Marlaska insiste en que no hubo muertos en suelo español en el salto a la valla de Melilla y que la Guardia Civil actuó con rigor

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados de este miércoles.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante una sesión en el Congreso.
EP
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante una sesión en el Congreso.
EP

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, no se mueve ni un milímetro de la versión dada por su cartera sobre el masivo salto a la valla de Melilla que se produjo el pasado 24 de junio y que provocó la muerte de, al menos, 23 migrantes: no hubo muertos en suelo español y la Guardia Civil actuó de forma "rigurosa y profesional" para repeler lo que ha tildado en diversas ocasiones de un "ataque" a la frontera española y europea con "mazas, piedras y palos" por parte de más de 1.700 personas.

Así lo ha vuelto a repetir este miércoles en el Congreso de los Diputados, donde ha comparecido de nuevo para dar explicaciones sobre la polémica que más ha conseguido ponerle contra las cuerdas en los cuatro años que lleva al frente de la cartera de Interior. "No tuvimos que lamentar ningún hecho trágico en territorio nacional", ha lanzado desde la tribuna, donde no ha recibido el apoyo de ninguno de sus compañeros de gabinete: la bancada azul, los asientos donde se sientan los ministros, estaba vacía. Ni del PSOE ni de Unidas Podemos. "Lo reitero. Lo dije y lo vuelvo a repetir", ha añadido después.

Marlaska sigue así manteniendo la versión que ya ha dio en otra comparecencia en el Congreso y en, como ha recordado, en las cinco preguntas que le ha hecho al oposición en la Cámara Baja y en el Senado: Vuelve a desdeñar las informaciones periodísticas y dice que se basan en "conjeturas y especulaciones". Según la historia defendida por el ministro, en la madrugada del 24 de junio se comunicó a la Guardia Civil que un grupo de 1.700 personas se dirigía hacia la valla. Todos ellos estaban organizados "y con palos, mazas o piedras".

Según el ministro, tras acercarse al vallado y superar el primer intento de detención, el grupo logró acceder a la zona marroquí del barrio chino -barrio de paso entre Melilla y Marruecos- y se separó en dos: uno para "contener" a la Gerdanmería del país vecino y otro, para "forzar las puertas del lugar de tránsito, donde se forma un embudo".

Del grupo inicial de 1.700 personas, 134 lograron introducirse en territorio español -133 han pedido protección-. El resto fueron repelidos por la Guardia Civil, por lo que Marlaska ha felicitado a los agentes y ha lamentado las heridas que fueron provocadas en 55 de ellos, todos ya recuperados. "España es un país de asilo, nuestro país salva vidas en el mar todos los días", ha defendido el titular de Interior, que ha dicho "entender" las "causas subyacentes" del salto, pero "no se puede trasladar que para pedir asilo esté justificado el uso de la violencia". 

Como ya hiciera Interior con el documental de la BBC que desmintió las versiones oficiales de ambos gobiernos al probar que hubo devoluciones en caliente y que algunos de los migrantes muertos en España fueron trasladados a Marruecos, el ministro ha desdeñado la nueva investigación de la ONG Lighthouse Reports publicada por un consorcio internacional de periódicos, que sostiene que se produjo al menos una muerte en suelo español.

Marlaska ha reducido dichas informaciones a "conjeturas, especulaciones o insinuaciones" sin fundamentos, pese a que han sido utilizados por la oposición y por sus socios de Gobierno para tratar de señalarle. "Al menos hubo un migrante muerto en España", ha declarado Ana Vázquez, del PP, que ha acusado a Marlaska de comparecer "a rastras, arrastrado por nosotros [su partido] y por los medios". "Es un cobarde", le ha espetado al ministro, que le ha devuelto el ataque a los ‘populares’ acusándoles de ir contra la Guardia Civil.

Vázquez ha sido, sin duda, la más dura en la réplica al ministro, al que ha acusado de mentir y le ha pedido irse: "No siga envuelto en la mentira y váyase", ha lanzado la portavoz del PP en temas de Interior, que no ha dudado en tildar de "miserable" a Marlaska, al que ha pedido "no venir aquí [al Congreso] a defender su mentira". "La mentira en democracia es inaceptable y hoy su presencia aquí resulta inaceptable e indecente", ha añadido la popular, que también ha acusado al titular de Interior de estar "desmantelando" a la Guardia Civil.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento