La compensación a las eléctricas por limitar el precio del gas será asumida por los consumidores del sistema energético

Sánchez y Ribera reunidos la semana pasada con los ejecutivos de las grandes compañías eléctricas.
Sánchez y Ribera reunidos la semana pasada con los ejecutivos de las grandes compañías eléctricas.
Secretaría de Estado de Comunicación
Sánchez y Ribera reunidos la semana pasada con los ejecutivos de las grandes compañías eléctricas.

De las tres opciones que estudiaba para compensar a las eléctricas por la diferencia entre el máximo que se fije el precio del gas y su diferencia con el precio "real", el Gobierno se ha decantado por que este coste se reparta entre los consumidores de energía, que en todo caso se seguirán beneficiando de unos precios menores a los actuales al desacoplar el gas del resto.

Fuentes del Gobierno han apuntado que esta será la vía por la que se compensará a las eléctricas por el precio que dejen de percibir del mercado cuando se limite el precio del gas, que utilizan para producir electricidad en las centrales de ciclo combinado. 

En la cartera quedarán, por tanto, las otras dos posibilidades que hace unos días apuntaban otras fuentes del Ejecutivo, que fuera a cargo de los Presupuestos Generales del Estado o que engrosara el déficit de tarifa.

Según apuntan ahora, la diferencia entre el precio de mercado -que el Gobierno espera limitar- y el precio real se cubrirá ajustándola entre el resto de la demanda. Es decir, el exceso de precio entre el de mercado y el real se repartirá entre lo que paguen los consumidores.

No obstante, desde el Gobierno se insiste en que el efecto neto será positivo, que existirá un ahorro neto para los consumidores porque cuando se limite el precio del gas solo tendrán que pagar el alto precio que está alcanzando en la actualidad esta energía. El gas representa en torno a un 10% del mix energético, en el que tienen más cuota otras energías mucho más baratas, como la eólica, la fotovoltaica, la nuclear o incluso la eléctrica, que, a diferencia de lo que ocurre ahora, no podrán superar el precio máximo para igualarse al precio real del gas.

Este "ajuste" figurará en la propuesta que ultiman España y Portugal para que Bruselas les autorice a fijar un precio máximo del gas, que sería excepcional y temporal y solo para el que se emplee en la generación de electricidad.

Según ha trascendido, otro de los elementos será fijar un doble precio. Uno, limitado, para el gas que se consuma dentro de la Península Ibérica, que estará limitado. El otro, para el gas destinado a Francia a través de interconexión, de modo que no exista el riesgo de que otros países compren gas más barato en España o Portugal, que distorsionaría el mercado.

El Gobierno sigue sin revelar cuál será el umbral, pero se apunta a una horquilla de entre 30 y 50 euros por MWh, que dejaría el precio total de la electricidad por encima de los 100 euros. Casi el doble de lo que era habitual hace apenas un año pero mucho más barato de lo que han marcado las subastas diarias en los últimos meses. Este miércoles, el  precio medio diario será de 255 euros MWh.

El Gobierno afirma que enviará la propuesta a lo largo de esta semana. En concreto, a la Dirección General de la Competencia de la Comisión, lo que sugiere que tendrá forma de ayuda de Estado, que como todas las de su naturaleza debe autorizar el Ejecutivo comunitario.

Sea como fuere, la Comisión se ha comprometido a estudiar "sin dilación" la propuesta luso española pero la respuesta no llegará hasta dentro de unas semanas. Entre tres o cuatro, según la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento