Consejos para elegir a un adiestrador canino apropiado según las necesidades y objetivos con nuestros perros

  • Las técnicas coercitivas, de castigo o de intimidación, pueden generar daño físico y emocional en el perro.
Un buen adiestrador personalizará sus técnicas en función a cada binomio perro-guía.
Un buen adiestrador personalizará sus técnicas en función a cada binomio perro-guía.
Freepik.
Un buen adiestrador personalizará sus técnicas en función a cada binomio perro-guía.

Elegir un adiestrador canino adecuado para iniciar el aprendizaje de alguna actividad con nuestro perro puede ser una de las decisiones más importantes que tomemos en su vida. Un buen adiestrador, además de ayudarnos a solucionar posibles problemas de energía acumulada o mejorar el enriquecimiento ambiental y psicológico del perro, hará que fortalezcamos la relación mutua al compartir la experiencia deportiva, lúdica o profesional.

Sin embargo, elegir a un adiestrador canino no resulta fácil, y aquí te damos algunas claves para que no nos arrepintamos de la decisión y podamos hacerlo de manera eficaz.

Investiga

Antes de contratar a un adiestrador, dedica tiempo a investigar. Pide recomendaciones a amigos y familiares que tengan perros, pregunta en tu clínica veterinaria de confianza, busca en Internet y en las redes sociales. No te quedes solo con la primera opción que encuentres, recopila varias y evalúalas.

Un adiestrador canino debe tener una buena reputación en la comunidad canina. Puedes buscar reseñas en línea para tener una idea de la calidad del trabajo del adiestrador y cómo se relaciona con sus clientes. Una buena reputación y un historial de éxito son buenos indicadores de que un adiestrador canino es confiable y efectivo.

Las numerosas aplicaciones que actualmente existen en el mercado para que los profesionales del sector canino se den a conocer, como guarderías, paseadores, educadores y adiestradores caninos, son una opción útil para ampliar el radio de búsqueda y aumentar la posibilidad de dar con el adiestrador que mejor se ajuste a nuestras necesidades.

Otra cosa importante que debes considerar al elegir el mejor adiestrador canino es su enfoque de entrenamiento. Es importante que su enfoque sea consistente con nuestros objetivos. Por ejemplo, si buscamos un adiestramiento que se centre en el agility, es necesario buscar a alguien que se especialice en ese tipo de entrenamiento deportivo.

Compara

Una vez que tengas varias opciones, compara. Revisa los servicios que ofrecen, los precios, la formación y la experiencia que tienen. ¿Están certificados por alguna entidad reconocida? ¿Han trabajado con perros similares al tuyo?

Es importante asegurarnos de que el adiestrador esté cualificado y tenga experiencia. Un entrenador con experiencia no solo sabe cómo trabajar con diferentes tipos de perros, sino que también sabe cómo trabajar con diferentes tipos de titulares y cuidadores de perros.

Debemos buscar un adiestrador que no solo trabaje con el perro, sino que trabaje con nosotros y nos prepare como guías. Debe involucrarnos en el proceso para que podamos aprender a mantener y continuar el entrenamiento en casa. Hay que tener cuidado con los adiestradores que proponen llevarse al perro durante un tiempo para trabajar con él sin nuestra intervención, ya que esta práctica no es efectiva y, en algunos casos, puede ser perjudicial para la relación entre el perro y su cuidador.

Pide referencias

Antes de contratar a un adiestrador, pide referencias y contacta con otros clientes que hayan trabajado con él o ella. Pregúntales sobre su experiencia, si han notado mejoras en el comportamiento de su perro y han alcanzado objetivos, si el adiestrador es paciente y amable con el perro, etcétera.

Debemos asegurarnos de que el adiestrador canino está actualizado en los nuevas investigaciones basadas en la ciencia y que no utilice técnicas obsoletas o crueles que pueden dañar la relación con el perro y llegar a empeorar su comportamiento. Algunas técnicas de adiestramiento, como el castigo físico o el dominio sobre el animal, se han demostrado contraproducentes y generan problemas de conducta que pueden dañar la convivencia.

Observa una clase

Acude a una o a varias clases con el adiestrador que estás considerando. Observa cómo trata a los perros, si utiliza técnicas de refuerzo positivo y si se comunica claramente con los titulares. Fíjate en si los perros parecen felices y motivados, y si los titulares parecen cómodos y confiados.

Cada perro es único y puede responder de manera diferente a las técnicas de adiestramiento. Acudiendo a verle trabajar con otros clientes, podemos observar si el adiestrador es capaz de personalizar sus técnicas y conducta para adaptarse a la personalidad y las necesidades de cada perro y de sus titulares. Un buen adiestrador canino debe ser capaz de explicar claramente los ejercicios y técnicas de entrenamiento, así como proporcionarnos consejos y soluciones a los problemas y dudas que puedan surgir.

Valora la cercanía

Aunque puede ser tentador elegir al adiestrador más barato o con mejor reputación, es importante que también tengamos en cuenta su cercanía a nuestro hogar. Si el adiestrador está lejos, tendremos que dedicar más tiempo y dinero a desplazarnos hasta allí, lo que puede hacer que sea difícil mantener el entrenamiento del perro a largo plazo.

Es recomendable que hables directamente con el adiestrador antes de contratar sus servicios. Esto te permitirá conocerlo mejor y asegurarte de que podéis trabajar bien juntos. Pregúntale sobre su experiencia, su formación, su disponibilidad y cualquier otra pregunta que puedas tener. Un buen adiestrador debe estar dispuesto a responder a todas las preguntas y a dar información detallada sobre su metodología y proceso de entrenamiento.

Confía en tu instinto

Finalmente, confía en tu instinto. Si después de investigar, comparar, pedir referencias y observar algunas clases, no te sientes cómodo con un adiestrador canino en particular, no lo contrates. Es importante que confíes en la persona que está dándote las herramientas para que entrenes a tu perro y que te sientas seguro de que estáis trabajando juntos por el bienestar del animal.

En resumen, elegir al entrenador adecuado para nuestro perro es una decisión importante y no debe tomarse a la ligera. Dedica tiempo a investigar, comparar y pedir referencias, observa una clase o varias, valora la cercanía y confía en tu instinto. De esta manera, podrás asegurarte de que estás contratando a alguien que se preocupa por el bienestar del perro y que tiene amplios conocimientos y experiencia sobre el ejercicio o el deporte canino que queréis desarrollar.

Divulgadora

Empecé Antropología Social y Cultural, tengo el certificado profesional del curso de técnica en gestión medioambiental, el curso “The Truth about Dogs and Cats” de la universidad de Edimburgo y el curso “Capacitación social en educación canina, tenencia responsable y gestión del bienestar animal” de la UNED. Colaboro escribiendo sobre animales en '20minutos', 'Etología Canina' y para la Cátedra de Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos. He criado con responsabilidad gatos y perros, he sido asistente de tiendas de animales y auxiliar de peluquería canina y felina y me he dedicado a la gestión, atención y mantenimiento de especies animales e instalaciones en núcleos zoológicos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento