De presentar las noticias a fundar el Idealista de la España vacía: "Los urbanitas no tienen ni idea de lo bien que se vive en un pueblo"

Ramón Pradera, antiguo presentador de telediarios, estuvo seis años recorriendo España con su moto antes de fundar la plataforma Vente a vivir a un pueblo.
Ramón Pradera, antiguo presentador de telediarios, estuvo seis años recorriendo España con su moto antes de fundar la plataforma Vente a vivir a un pueblo.
CEDIDA
Ramón Pradera, antiguo presentador de telediarios, estuvo seis años recorriendo España con su moto antes de fundar la plataforma Vente a vivir a un pueblo.
Ramón Pradera, antiguo presentador de telediarios, estuvo seis años recorriendo España con su moto antes de fundar la plataforma Vente a vivir a un pueblo.
Wochit

Durante años, el trabajo de Ramón Pradera consistió en sentarse delante de una cámara y presentar los informativos de Antena 3. En 2013, este vallisoletano de 49 años decidió subirse a su moto y cambiar los platós de televisión por uno de los "mayores tesoros que esconde España: sus carreteras secundarias", con lo que entonces resultaba toda una innovación, un programa de televisión emitido en internet llamado 'Mi moto y yo'.

"Tengo casi un millón y medio de kilómetros recorridos por España y bueno, pues de esa experiencia surge el conocimiento que yo tengo de los pueblos, pero no solamente de la parte turística y entretenida. Los urbanitas no tienen ni idea de lo bien que se vive en un pueblo, que hay infraestructuras, colegios, centros de salud, piscinas, parques, todo lo que realmente necesita una persona para poder vivir", declara Pradera.

En 2020, el expresentador y motero, fundó el portal web Vente a vivir a un pueblo para dar a conocer a la España rural a los habitantes de las ciudades que estuvieran pensando en cambiar su forma de vida. Su inspiración fue, según afirma, el portal inmobiliario Idealista, con el que los usuarios pueden establecer distintos criterios de búsqueda para encontrar el piso que mejor se ajuste a sus necesidades.

"Pensé que podía ser una buena idea montar un gran archivo audiovisual que pueda ayudar a la gente de la ciudad a visualizar ese potencial enorme que tienen los pueblos. Los filtros de búsqueda responden a los 10 grandes miedos que tiene un urbanita a la hora de dar el salto e irse a vivir a un pueblo, como la distancia a una gran población, las telecomunicaciones, el precio de la vivienda, los centros escolares y sanitarios…", explica Pradera.

La web arrancó como un comparador de 20 pueblos, cada uno con su "videoficha" en la que se presentaban las características anteriormente mencionadas. En la actualidad, la cifra ha ascendido a 140 y Pradera confía en acabar el año con más de 300 localidades inscritas. 

Unas 1.000 personas se han desplazado de la ciudad a entornos rurales mediante esta plataforma desde su creación: "El modelo de la ciudad está totalmente saturado, encontrar trabajo es dificilísimo, la vivienda es carísima y el futuro, yo lo veo así, está en el entorno rural".

Ramón Pradera, durante su etapa como presentador del telediario de Antena 3.
Ramón Pradera, durante su etapa como presentador del telediario de Antena 3.
CEDIDA
"El modelo de la ciudad está totalmente saturado, encontrar trabajo es dificilísimo, la vivienda es carísima y el futuro, yo lo veo así, está en el entorno rural"

"La mejor idea que ha tenido nadie"

Millán Bermejo, decidió volver al pueblo de su infancia, Covarrubias, Burgos, 10 años antes de que a Pradera hubiera fundado su actual proyecto y de que esta pequeña localidad de apenas 500 habitantes, de la que él es alcalde, se convirtiera en la primera en integrarse en la web.

"Yo tomé la decisión de venirme porque mis padres se jubilaron, se vinieron a vivir aquí, a una casa que tenemos en Covarrubias, y mi madre se quedó viuda. La labor de un hijo entiendo que es cuidar a sus padres, así que abandoné todo mi trabajo, recogí lo producido en Madrid y me vine", declara Bermejo, que montó un museo de armas de asedio en el torreón medieval de la turística localidad burgalesa.

"Por otros motivos, yo conocía a Ramón, y cuando tuvo la idea de crear Vente a vivir a un pueblo me preguntó: '¿Qué te parece?'. Yo le respondí: 'Es la mejor idea que ha tenido nadie en los últimos tiempos por la España rural'", relata Bermejo.

El crecimiento en Covarrubias ha sido moderado, aunque no desdeñable para un pueblo con una tendencia demográfica tan negativa como casi todos los del interior español: unas 10 personas han llegado gracias a la plataforma Vente a vivir a un pueblo en estos casi dos años de funcionamiento.

"Con esta plataforma, tenemos un altavoz tremendo", declara el alcalde. "Un ejemplo es el hotel, que estaba cerrado con casi 40 habitaciones. Ahora lo están abriendo y, el otro día, el director del hotel me dijo: 'Alcalde, necesito gente'. Yo le dije que no se preocupara, que yo subía los perfiles en la web. Ya le han llamado para los puestos que necesitaba".

Millán Bermejo, es alcalde de la pequeña población burgalesa de Covarrubias, la primera en entrar en la plataforma.
Millán Bermejo, es alcalde de la pequeña población burgalesa de Covarrubias, la primera en entrar en la plataforma.
CEDIDA
"Con esta plataforma, tenemos un altavoz tremendo".

El problema de la vivienda

De los 20 años de experiencia laboral de Eduardo García, un carpintero y ebanista madrileño de 44 años, pasó 17 de ellos teniendo que invertir unas tres horas diarias en sus desplazamientos al trabajo. "La verdad es que nunca tuve problemas de trabajo, pero sí que es verdad que, en una ciudad como es Madrid, toda la producción industrial está en el extrarradio", explica García.

La pandemia le hizo sentirse en un espacio geográfico abarrotado y le hizo dar el paso a buscar una nueva vida. "Empecé a buscar en Internet. Hice búsquedas del tipo 'vivir en España rural' o 'vivir en un pueblo'. Vi varios enlaces y así fue como llegué a encontrar la web de Vente a vivir a un Pueblo", explica García.

Su prioridad de búsqueda era una zona en la que poder disfrutar su bicicleta de montaña, además de una población con buenos servicios públicos y un centro de la UNED -actualmente, estudia un curso de diseño en 3D en esta universidad-. Tras comparar distintos pueblos de Galicia, Asturias y el Pirineo, llegó finalmente a la comarca de Somontano, cuna del vino homónimo y situada junto a la población oscense de Barbastro.

El destino parecía ideal, el momento era el adecuado y todo parecía indicar que García se disponía a cambiar de vida. Pero este carpintero madrileño se topó con el que suele ser el mayor problema de los que deciden mudarse a vivir a un pueblo: la falta de vivienda.

"Me dijeron, la primera vez que hablé con ellos, que lo más complicado era la vivienda porque en esta zona la gente prefiere vender que alquilar", declara García. El problema para adquirir una vivienda en esta comarca rural de Barbastro no es un caso excepcional.

El propio Pradera, fundador de la plataforma, admite que "es difícil encontrar alquileres en los pueblos", pero señala las diferencias entre los mercados inmobiliarios rural y urbano. "Nosotros estamos acostumbrados a consultar una plataforma inmobiliaria y ver cualquier vivienda que hay disponible, en los pueblos no funciona así", explica Pradera, que recomienda, "una localizado el pueblo que reúne todo lo que estás buscando, acércate para conocer a la gente y, a partir ahí, empieza el proceso de buscar casa".

Eduardo García pasó de tener que invertir más de tres horas en desplazamientos al trabajo en Madrid a estar a 15 minutos en Somoano.
Eduardo García pasó de tener que invertir más de tres horas en desplazamientos al trabajo en Madrid a estar a 15 minutos en Somoano.
Vente a vivir a un pueblo
"Me dijeron, la primera vez que hablé con ellos, que lo más complicado era la vivienda porque en esta zona la gente prefiere vender que alquilar".

A 15 minutos del trabajo

En el caso de García, la falta de disponibilidad de vivienda simplemente retrasó el cambio. Entre medias, cambió de trabajo en Madrid y, a los pocos meses, se dio cuenta de que no había acertado. Cuando se disponía a buscar un nuevo empleo recibió una nueva llamada de la comarca de Somoano.

"Me dijeron que el problema de vivienda ya estaba solucionado gracias a un proyecto para movilizar viviendas de alquiler", explica el carpintero. “"Me preguntó si estaría dispuesto a irme para allá y le dije: 'Hombre, pues si hay trabajo de mi profesión, sí'". Le enviaron una lista de empresas de ebanistería y carpintería en la región a las que enviar su currículum y, a los pocos días, estaba firmando su nuevo contrato.

Tras un periodo de adaptación en el que lo que más le costó fue la falta de contacto social, García asegura estar ya plenamente integrado, viviendo en un apartamento de dos habitaciones junto a la montaña y, lo que para él ha supuesto el mayor cambio: a apenas 15 minutos en coche de su trabajo.

"Lo que creo que más me llena ahora es la cantidad de tiempo del que dispongo, le saco partido al tiempo, que es lo más preciado que tenemos", declara García. "En Madrid te levantas para desayunar y ya sabes que como tardes 5 minutos más, te encuentras jaleo en la carretera, aquí, al entrar, le pregunté al casero si había algún problema de tráfico al entrar a Barbastro y su respuesta fue reírse: '¿Qué? Aquí no vas a tener ningún problema de tráfico, hombre'".

REPORTAJES QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Si quieres contactar con 20minutos o realizar alguna denuncia o alguna corrección sobre algún tema, puedes enviarnos un mail a zona20@20minutos.es. También puedes suscribirte a las newsletters de 20minutos para recibir cada día las noticias más destacadas o la edición impresa.

Redactor 20minutos

Escribo reportajes sobre cuestiones sociales desde conflictividad laboral y desigualdad económica hasta tendencias y consumo, con el denominador común de ser historias contadas a través de vivencias personales de sus protagonistas. Anteriormente, he cubierto información local y economía en 20 Minutos y fui corresponsal freelance en Colombia y Reino Unido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento