Siete alimentos que no sabías que puedes ofrecerle a tus loros y que mejoran su enriquecimiento ambiental

Un loro alimentándose de pasta cocida.
Un loro alimentándose de pasta cocida.
AVETROPIC
Un loro alimentándose de pasta cocida.

La alimentación de nuestras mascotas es, probablemente, el área en el que más mitos se crean popularmente. Desde que los dulce les ciega, hasta que no podemos darles comida humana, las "leyendas" populares sobre las dietas de nuestros peludos son amplias, y no solo se quedan en especies como el perro y el gato, también ocurre con otros animales exóticos, como es el caso de los loros.

Ocurre mucho que, por el boca a boca, empezamos a evitar ciertos alimentos que vamos escuchando o leyendo que son perjudiciales para ellos, sin pararnos a investigar los motivos o corroborar la información. En el caso de los loros, donde es muy importante ofrecerles una gran variedad de alimentos para mejorar su enriquecimiento ambiental, estos mitos pueden quitarnos ideas que, en realidad, sí son muy positivas para ellos.

"También ocurre que, sobre todo en personas que no están muy metidas en el tema de la alimentación de psitácidas, hay muchos alimentos que no se nos ocurre darles y, entre esto y los mitos, nos reducimos mucho las opciones alimenticias de nuestros loros", explica Roger Valls, cofundador de la asociación Avetropic, cuya misión es salvaguardar el bienestar de las psitácidas que viven en condiciones de cautividad.

Por estos motivos, el experto en psitácidas desmiente algunos mitos sobre la alimentación de nuestros loros y nos da algunas ideas para mejorar su enriquecimiento ambiental a través de sus dietas.

Alimentos que sí podemos dar a nuestros loros

Uno de los alimentos que siempre se ha dicho que no debemos ofrecerle a nuestros loros es el tomate. "Se dice que tiene un compuesto (la solanina, un alcaloide tóxico) que lo convierte en peligroso para estos animales", explica Valls. "Efectivamente, contiene este compuesto, pero la cantidad es insignificante".

"A partir del proceso de maduración, va perdiendo este alcaloide, por lo que nuestros loros  pueden tomar tomates, siempre que estén maduros, ya que si el fruto no lo está, tendrá más cantidades y si podría causarle un problema", afirma el experto en psitácidas.

Otro mito popular y muy extendido en cuanto a la dieta de estas pequeñas psitácidas es el que afirma que no pueden comer boniato. "Para entender por qué se dice esto, tenemos primero que saber que la patata, cuando se ofrece cruda, es tóxica", adelanta Valls. "El boniato, al ser también un tubérculo, se cree que ocurre lo mismo".

La patata cuando se ofrece cruda es tóxica y la gente suele asemejar el boniato a ésta, por ser ambas un tubérculo

"Además, la patata también contiene dioscorina, que es otro alcaloide tóxico que se elimina cuando la cocemos", añade. "Sin embargo, no está presente en los boniatos (si en el ñame, otro tubérculo similar que creo que la gente confunde a veces con el boniato)".

El cofundador de Avetropic cree que el mito de no dar boniatos a los loros viene de la similitud que tiene con la patata y las características de la misma, pero asegura que podemos ofrecérselos a nuestros loros y que aportará algo nuevo a su dieta, teniendo connotaciones positivas.

Nuevos alimentos que quizás no se nos ocurra ofrecerles

Además de dejar de ofrecerles alimentos a raíz de falsos mitos, también ocurre que, especialmente en aquellos que están empezando en el universo de las psitácidas, pueden no ocurrirse muchas ideas en cuanto a qué cosas podemos ofrecerles y mejorar así su enriquecimiento ambiental.

Por este motivo, Valls nos recuerda algunos de ellos, como el pan, los cereales de desayuno o la quinoa. "Se nos ha dicho siempre que a las aves no se les puede dar pan y, aunque es cierto que no es un alimento completo y equilibrado, sí es algo que les gusta bastante y que, de forma puntual (una vez por semana, por ejemplo), podemos ofrecerles sin perjudicarles".

"Otra buena idea son los cereales que nosotros mismos tomamos por la mañana, eso sí, aquellos que no tengan azúcar y que tampoco sean chocolateados", advierte Valls. "Hay algunas variedades como los cornflakes, que se pueden ofrecer sin ningún peligro".

En este sentido, el experto en psitácidas recuerda que "pueden suponer un cambio en su rutina habitual" y que si les gusta, "en pequeñas cantidades se pueden ofrecer sin ningún problema". "También los típicos de fibra, que no son azucarados, son otra opción que podemos ofrecerles", añade.

"También podemos dar sin miedo pasta o arroz cocidos", afirma. "Son ricos en almidones y carbohidratos completos y, si los utilizamos de forma puntual (es decir, que no formen parte de la base de su dieta), es algo que suele gustarles mucho".

La quinoa tiene una proteína bastante alta, por lo que no haría falta mezclarla con nada más, sería un alimento muy completo

Además, en el caso concreto de la pasta, les aporta mucha variedad gracias a las diferentes formas, colores e incluso tipos que hay. "Se lo podemos ofrecer junto a legumbres cocidas y ya se convertiría en una alimentación de mayor calidad y más completa", asegura Valls. "Por ejemplo, un par de veces por semana".

Otro alimento que no se nos suele ocurrir y que también podemos ofrecer a nuestros loros es la quinoa. "Su proteína es bastante alta, por lo que no haría falta mezclarla con nada porque sería muy completo", afirma el experto en psitácidas. "Se lo podemos dar hidratado"

Por último, Valls recuerda que el huevo de gallina cocido tiene una proteína de gran calidad. "Darle un huevo cada dos semanas, acompañado de otros alimentos contribuye a darnos más opciones en cuanto a la variedad de su dieta y, aunque no es algo imprescindible para garantizar su salud, siempre es positivo", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento