Entrevista

Manuel Vargas: "Un mar más cálido hará más violentas las lluvias torrenciales en el Mediterráneo"

  • "Las aguas del planeta se irán haciendo más cálidas en el futuro", explica a 20minutos el científico malagueño. 
  • Es científico titular del Instituto Español de Oceanografía y miembro del grupo Mediterráneo de Cambio Climático.
  • CIENCIA PARA LLEVAR La accidentada vuelta al Mediterráneo de una gota de agua.
Manuel Vargas, físico e investigador del Instituto Español de Oceanografía.
Manuel Vargas, físico e investigador del Instituto Español de Oceanografía.
Cedida por Manuel Vargas

España está sufriendo este verano máximas de temperaturas y olas de calor extremas, tanto terrestres como marinas. Las aguas del Mediterráneo han sobrepasado, como consecuencia, los 30 grados centígrados en Baleares y en el mar Menor se ha registrado una temperatura media de 31,25 grados, el máximo histórico desde que hay registros.

Manuel Vargas Yáñez (Málaga, 1967), científico titular y miembro del grupo Mediterráneo de Cambio Climático del Instituto Español de Oceanografía (IEO), explica a 20 minutos las adversidades a las que se enfrentan los mares y océanos y qué consecuencias tienen las subidas de temperatura de sus aguas.

El Mediterráneo ha sufrido estos días una ola de calor marina. ¿Cómo definiría ese término?Su definición es muy similar a la de ola de calor de la atmósfera. Es cuando tenemos unas temperaturas anómalamente altas, es decir, muy por encima de lo que correspondería a la época del año en la que nos encontramos, y se mantienen durante varios días consecutivos. Si un día puntual tenemos una temperatura altísima y al día siguiente cesa, no sería una ola de calor marina. Por otra parte, que tengamos una temperatura más alta de lo normal tampoco es suficiente, tiene que ser una anomalía extrema. 

¿Y eso cómo se determina?
La causa de las olas de calor marinas es la variabilidad natural de los mares y la atmósfera, y se determinan en base a medidas que se han realizado durante muchísimos años. Por ejemplo, podemos establecer cuál es la temperatura media de cualquier región o zona del Mediterráneo y, además, determinar entre qué valores es normal que fluctúe. Si vemos que la temperatura está muy por encima de las fluctuaciones naturales, entonces sí se considera un valor extremo. Y si eso se mantiene durante varios días, le damos ya el nombre de una ola de calor marina.

¿Qué consecuencias pueden tener las olas de calor en el mar Mediterráneo?Hay especies marinas sensibles a estos episodios de calor y sufrir mortalidades grandes, como los corales o las praderas de posidonia. Por otro lado, los efectos del calentamiento a largo plazo podrían ser más graves, ya que las alteraciones se volverían permanentes y las especies que no consiguieran adaptarse a las nuevas condiciones desaparecerían.

Cada año que pasa, los veranos y los inviernos son un poquito más cálidos que los anteriores

Además de las olas de calor, las investigaciones señalan el aumento general de temperaturas de los mares y océanos, ¿por qué sucede esto?Hay que distinguir dos tipos de aumentos. Por una parte, están las subidas de temperaturas puntuales que pueden producirse en un momento y en una región concreta. Por ejemplo: la ola de calor marina que estamos observando durante estos días en el Mediterráneo Occidental. Esto se debe a las condiciones particulares que tenemos ahora mismo en la atmósfera. Tenemos temperaturas del aire muy elevadas y vientos muy débiles que hacen que el calor absorbido por la superficie del mar, que es la que está en contacto con la atmósfera, no se transmita hacia el fondo del mar. Pero estos fenómenos tienen una duración limitada y afectan a una zona concreta, produciendo cambios puntuales que pueden ser muy grandes como, en este caso, de 3 o 4 grados. Aun así, tarde o temprano cambiarán las condiciones meteorológicas y oceanográficas y las temperaturas bajarán.

Y el otro tipo de aumento, ¿cuál es?Hay un calentamiento que no es puntual y que sí afecta a todos los océanos del planeta, aunque no de igual forma y con alguna rara excepción. Este aumento progresivo de la temperatura del mar es debido al cambio climático, y este, a su vez, se debe a las emisiones de gases de efecto invernadero. Trataré de explicar la diferencia: la temperatura de la superficie del mar va cambiando con las estaciones del año y, además, tiene una variabilidad natural que hace que no todos los días sean iguales. Sin embargo, cada año que pasa, los veranos y los inviernos son un poquito más cálidos que los anteriores. En este caso, el aumento que se va produciendo es apenas de unas "centésimas" de grado por año, lo que puede parecer muy poco, pero no lo es.

De estos dos tipos de subida de temperaturas, ¿cuál es más preocupante?En principio, este último es más preocupante que los cambios bruscos y puntuales de los que hablábamos antes, porque las subidas se van acumulando a lo largo del tiempo. Si la temperatura de la superficie del mar en el Mediterráneo sube dos centésimas de grado cada año, al final de este siglo se habrían acumulado 2 grados y, sumados a los que ya han aumentado durante el siglo XX, al final del siglo actual podríamos tener un Mediterráneo entre 2 y 3 grados más cálido que cuando empezó el cambio climático a mediados del siglo XIX. No obstante, decía que es más preocupante "en principio", ya que otro de los efectos del cambio climático podría ser que las olas de calor marinas se hicieran más frecuentes, y esto sí podría ser más grave.

Comentaba que la temperatura del Mediterráneo podría aumentar entre 2 y 3 grados a final de siglo, ¿por qué es esto grave?Porque alteraría todos los ecosistemas. Todos los organismos vivos que hay en el mar se han adaptado a las condiciones climáticas del lugar donde habitan durante millones de años. Esta subida de hasta 3 grados impondría un cambio en un periodo de apenas 150 o 200 años, que es un periodo muy rápido para que esos seres vivos se adapten. Habrá organismos que salgan beneficiados porque prefieren aguas más cálidas, pero habrá otros que necesitan temperaturas más bajas que no podrán adaptarse.

Además de esos cambios en el ecosistema, ¿qué ocurre cuando el agua del mar se calienta?Tiene muchas consecuencias. Por ejemplo, un mar más cálido suministra más energía y vapor de agua a la atmósfera, por lo que las tormentas o los fenómenos de lluvias torrenciales, que son típicos del Mediterráneo en otoño, pueden ser más violentos. Pero también genera una subida del nivel del mar. El mar sube principalmente por dos causas: el deshielo de las grandes capas de hielo de los glaciares continentales, que están sobre todo en la Antártida y Groenlandia, y también porque el propio calentamiento del mar hace que se dilate, se expanda. Y cuando el mar ocupa un mayor volumen, sube el nivel del mar. 

Antes decía que uno de los efectos del cambio climático podría ser una mayor frecuencia de olas de calor marinas, ¿cuál es el pronóstico sobre esto?Los modelos climáticos y las propias observaciones del mar que se están realizando actualmente indican que estos episodios serán más frecuentes e intensos a lo largo de este siglo XXI. 

¿Es posible que un incremento puntual de la temperatura del mar ocurra en otras zonas de costa española? Por ejemplo, en el Cantábrico o las Islas Canarias.
Los fenómenos de olas de calor marinas pueden pasar en cualquier parte. Como decía, es un proceso natural que responde a la propia variabilidad de los mares y de la atmósfera. Lo que sí es seguro es que casi todas las aguas del planeta se irán haciendo más cálidas en el futuro, con raras excepciones, incluyendo las costeras de toda España.

Al mar lo estamos maltratando de diferentes formas

En cuanto al cuidado del mar, ¿cree que se le presta la atención suficiente?No, tendríamos que preocuparnos más. Aquí hay algo que es importante resaltar, y es que el cambio climático está entre las mayores amenazas a las que se enfrenta el mundo, pero no es la mayor. Es una cuestión muy importante y tenemos que tomar medidas, pero hay que ser conscientes de que nosotros afectamos al medioambiente de varias formas. Al mar lo estamos maltratando de diferentes formas: con vertidos accidentales o incontrolados, no haciendo un uso razonable de sus recursos, con los microplásticos que vertimos en él…

¿Lo que quiere decir es que hay problemas medioambientales que tienen otras causas de origen humano?A veces todo lo achacamos al cambio climático y, haciendo eso, estamos enmascarando otros problemas que tal vez tendrían una solución más directa o más inmediata y que estaría más a nuestro alcance. Por eso, tenemos que cuidar más del medioambiente en general y del mar en concreto también, porque es una fuente inmensa de oxígeno, de vida, de alimento, es el gran regulador del clima del planeta… Tenemos que ser más conscientes de que tenemos que cuidarlo.

Respecto a las temperaturas marinas, ¿qué se puede hacer para intentar combatir que sigan subiendo?Creo que es algo que está muy claro, aunque a veces parece que no queremos verlo. Este es un problema global que solo puede resolverse reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero. Y esto solo se puede conseguir reduciendo nuestro consumo energético, y cambiando las fuentes de producción de energía actuales por energías renovables. Esto requiere que todos hagamos un esfuerzo.

¿Y qué acciones podemos hacer para mantener el mar en buenas condiciones?Podemos hacer muchísimo, pero tenemos que empezar por nosotros. Hay una cosa que es muy sencilla: ser más limpios. Pensemos en todo lo que tiramos en la playa o en el váter de nuestra casa, todo eso puede acabar en el mar. Una ciudadanía que utiliza el transporte público en vez del privado para tratar de ahorrar energía y limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, que hace un uso más responsable del agua, que cuida el medioambiente y que está concienciada luego va a ser también más exigente con los políticos. 

Tenemos que exigir a los políticos, sean del partido que sean, un compromiso en la lucha contra el cambio climático

¿Qué quiere decir con ser "más exigente con los políticos"?​Que también depende de nosotros que las autoridades le den importancia. Tenemos que exigir a los políticos, sean del partido que sean, un compromiso en la lucha contra el cambio climático. Es decir, no votaríamos a un partido que dijera abiertamente que no le preocupa el empleo, pero en cambio sí votaríamos a uno que minimizara los riesgos o impactos del cambio climático.

En el día a día vemos constantemente una polarización en cuanto al discurso del cambio climático y sus efectos adversos. ¿Cree que esto es un problema que puede impedir una mejora de la situación?Es un tema complejo que tiene muchos factores, pero hay uno en concreto que es la falta de cultura científica. Es importante que desde la escuela y a través de los medios de comunicación aumentemos nuestra cultura científica. No se trata de que todo el mundo tenga que saber de ciencia, pero sí un mínimo. Hay cosas básicas que debemos saber y sobre todo entender cómo funciona la ciencia. La ciencia funciona de una forma totalmente objetiva, es decir, no podemos creernos algo porque lo diga esta persona o aquella, tenemos que comprobarlo con datos objetivos, con experimentación. Y aquellas teorías que no coinciden con los datos hay que desecharlas, las diga quién las diga. Tenemos que tener fe en esa ciencia y hacer esa divulgación.

Esa divulgación de la que habla, ¿cómo debería ser?Hay que hacer un poco de autocrítica, tanto los propios científicos como los medios de comunicación, de que tal vez a veces no somos capaces de transmitir las cosas bien. Podemos saturar y crear un estado casi de ansiedad, consiguiendo un efecto adverso. Hay que buscar la forma de transmitir los conocimientos a la sociedad y de aumentar su cultura científica sin llegar a esa saturación o agobio, ya que no es nada positivo.

Manuel Vargas, físico e investigador del Instituto Español de Oceanografía.

Manuel Vargas Yáñez

  • Nacido en Málaga en 1967
Manuel Vargas es físico y científico titular en el Instituto Español de Oceanografía (IEO) del CSIC, desde donde ha realizado y colaborado en diversos estudios. En dicha institución forma parte del Grupo Mediterráneo de Cambio Climático. Su ámbito de investigación es la oceanografía física y su región marina de estudio es el Mar Mediterráneo - Cuenca Occidental.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento