El INE revisa cuatro décimas al alza el PIB de 2021, pero acentúa el hundimiento de la economía española en 2020

El Gobierno ha mantenido su previsión de crecimiento de la economía española en el 4,3% para este año, pero ha recortado ocho décimas su estimación para 2023, hasta el 2,7%, en un contexto de elevada incertidumbre por el impacto de la guerra en Ucrania y la escalada de precios, especialmente los de la energía. Así lo ha avanzado la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.
La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, en una imagen de archivo.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha revisado al alza cuatro décimas el dato de crecimiento de la economía española el año pasado. Así, el PIB nacional creció un 5,5% y no un 5,1% como el propio instituto estadístico había publicado en marzo de este año. Sin embargo, el INE ha reducido también otras cinco décimas el hundimiento del PIB registrado en 2020, año de la irrupción de la pandemia, acentuándolo hasta el 11,3%. Estos números dejan a España como uno de los países cuya economía padeció un mayor desplome por la covid.

En lo tocante al año pasado, la razón que ha motivado la revisión al alza ha sido que la demanda nacional fue mayor de lo que se había previsto. En concreto, el gasto en consumo final creció un 5,1% frente al 4,2% que se había calculado previamente. Y si el consumo fue más fuerte de lo que pensaba, se debe fundamentalmente a que el gasto de los hogares se había infraestimado. 

El INE basa la corrección en que no ha conocido los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares de 2021 hasta junio de este año. Por el contrario, la actualización de los datos de 2020 se debe a la publicación de tres encuestas (Encuesta Estructural de Empresas, Encuesta de Estructura de la Construcción y Estadística sobre actividades de I+D).

La revisión que ha acometido el INE este jueves se produce todos los meses de septiembre y afecta a los tres años anteriores. En consecuencia, las cifras de crecimiento de 2020 y 2021 se actualizarán de nuevo el año que viene, cuando la de 2020 pasará a ser definitiva. 

Ha si ha quedado el incremento del PIB en 2021, 2020 y 2019 tras la revisión del INE.
Ha si ha quedado el incremento del PIB en 2021, 2020 y 2019 tras la revisión del INE.
Carlos Gámez

Para Manuel Hidalgo, profesor de economía en la universidad Pablo Olavide e investigador en Esade, la revisión al alza del dato de 2021 "ha sido bastante moderada" y se ha visto compensada por la rebaja del PIB de 2020. Lo que sí reflejaría es que "la recuperación es más intensa de lo que en principio se había medido, pero tampoco mucho más", apostilla.

Esta modificación al alza ya estaba en la agenda de varios economistas, que se mostraban sorprendidos por la incoherencia de los datos de crecimiento económico con otros indicadores como el empleo, que se recuperó mucho más rápido. "El perfil ahora es un poco más cercano a lo que decían algunos indicadores", señala Hidalgo.

Una estadística rodeada de polémica

La corrección al alza del PIB del año pasado supondrá un balón de oxígeno provisional a los datos económicos de este año. Si el INE no rebaja los datos de crecimiento intertrimestral de 2022 cuando se produzca la próxima revisión (los datos de crecimiento trimestrales se revisarán el viernes de la semana próxima), un mayor dato de PIB en 2021 se traducirá automáticamente en más crecimiento para este año

La razón está en que las correcciones del INE para 2020 y 2021 han dejado un volumen de PIB medio el año pasado tres décimas más bajo que el que se conocía hasta ahora. Por ello (siempre que los datos que se conocen de 2022 no cambien, algo que es previsible que ocurra), se puede esperar que la economía crezca este año tres décimas más por esta revisión. "La [revisión] trimestral tendrá que reformular las tasas del año pasado y esas van a influir en lo que llevamos de 2022. Me imagino que no va a ser una revisión sustancial", apunta Hidalgo.

La medición de la contabilidad nacional -la estadística del INE en la que se incluye el PIB- se ha convertido en una tarea compleja y polémica desde que la pandemia hizo acto de presencia. El coronavirus provocó que los institutos estadísticos tuvieran que adaptar sus operaciones y desde entonces se han producido correcciones importantes en los datos. La más sonada ocurrió en el segundo trimestre del año pasado, cuando el INE rebajó del 2,8% al 1,1% el dato de crecimiento.

La validez de la estadística del PIB para reflejar el estado de la economía se ha convertido en motivo de debate en el terreno político. El Gobierno ha cuestionado en varias ocasiones la precisión de los datos publicados por el INE y ha llegado a elaborar sus propios indicadores para medir la actividad. Algo que no ha gustado nada entre los estadísticos del Estado, que señalan que Eurostat ha avalado la validez de los datos que publica el INE. 

En este clima de cuestionamiento abierto de los datos del INE, el presidente de la institución, Juan Manuel Rodríguez Poo, presentó su renuncia al Gobierno a finales de junio alegando "motivos personales". El presidente de Esgab, un organismo que asesora al ente estadístico europeo Eurostat, señaló en una entrevista a 20minutos que la marcha de Rodríguez Poo fue inusual y que el fuego político contribuyó a su salida.

El puesto al frente del INE, instituto dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos que dirige Nadia Calviño, estuvo vacante hasta el 1 de agosto, cuando el Ejecutivo nombró a la hasta entonces directora del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, Elena Manzanera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento