La inflación repunta al 4,1% y la subyacente se modera al 6,6% pese a la presión de la sequía sobre la cesta de la compra

Variación anual del IPC hasta abril de 2023, según el avance provisional del INE.
Variación anual del IPC hasta abril de 2023, según el avance provisional del INE.
Henar de Pedro
Variación anual del IPC hasta abril de 2023, según el avance provisional del INE.

La inflación vuelve a subir tras el respiro de marzo. Según los datos provisionales avanzados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC repuntó en abril casi un punto, hasta una tasa interanual del 4,1%. En cambio, la inflación subyacente confirma su tendencia a la baja al caer hasta el 6,6%, pese a la presión de la sequía sobre el precio de los alimentos, que ha ralentizado el ritmo de encarecimiento con respecto a la situación de hace un año.

A falta de que el INE confirme a mediados de mayo el avance, la tasa interanual del 4,1% registrada en abril supone una escalada de ocho décimas con respecto al dato de inflación de marzo, cuando los precios sufrieron una notable desaceleración hasta el 3,3% -tras el 6% registrado en febrero- por el efecto de la guerra de Ucrania. Es decir, al medirse la variación del IPC en términos interanuales, la comparación con marzo de 2022 resultaba favorable porque aquel fue el primer mes completo de guerra. Fue entonces cuando el precio de la energía se disparó, ante la incertidumbre sobre el suministro ruso. 

Eliminado ese 'efecto escalón' la inflación ha vuelto a subir en abril. Solo en el último mes los precios se han encarecido un 0,6% en términos mensuales con respecto a marzo, lo que supone el segundo mayor alza mensual desde junio de 2022. El INE atribuye el repunte de la inflación al encarecimiento de los carburantes, así como al hecho de que el precio de la electricidad bajó en abril de este año menos que en el mismo mes de 2022. 

Los precios vuelven a subir en abril un 0,6% y el PIB crece un 0,5%. (EP)

Pese a las bajadas consecutivas en el precio de la gasolina y el diésel de las últimas semanas, buena parte del repunte se debe al efecto estadístico de comparar con los datos de abril de 2022, cuando se introdujo el descuento de 20 céntimos por litro de carburante, así como otras medidas para aliviar la presión sobre el bolsillo de los consumidores. Aun así, el Ministerio de Asuntos Económicos ha destacado que el dato general de abril es "la mitad" de la inflación registrada un año antes, cuando se situaba en el 8,3%.

Bajada de la subyacente

El comportamiento de la inflación subyacente -la que descuenta el precio de la energía y los alimentos no elaborados por su alta volatilidad- ha sido el contrario. El indicador confirmó la tendencia a la baja esbozada tímidamente ya en marzo y descendió en abril nueve décimas con respecto a la variación anual del 7,5% registrada en marzo. La tasa del 6,6% adelantada este viernes es el nivel de inflación subyacente más bajo desde el mes de noviembre, cuando la variación interanual fue de un 6,3% en plena senda alcista. De hecho, la brecha de 2,5 puntos entre la inflación general y la subyacente es la menor desde diciembre.

Sin embargo, aunque el INE advierte de que el precio de los alimentos y bebidas no alcohólicas aumentó en abril menos que en el mismo mes de 2022, las miradas siguen puestas sobre la cesta de la compra. A falta de que dentro de quince días el INE detalle el dato de abril por grupos de productos, tomando la cifra de marzo de referencia, en el último año los alimentos se han encarecido un 16,5%, apenas una décima por debajo del récord de febrero, pese a la rebaja del IVA. "La bajada de las materias primas tiene que significar evidentemente una bajada de los alimentos", ha señalado este viernes el ministro de Agricultura Luis Planas, que ha destacado que los datos de inflación de España están "claramente" por debajo de la media europea.

La sequía amenaza con elevar aún más el precio de los alimentos. Los agricultores hablan de que la actual está siendo una de las peores cosechas de los últimos años y avisan de que los productos más afectados serán previsiblemente los cereales, frutas y hortalizas, pero también el aceite y la carne. Por ello, reclaman ayudas para el campo al Gobierno, que este martes aprobó una línea de 317,7 millones de euros dirigida a seguros agrarios y otros 292,7 millones de fondos para el sector agrícola.

La Comisión Europea prevé que en 2023 la inflación se sitúe en España una media del 4,4%, por debajo de la media comunitaria, que estima en el 6,4%. Para el próximo año, el pronóstico de Bruselas mantiene la senda de la moderación de los precios, con una previsión de inflación al 2,3% en 2024.

Redactora '20minutos'

Graduada en Periodismo y Ciencia Política por la Universidad Rey Juan Carlos. En 20minutos desde 2022, primero en la sección de Última Hora y actualmente en Nacional. Escribo sobre todo de economía, aunque también he cubierto la actualidad política.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento