, tal y como aseguró este sábado, no espera tener tampoco en esos días ningún encuentro con las autoridades españolas: "No creo que nadie del Gobierno quiera recibirme". La crisis diplomática, lejos de resolverse, continúa. 

Redactor '20minutos'

Graduado en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Rey Juan Carlos en 2023, momento desde el que escribo en 20minutos, en la sección de Última hora. Con un ojo puesto siempre en la educación, a su vez me formo en el Grado de Educación Infantil en la UNED.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento