"Barrilete", "vago grotesco" o "engendro": los insultos en Twitter por los que Cristina Seguí tendrá pagar 6.000 euros a Ábalos

Cristina Seguí en imatge d'arxiu
Cristina Seguí, en una imagen de archivo.
EUROPA PRESS

Cristina Seguí, la periodista y una de los cofundadores de Vox, ha sido condenada por un juzgado de Madrid a indemnizar con 6.000 euros al exministro socialista y diputado en el Congreso, José Luis Ábalos. Los comentarios escritos por ella en Twitter constituyen una intromisión ilegítima en el derecho al honor del exsecretario del PSOE, según la sentencia.

La resolución, consultada por El Español, califica las declaraciones de Seguí como "expresiones realmente graves" que exceden el derecho a crítica al que están expuestas las actuaciones políticas: "No se limita a la formación de la opinión pública con asuntos de interés general".

La sentencia, además, ha obligado a Cristina Seguí a borrar los tuits y a publicar en su cuenta de Twitter que había sido condenada una vez se hizo firme el fallo judicial. La cofundadora de Vox ha asegurado que ha recurrido la sentencia para presentar pruebas contra Ábalos.

Difamaciones y vejaciones

Algunos de los insultos a los que hace referencia la resolución judicial, publicados a finales del 2020, son: "Es difícil estar más podrido que el barrilete de Ábalos, resultado de 40 y pico años lamiendo nalgas en el aparato del partido. Un engendro", "la poca higiene del ahora ministro", "lo más limpio que Ábalos hizo en su vida fue el petting barajeño con la chimpancé número dos de Nicolás Maduro", "para quedarte sola con este tipo hay que llevar gas pimienta en el bolsillo", "tonelete, eres un vago grotesco", "una de tus ex aún sigue hablando de tu poca higiene".

"Todas estas expresiones de contenido íntimo y sexual (...) han sido las que más le han afectado a su honor, al ser vertidas en un medio de acceso público y extraerse de su lectura un ánimo claramente difamatorio y vejatorio, ocasionándole problemas familiares, repercutiendo en su vida cotidiana y relaciones sociales", indica la sentencia.

El exministro "no conoce" a Cristina Seguí. Por lo tanto, sus tuits "no se deben valorar en un contexto de discusión o contienda con declaraciones cruzadas". "La finalidad última" de dichos mensajes no era otra que el de "recurrir al insulto", según ha concluido la jueza, María Isabel Maroto. 

La cuenta de Twitter de Cristina Seguí contaba con 179.000 seguidores en el momento en el que se publicaron los tuits. La difusión fue "considerable", aun cuando "los impactos no han sido muy relevantes" ni los tuits "hayan tenido una especial repercusión".

Todo esto vulneró el derecho al honor y a la propia imagen de Ábalos, por lo que la libertad de expresión no puede prevalecer.

6.000 euros y abonar las costas

Cristina Seguí ha sido condenada a abonar 6.000 al político. Ábalos había solicitado una indemnización de 40.000 euros, considerada "notoriamente desproporcionada" por la jueza.

También tendrá que abonar las costas del proceso y "abstenerse de realizar actuaciones semejantes" contra el político.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento