Perros nórdicos en España, mitos y realidades sobre el calor y la vida urbana: "Los que nacen con estos climas, no tienen ningún problema"

Es importante que estén bien protegido, sobre todo si vamos a estar con otros perros en el parque.
Es importante que estén bien protegido, sobre todo si vamos a estar con otros perros en el parque.
Freepik

¿Cuántas veces hemos oído aquello de que "no se pueden tener perros nórdicos en ciudades con buenas temperaturas"? Por su origen, siempre se ha pensado que razas como el Husky siberiano, el Alaska malamute o el Akita, no son adecuadas para vivir en ciudades con buen tiempo y mucho sol. Sin embargo, este tópico es completamente falso.

Mónica Pacheco, veterinaria y miembro de la Asociación Internacional de Veterinarios especializados en Medicina de Perros de Trineo (ISDVMA por sus siglas en inglés), asegura que son animales que "se han adaptado perfectamente a lugares más cálidos" y que, "especialmente los que ya nacen en ciudades con estos climas, no tienen ningún problema para vivir y tener una vida feliz".

"De hecho, más que hablar de razas nórdicas, yo hablaría de tipos de pelaje, ya que hay algunos perros que no proceden de lugares fríos y que también llevan los mantos que caracterizan a las razas nórdicas", añade.

Cuestión de pelaje

Cuando un perro está acostumbrado a climas fríos, para llevarlo a uno cálido debe haber un periodo de adaptación. Normalmente, son casos muy concretos los que tienen que pasar por este proceso, ya que se trataría de alguien que viva en un país de clima frío y que se mude a una ciudad con temperaturas más altas.

Para el resto de casos, el que un perro nórdico esté cómodo y no pase calor en una ciudad mediterránea es una cuestión de pelaje. "Estas razas tienen varias capas de pelaje, entre ellas, una lana que les protege del frío y la capa exterior que les impermeabiliza", explica Pacheco. "Todo perro con este tipo de pelaje sufre un poco más en verano hasta que se produce la muda, no solo las razas nórdicas".

Todo perro con este tipo de pelaje sufre un poco más en verano hasta que se produce la muda, no solo las razas nórdicas

Si queremos asegurarnos de que nuestra mascota no se acalore con la llegada del verano, podemos acudir a un peluquero para que realice la muda. "No debemos de raparles el pelo, ya que también les protege del sol. Estas razas necesitan un cuidado especial de cepillados", aclara la veterinaria.

"Una o dos veces al año es recomendable que un profesional les trate el pelo para que luego, con las herramientas adecuadas, sigamos los cuidados nosotros desde casa", añade. "Con unos buenos cepillados, hidratación y evitar las horas de más calor, como haríamos con cualquier otra raza, el verano no tiene por qué tener un sufrimiento mayor que el de otros perros".

"Mojarles la cabeza y el torso no es efectivo, ya que con tanto pelo no llegan a notarlo"

Otro falso mito que debemos evitar es el refrescar al animal con agua de la misma forma que lo hacemos nosotros. "Lo mejor es mojarle la zona de la tripa, las ingles y las axilas, ya que es por donde pasan los vasos sanguíneos y es la forma más rápida de refrescarlos. Mojarles la cabeza y el torso no es efectivo, ya que con tanto pelo no llegan a notarlo", afirma la experta en estas razas.

La pérdida de calor en perros

A diferencia de otros animales, los perros solo sudan por unas glándulas que tienen en la trufa y en las almohadillas, por esto, pierden calor en un 80 por ciento gracias al mecanismo del jadeo. "Necesitan agua para que en ese proceso pierdan temperatura creando ese vapor de agua, de ahí la importancia de la hidratación", detalla Pacheco.

"Otras formas por las cuales los perros pierden calor: por conducción, es decir, el contacto con superficies frescas, de ahí que tiendan a estirarse en suelos de loseta, por ejemplo; por convección, intercambio de calor por el viento; y por radiación, la cual debemos evitar ya que pueden coger mucha temperatura", aclara la veterinaria.

Además, un dato curioso sobre las razas nórdicas es que, al contrario de lo que las personas piensan, son menos propensas a sufrir golpes de calor. "Cuando hablamos de razas de deporte, los perros nórdicos tienen más aguante y resistencia, generan menos temperatura interna que los de pelo corto, que se acaloran antes y no se saben regular tanto", explica Pacheco. "Es una cuestión de diferencia en la fibra muscular".

En cualquier caso, tal y como se recomiendo con cualquier otra mascota, siempre se deben evitar las horas más calurosas del día, cualquier tipo de ejercicio si hay más de 25 grados y procurar que los paseos sean cortos,  sin mucha intensidad y esquivando el asfalto.

"Aportar agua fresca para que puedan ingerir y beber es primordial. A las razas nórdicas les encanta jugar con cubitos de hielo en el agua, es un buen juego y les ayuda a refrescarse. Además, pueden comer un poco de fruta fresca como sandía o melón o taquitos de salmón sin espina, congelados", concluye la experta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento