La compensación por la excepción ibérica a las gasistas ya está en las facturas: "He pagado más de 1.700 euros por un nuevo concepto"

Facturas de la luz con el nuevo concepto para compensar la excepción ibérica a las eléctricas.
Facturas de la luz con el nuevo concepto para compensar la excepción ibérica a las gasistas.
José González
Facturas de la luz con el nuevo concepto para compensar la excepción ibérica a las eléctricas.

Las facturas de la luz de junio y julio han llegado con una desagradable sorpresa al restaurante de Jordi Gil. "De repente ha aparecido un nuevo concepto, 'Ajuste en base al Real Decreto 10/2022', por el que he pagado unos 700 euros en una y más de 1.700 en la otra. Es una barbaridad", afirma indignado el regente de Alenar Bodega Mediterránea, un bar de tapas y vinos de Valencia. Y él no ha sido el único que se ha llevado un "susto".

El 8 de junio, la Comisión Europea autorizaba a España y Portugal a aplicar lo que se conoce como excepción ibérica, una medida que inicialmente estará vigente hasta el 31 de mayo. De esta forma, ambos países pasaban a limitar el precio del gas natural que se emplea para producir electricidad con el objetivo de contener el impacto que su escalada está teniendo en el mercado mayorista desde que comenzó la guerra de Ucrania. La CE cifró entonces en 6.300 millones el coste de esta "ayuda de Estado", que se daría en forma de compensación a las gasistas.

El Gobierno ya había anunciado que dicha compensación sería asumida por los clientes en función de su consumo. Ciertamente esta información pasó desapercibida para muchos, pero de lo que no se avisó fue de que el importe podría ser tan elevado e igualmente se insistió en que el mecanismo supondría una rebaja en la factura de entre un 15 y un 20%, contado el pago por el ajuste. En ese contexto, son muchos los que hablan de "trampa" y echan en falta una comunicación directa por parte de su comercializadora. 

"Nos venden que el precio de la luz ha subido pero no tanto como en el resto de los países europeos. Ellos sin embargo no pagan una nueva tasa por el decreto, que con el 21% de IVA supone casi un 50% de impuestos", se queja Jordi al otro lado del teléfono. "No es que estén contando una mentira, pero no están diciendo toda la verdad. Se ha vendido la excepción ibérica, que me parece muy bien, pero no se ha comentado todo el trasfondo", coincide Tomás Reche. 

En casa de este almeriense, el recibo ascendió a 187 euros en julio, en torno al triple de lo que venía pagando. De esa cantidad, 63 euros corresponden a la retribución por el tope al gas. "Sabía que las facturas se iban a incrementar porque el precio de la energía sube, pero no con esa diferencia", reconoce. "Llamé a la compañía para asegurarme de que estaba todo en orden y me dijeron que mi tarifa es indexada y que me lo tenían que cobrar. Me cambié de modalidad en noviembre porque era lo que se recomendaba en ese momento", explica. Se trata del mismo tipo de tarifa que tienen en el Alenar. "Es lo que me aconsejó mi asesor energético en su día", recuerda su responsable.

La tarifa indexada se enmarca dentro del mercado libre pero con bastantes similitudes con la regulada, denominada PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor). El PVPC -al que están adscritos el 40% de los hogares españoles- presenta un único concepto, determinado por el precio horario del kilovatio, que fluctúa. "En él se incluye tanto la rebaja por el marginal como el aumento por la compensación, y da un resultado final", señala José Luis Sancha, experto en factura energética y mercado eléctrico de la Universidad Pontificia Comillas. Todo depende de cada compañía, pero en la mayoría de estos casos en la factura no aparece desglosada la compensación.

Lo que está ocurriendo con usuarios adscritos al mercado libre, que tienden a contar con un precio fijo anual, es que en los dos últimos meses han empezado a encontrarse con dos variables. "La tarifa plana para la energía se mantiene y se suma a ella otro valor, que tiene distintos nombres pero que hace referencia a la compensación. Es un nuevo concepto sobre el que los clientes no tienen control porque depende del precio horario de la energía y del consumo. Resulta impredecible. Es como si tuviesen un PVPC camuflado", continúa el profesor. 

Eso lo notan ya quienes han renovado sus contratos a partir del 26 de abril, así como quienes están acogidos a la tarifa indexada. La aplicación depende de las condiciones contractuales que haya suscrito cada uno con su comercializadora. Se estima que en el intervalo de un año esto afectará a la inmensa mayoría de los consumidores porque, salvo algunas excepciones, los contratos suelen renovarse anualmente. 

Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica defienden que el efecto por la limitación del precio supera al pago por ese ajuste, dando como resultado un balance positivo para los consumidores. Admiten que las facturas cada vez son más elevadas, pero añaden que lo serían aún más sin la excepción ibérica. Este viernes, la electricidad mayorista se pagaba a 706,3 euros el megavatio hora en Francia, a 699,4 en Alemania y a 718,7 en Italia, mientras que en España ascendía a 318,3 (incluida la compensación a las compañías). Sin el ajuste la habríamos pagado a 500 euros, insisten en la cartera que encabeza Teresa Ribera

No es que estén mintiendo, pero no están diciendo toda la verdad. Se ha vendido la excepción ibérica, que me parece muy bien, pero no se ha comentado todo el trasfondo

Las mismas fuentes justifican que mucha gente del mercado libre se ha venido beneficiando de las rebajas aplicadas por el Gobierno. "Sus tarifas eran muy estables. Hasta el momento en el que han renovado sus contratos. Al hacerlo, muchas compañías han empezado a repercutirles el aumento del coste de la energía. Aun así, su factura no ha subido tanto como lo habría hecho sin este mecanismo", insisten. Y apostillan que en sus dos primeros meses de aplicación, del 15 de junio al 15 de agosto, se ha obtenido un ahorro neto de unos 1.400 millones de euros

En línea similar se pronuncia Francisco Javier López, miembro de la junta directiva de la Asociación de Empresas Eléctricas (Aseme). "Los clientes están viendo que su factura se están incrementando pero no lo está haciendo como lo haría si no tuviéramos esta excepcionalidad. Gracias a ella, y a que se ha puesto un tope al gas a 40 euros el megavatio, hemos conseguido que solo paguemos a precio de gas aquella energía que se genera con él, con lo cual reducimos mucho los costes. El problema es que el precio está disparadísimo", señala. 

López hace "un poco de autocrítica porque el consumidor final no ha tenido mucha información acerca de cómo le iba a repercutir este tipo de medida": "Quizás como sector no hemos sido tan trasparentes. Creo que debemos hacer un poco más de didáctica".  "Antes de todo esto, los españoles tampoco entendían muy bien la factura de la luz, con lo cual si introducimos un nuevo ajuste lo que hacemos es enrevesarla más", señala.

La Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec) indica por su parte que en su momento sí realizó un trabajo activo para explicar cómo afectaría el tope al gas a los clientes. El 20 de junio, su director de Regulación, Pedro González, intervenía ante los medios para hablar de cómo funciona el mecanismo, de sus primeros resultados y de sus principales impactos. González afirmó que, a pesar de que supondría un abaratamiento en el recibo, sería "complicado" llegar al objetivo marcado por el Gobierno y agregó que en el momento de la renovación de los contratos, el consumidor debería analizar si ir "a un escenario de precios vinculados al 'pool' o intentar renovar precios fijos de manera que se incorpore esa compensación". "La complejidad va a ser muy elevada, ya que no todos los casos se van a poder tratar de manera única", concluyó.

¿El consumidor puede hacer algo?

Ante estas circunstancias, Tomás está "buscando alternativas" a su tarifa. "Pero cambiarse supone firmar un nuevo contrato, así que te van a cobrar la compensación igualmente", manifiesta con resignación. "Es un contrato libre. El consumidor lo firma, aunque no se haya percatado de las nuevas condiciones. Entiendo que las comercializadoras no han podido modificarlo unilateralmente", comenta el profesor Sancha, que recomienda leer bien toda la letra pequeña y tratar de pactar con la empresa el mantenimiento de un precio único. "Teóricamente podría ser posible una negociación en esos términos", añade. De no llegar a un acuerdo, siempre existe la opción de cambiar de compañía, porque hay algunas que no están aplicando este concepto. 

"Recomiendo a los usuarios que se informen y que sean minuciosos a la hora de comprobar los diferentes epígrafes. Las comercializadoras estamos a su disposición para informar sobre los distintos conceptos que aparecen en la factura", afirma el representante de Aseme.

Jordi se siente desesperado ante el incesante incremento de su factura de la luz, que está ahogando su negocio. El recibo de mayo del año pasado fue de 1.400 euros. Este mes de junio se disparó a 5.500 y en julio, a 7.131. "Es cierto que estamos consumiendo más, porque ha hecho mucho más calor y por la post-pandemia. Pero si de mayo de 2021 a julio de 2022 he consumido un 87% más, he pagado un 401% más", calcula.  Este empresario califica la situación de "insostenible" y teme que sin una pronta solución se vea abocado al cierre. 

REPORTAJES QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Si quieres contactar con 20minutos o realizar alguna denuncia o alguna corrección sobre algún tema, puedes enviarnos un mail a zona20@20minutos.es. También puedes suscribirte a las newsletters de 20minutos para recibir cada día las noticias más destacadas o la edición impresa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento