Los dos líderes franquistas que faltan por ser exhumados tras la salida de Cuelgamuros de los restos mortales de Primo de Rivera

Ilustraciones de Moscardó y Milans
Ilustraciones de Moscardó y Milans
Carlos Gámez
Ilustraciones de Moscardó y Milans

Los restos mortales de José Antonio Primo de Rivera han sido exhumados y trasladados desde su actual emplazamiento en el altar mayor de la basílica del Valle de los Caídos hacia el cementerio de San Isidro en Madrid. Durante la mañana, los operarios han quitado la gran lápida de 3.500 kilos que cubre la fosa donde descansaban sus restos desde 1959 para trasladarlos a su nuevo sitio, el cementerio madrileño de San Isidro.

El desentarramiento del fundador de Falange, muerto al poco de estallar la Guerra Civil, es otra consecuencia de la aplicación de la Ley de Memoria Democrática, en vigor desde el pasado mes de octubre. No es la primera exhumación bajo esta ley: antes fueron la del general Gonzalo Queipo de Llano y del auditor militar Francisco Bohórquez.

Y quedan por llevarse a cabo las de dos dirigentes del franquismo: el general José Moscardó y el teniente coronel Jaime Milans del Bosch. Ambos permanecen enterrados en el Alcázar de Toledo.

Sus exhumaciones siguen pendientes. La Ley de Memoria Democrática prevé el traslado de restos mortales de dirigentes del golpe militar de 1936 que ocupen un lugar "preeminente de acceso público distinto a un cementerio", con el fin de evitar actos de enaltecimiento.

La ley prevé el traslado de restos mortales de dirigentes del golpe del 36 que ocupen lugar "preeminente de acceso público distinto a un cementerio", con el fin de evitar actos de enaltecimiento"

Moscardó y Milans del Bosch están enterrados en la cripta junto a otros militares y civiles que junto a ellos defendieron el Alcázar de Toledo durante el asedio que se llevó a cabo del 21 de julio al 27 de septiembre de 1936. Este espacio sólo lo pueden visitar sus familiares y con autorización previa. El edificio es propiedad del Ministerio de Defensa, por lo que, de ser exhumados, la operación dependería de esta administración.

José Moscardó

Moscardó fue un general destacado del bando de los sublevados en Toledo reconocido por la dictadura como un héroe por su defensa frente a las milicias republicanas del Alcázar de la capital castellanomanchega, lo que le convirtió en un símbolo de la época.

Encuentro entre Heinrich Himmler y Francisco Franco, con José Moscardo (con gafas), al fondo entre ambos.
Encuentro entre Himmler y Franco, con José Moscardo, al fondo entre ambos con gafas.
WIKIPEDIA

Durante la dictadura ocupó puestos relevantes, siendo jefe de la casa militar del Jefe del Estado, Capitán General de dos importantes regiones militares, Delegado Nacional de Deportes y presidente del Comité Olímpico Español. Falleció el 12 de abril de 1956.

La familia de Moscardó no quiere que los restos de su antepasado salgan del Alcázar. "Seguiremos peleando para que estos políticos no completen su plan donde lo más importante es acabar con la libertad de expresión, el derecho de reunión y todo lo que no sea acorde con sus ideas", compartía Luis Moscardó, bisnieto del general, el pasado 23 de octubre en sus redes sociales.

Jaime Milans del Bosch

Milans del Bosch fue defensor del Alcázar toledano durante la Guerra Civil. Posteriormente, cursó como combatiente voluntario en la División Azul y capitán en la Segunda Guerra Mundial contra la Unión Soviética.

Sin embargo, si por algo es conocido Milans del Bosch es por su participación en el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. En ese momento era Capitán General de la III Región de Levante. Valencia aún recuerda cómo aquella noche los tanques tomaron las calles y se hizo el silencio.

Milans del Bosch dictó un mando en el que asumió todos los poderes civiles, judiciales y administrativos, militarizó los servicios públicos, suspendió cualquier actividad política o sindical e implantó un severo toque de queda.

Tras el fracaso de la asonada, el militar fue expulsado del Ejército  y condenado a 30 años de prisión, aunque fue puesto en libertad tras pasar sólo nueve años en la cárcel.

Franco, exhumación extraordinaria

El pasado 3 de noviembre fueron exhumados los restos mortales del general franquista Gonzalo Queipo de Llano y de su esposa Genoveva Martí de la basílica de la Macarena de Sevilla.

La del dictador tuvo lugar en 2019. Franco fue exhumado antes de que se aprobara la nueva Ley de Memoria Democrática (entró en vigor el 21 de octubre de 2022). Fue decisión del Gobierno de Pedro Sánchez y se hizo con el aval del Tribunal Supremo.

Introducen los restos de Franco en el helicóptero para trasladarlo a Mingorrubio.
Los restos de Franco, cuando partieron al cementerio de Mingorrubio.
EFE / Emilio Naranjo

El Ejecutivo se fundamentó en la aplicación de la Ley de Memoria Histórica de 2007, así como en las recomendaciones de organismos internacionales, en cuanto no parece coherente que en un Estado democrático existan monumentos públicos en los que se exalte la figura de un dictador. El Congreso de los Diputados aprobó solicitar la exhumación del dictador en mayo de 2017, con 198 votos a favor, 140 abstenciones y 1 voto en contra.

La exhumación de Franco tuvo lugar el jueves 24 de octubre de 2019. Fue por la mañana, con la presencia de sus descendientes, un forense, los operarios y la ministra de Justicia Dolores Delgado en calidad de notaria mayor del reino. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento